viernes, 24 de julio de 2020

Fiódor Smólov: Goles con sabor a grande.







- Fiódor Mikhaylovich Smólov
- Nacido en Saratov (Rusia), el 9 de febrero de 1990
- Delantero
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Feyenoord \ Dinamo de Moscú \ F.C. Krasnodar \ Lokomotiv de Moscú \ Ural Sverdlovsk Oblast \ Anzhi Majachkala \ Sokol Saratov.




- Echábamos de menos a Aleksandr Mostovoi y el Celta necesitaba sentirse un poco ruso después de tanto tiempo. Precisamente, el mítico ex-jugador de San Petersburgo fue quien avaló el fichaje de Fiódor Mikhaylovich Smólov (Фёдор Михайлович Смолов), un delantero que solamente pudo demostrar su atino goleador ante los "gallitos" de La Liga.

Reconozco que es un jugador de mi gusto, un delantero versátil que bien puede actuar por las dos bandas como extremo o en solitario como nueve. Tiene un manejo del balón exquisito. A veces parece ese típico delantero de los años noventa, aguerrido, con calidad y oportunista. Tiene estatura y un poderío físico asombroso, lo que le convierte en un incómodo punta para cualquier defensa. Es curioso, pero no se hinchó a marcar goles hasta que fichó por el Krasnodar.
En su etapa como céltico, Smólov dejó finos destellos de calidad, a unos les entusiasmó y a otros no tanto. Al menos se le vio involucrado con sus compañeros para ayudar en la permanencia del equipo. ¡Objetivo cumplido!.

- Nacido el 9 de febrero de 1990, en la ciudad de Saratov, justo en pleno cambio soviético, Fiódor (o Fédor) Smólov demostró ser un magnífico jugador desde sus inicios por el mundo del balompié.
Ingresó en la disciplina deportiva del Sokol Saratov con siete años de edad y allí empezó a codearse con técnicos de gran prestigio que le guiarían adecuadamente. Después de tres años de aprendizaje en este club pasó a formar parte de la Academia de Maestro-Saturno Yegoryevsk. Allí estuvo un año y consiguió entrenar con el primer equipo, e incluso disputó algún que otro partido amistoso, pero finalmente no debutaría con el Saturn, puesto que se haría con sus derechos federativos el Dinamo de Moscú. Durante ocho años perteneció a esta histórica entidad en la que acabó de formarse como futbolista para pronto debutar como profesional. Eso sí, no siempre jugó para el Dinamo, ya que en varias ocasiones se marchó cedido a otros equipos con el objeto de coger una mayor experiencia.
Durante el curso 2007\08 conoció la alta élite del fútbol ruso, figurando siempre como un delantero de recambio que apenas contaría con la continuidad necesaria para destacar. Es por ello que 14 de julio de 2010, el club anunció su cesión al Feyenoord holandés. El jugador se marchó con la ilusión de debutar en la Eredivisie, y allí contó con once apariciones, muchas saliendo desde el banquillo, para marcar tan solo un gol.

Smólov regresó a su club de origen y se preparó para asumir la temporada 2011\12 sumándose a la plantilla del primer equipo. Una vez más se vería en el banquillo, llegando a jugar nueve partidos sin opción a progresar como esperaba.
Fue por ello que el atacante volvería a salir cedido, esta vez al Anzhi Makhachkala. Su estancia en este club sería de temporada y media, siendo el segundo año el mejor, participando en once partidos en los que vería puerta dos veces. En este equipo coincidió con futbolistas de la talla de Samuel Eto'o y Lassana Diarra, viejos conocidos de la Liga Española.

Y otra vez estaría de paso en el Dinamo de Moscú. Smólov realizó la pretemporada y dejó buenas sensaciones, pero antes de iniciarse el campeonato liguero, otra vez sería objeto de préstamo. El 1 de septiembre se formalizaría su cesión al Ural de Ekaterimburgo.

Smólov dejó dos goles como ariete céltico.
- Con su nuevo equipo tuvo un comienzo fantástico. Dos semanas después de su fichaje. Fiódor marcó un tanto ante el Amkar Perm, aunque su gol no valdría para mucho, ya que los rivales se llevaron el partido al vencer por 1-2.
Tuvo un papel importante dentro de la escuadra de Ekaterimburgo. Además de dejar detalles de calidad, el delantero marcó ocho goles en sus veintidós apariciones. Una vez concluida la campaña 2014\15, regresó a Moscú para desvincularse definitivamente del Dinamo.
Se marchó de la capital rusa habiendo jugado 68 partidos con el Khimki, en los que tan solo hizo tres tantos. El jugador quedó con ficha libre, momento que aprovechó el Krasnodar para hacerse con sus servicios el 2 de junio de 2015. Fiódor se puso de moda en un equipo de moda. Con el Krasnodar llegaron sus mejores momentos como deportista, algo que le valió para recuperar su prestigio internacional con la selección nacional de Rusia.
Con el equipo nacional, el atacante de Saratov consiguió participar en la Copa del Mundo en la que su país ejerció como anfitrión. El atacante concursó en cinco partidos del campeonato, aunque en él no pudo dejar constancia de esa fama de goleador que había lucido con el Krasnodar. El gigantón Artem Dzyuba se llevaría todo el protagonismo en la delantera rusa.

Smólov continuó jugando al fútbol y, tras tres maravillosos años en el Krasnodar, el afamado delantero se incorporaría al Lokomotiv de Moscú, equipo del que se marcharía a Vigo en calidad de cedido durante el mercado invernal del curso 2019\20.

El fichaje del ruso cayó en simpatía entre la afición celtiña. A finales de enero de 2020, Smólov se incorporaría al equipo dirigido por Óscar García Junyent para formar una peligrosa conexión de ataque con Iago Aspas.
La peligrosa dupla no tardaría en hacer de las suyas, pues tras debutar ante Valencia y ayudar en una valiosa victoria ante el Sevilla (2-1), el de Saratov dejaría constancia de su talento goleador. Se estrenó a lo grande, aprovechando un bello pase de Aspas para batir a Courtois de forma sensacional y así adelantar al Celta en su complicada visita al Santiago Bernabéu. Aquel 16 de febrero de 2020, el equipo vigués conseguiría un valioso empate frente al Real Madrid (2-2).

Momento en el que Fiódor Smólov celebra su primer gol con el Celta en el Santiago Bernabéu.

- También dejaría su sello goleador ante el F.C. Barcelona, en otro empate con mismo resultado pero en un Balaídos vacío a causa de la crisis del Covid-19. Aquellos fueron sus únicos tantos como celeste, ambos ante los dos grandes de la competición doméstica. En total disputó catorce partidos de Liga.

Ayudó en lo que pudo para lograr la permanencia del equipo, aunque por lesión se perdió los tres últimos partidos del campeonato, los más importantes. Fiódor Smólov lució parte de su talento por Vigo, aunque también tuvo un acto de indisciplina al fugarse a su país en pleno confinamiento durante el estado de alarma del Coronavirus.
Las sensaciones que dejó fueron agridulces. Algunos aconsejan su fichaje y otros lo rechazan. Quien pudo ser el sucesor de Mostovoi, abandonó Galicia dejando como recuerdo dos tantos ante Madrid y Barça. No muchos pueden presumir de tal hazaña en tan poco tiempo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario