sábado, 20 de enero de 2018

Chacho I: una leyenda deportivista de celtista por un día.







- Eduardo González Valiño "Chacho"
- Nacido en A Coruña, el 14 de abril de 1911
- Delantero
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Deportivo de La Coruña \ Atlético de Madrid \ Varela Silvari \ Ferrolán \ Deportivo Juvenil.





- Considerado por el deportivismo como uno de los mejores jugadores en su larga historia, este sensacional delantero del fútbol español también vistió los colores celestes, como ya conté en el artículo anterior sobre Juan Acuña, mítico portero coruñés que vino prestado a Vigo junto a nuestro protagonista de hoy.
También su hijo tuvo una breve experiencia como céltico en la década de los cincuenta. Éste fue conocido como "Chacho III". Con permiso del eterno rival, procedo a narrar la historia de un idolatrado jugador que además de jugar en los dos conjuntos gallegos, también pasó por el Atlético.

Su nombre era Eduardo González Valiño y nació en la ciudad de A Coruña el 14 de abril de 1911. Fue un jugador muy precoz que en poco tiempo daría el salto profesional tras jugar en equipos más modestos de la ciudad. Primero jugó para el Varela Silvari, actualmente vinculado al Oza Juvenil. Por entonces tenía once años y ya mostraba una calidad innata que le llevaría muy lejos, figurando como uno de los mejores futbolistas gallegos de la historia.

- Tras competir para el modesto Varela Silvari, Chacho se unió al Ferrolán y de ahí ya entraría a formar parte del R.C. Deportivo de La Coruña, equipo en el que pasaría casi toda su carrera deportiva. Pasó a jugar para la sección juvenil, y así estaría completando su formación hasta 1927, siendo este el año en el que por primera vez juega con el Deportivo a la temprana edad de dieciséis años y con un contrato en el que cobraba 100 pesetas.
Hasta 1934 estuvo defendiendo los intereses de la escuadra blanquiazul, que por entonces se hallaba en la Segunda División española. Los directivos del Atlético de Madrid se habían fijado en el talento coruñés, que a partir de la campaña 1934\35 viviría nuevas experiencias en la máxima categoría con un club que competía en una recién creada Liga Española. Serían buenos años para el atacante gallego, que además ya había debutado como internacional con España.
Chacho debutó oficialmente el 9 de diciembre de 1934, en un partido liguero frente al Racing de Santander que fue derrotado por 3-1 en el antiguo Metropolitano. Eduardo se estabilizaría como titular y pronto llegaron los goles. Seis semanas después de su estreno como colchonero, el delantero haría un soberbio partido marcando el último tanto de la escuadra rojiblanca frente al Betis, choque alocado que acabó con resultado de 4-2.

Siguió haciendo goles participando en casi todos los partidos de Liga. En su primera temporada marcó seis tanto y en la siguiente mejoró sus registros con otro más. La irrupción de la Guerra Civil haría que se paralizasen todas las competiciones, y Chacho aprovechó para retornar a su Coruña natal tras la conclusión del curso 1935\36.

Al igual que muchos futbolistas de aquella época, el atacante fue destinado en una sección del ejército, en este caso le tocó artillería. Posteriormente pasaría a trabajar en el Banco Pastor. Finalizado el conflicto bélico, Chacho volvería a jugar para el Deportivo.
Compitió en Segunda División hasta que el equipo logró ascender a la división de oro en el ejercicio 1940\41. En 1944 jugaría en el Deportivo Juvenil, dirigido por Rodrigo, en donde en un partido contra el Noya los aficionados del equipo casi lo tiran a un pozo por que le había metido seis goles, y después de un año regresa al primer equipo coruñés donde jugó hasta el año 1946.

Hagamos un stop en su trayectoria deportiva para analizar su pequeña experiencia como jugador céltico. Los medios gallegos se hacían eco de un posible homenaje para un idolatrado jugador celtiña, Alvarito. El Celta decidió convertir aquel evento en algo especial para el jugador, por lo que solicitó al Deportivo la presencia de dos jugadores suyos: la de Juan Acuña y Eduardo González "Chacho".

Chacho con la selección española.
- La prensa recibió con entusiasmo el acontecimiento en el que se irían a juntar magníficos futbolistas como Aretio, Nolete y Fuentes con las dos citadas leyendas deportivistas. El equipo vigués también se hallaba en Primera por entonces, dirigido por el ilustre técnico vasco Baltasar Albéniz.
Como rival para la fiesta futbolística del 24 de abril de 1944 se eligió al Sporting de Gijón. Balaídos presentó una gran entrada para ver un extraño once celeste mezclado con los colores blanquiazules de dos deportivistas que ese mismo día defendería al eterno rival. El partido acabaría con 3-1 para los vigueses, siendo marcados los goles por Nolete, Aretio y Foro. Chacho no hizo ningún gol. es más, los medios de la época hablaron de un delantero desganado que para nada había demostrado lo que antaño venía haciendo con el Atlético o con su equipo de procedencia. Describieron al coruñés como un jugador abúlico y con poca motivación, pero pese a ello el equipo ganó y Alvarito tuvo el gusto de jugar junto a dos sensacionales futbolistas del Deportivo como eran Chacho y Acuña.

La verdad es que al atacante gallego no le quedaban muchos años de fútbol. Siguió compitiendo para el Coruña hasta 1946, habiendo vivido un descenso y ayudado en un retorno a Primera en el mismo año que se retiraría. Pero esa misma temporada no es que tuviera mucho protagonismo, ya que solamente jugó cuatro partidos y marcó un gol.

Se retiró del fútbol dejando en el recuerdo sus goles y sus fintas, y una casta especial con la que afrontaba cada partido. Se decía de Chacho que era un jugador con clase, que sus mejores características eran el dominio del balón, la potencia de sus disparos, sobre todo sus zarpazos de volea o, incluso, la frialdad y milimetría de sus pases.
Tenia una técnica muy buena que hacia que condujera el balón con mucha suavidad. Era uno de los grandes genios de aquella época y con sus genialidades había veces que resolvía el solo un partido. Era un futbolista con magia. Su calidad lo convirtió en uno de los mejores jugadores de toda la historia del equipo coruñés.

En toda su vida deportiva solo falló un penalti, pero fue un fallo muy importante. Fue cuando militaba en el Atlético de Madrid, en un encuentro contra el Sevilla C.F. Chacho lanzó el penalti y el balón dio en el larguero. Un compañero suyo cogió el rechace y mandó el balón por encima del larguero.

Después de retirarse decidió hacer los cursos de entrenador y en el año 1949 se puso a entrenar al Fabril y luego al Deportivo. También entreno al Bergantiños, Sporting Coruñés y Español. En 1952 dejó de ejercer en los banquillos.

Lance del partido homenaje a Alvarito en el que participó Chacho. (Foto: El Pueblo Gallego).

- Con la selección española llegó a aparecer en tres partidos. Hizo su debut el 21 de mayo de 1933 ante Bulgaria, en un partido amigable que finalizó con un abultadísimo resultado de 13-0 a favor del combinado español.
Eduardo González Valiño, "Chacho", pereció el 21 de octubre de 1979 en A Coruña, a los 68 años de edad. Toda la ciudad herculina y el fútbol gallego lloró con pesar la muerte de uno de los mejores atacantes que ha dado Galicia.

Sus hazañas se convirtieron en leyendas imperecederas y merecedoras de estatua, inaugurada en 1988 a tan solo unos pasos del terreno de juego que tantas tardes de gloria gozó la gradería con sus regates y goles. Lástima que de celeste no pudo hacer ni un solo tanto, pero al menos podremos contar que Chacho defendió los intereses del R.C. Celta aunque fuera durante noventa minutos.



- Fuentes: (El Pueblo Gallego, BD de fútbol, Aupadeportivo, La Opinión, vavel.com y Furia Roja).

viernes, 19 de enero de 2018

Juan Acuña: el préstamo de lujo del eterno rival.







- Juan Acuña Naya
- Nacido en A Coruña, el 14 de febrero de 1923
- Portero
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Deportivo de La Coruña \ Eureka \ Juvenil \ Sporting Coruñés.





- El Celta contó con un refuerzo de lujo durante un día, y lo que lo hace aún más especial, procedente del eterno rival, el Deportivo de La Coruña. Al equipo vigués le honra haber contado en su once con uno de los mejores guardametas del fútbol español, un hombre comparable a grandes arqueros como Ricardo Zamora, José Ángel Iribar o Antoni Ramallets. El último le privó de tener más apariciones con la selección española, con la que solamente pudo intervenir en dos ocasiones.

Hablamos de un portero con mucha solera, ese típico "guardameta de todos los tiempos" que en su historial personal cuenta con cuatro Trofeos Zamora. Es por ello el tercer hombre con más galardones de este tipo en la historia de la Liga Española.
Es un estandarte deportivista, un señor de los pies a la cabeza que defendió los colores del club de su ciudad durante casi veinte años. Además de vestir la camiseta de los dos equipos más grandes de Galicia, Juan también jugó para equipos como el Eureka o el Sporting Coruñés.

Zamora y Acuña, dos grandes metas españoles.
- Acuña nació en el mismo año que iría a fundarse el Real Club Celta, el 14 de febrero de 1923. Criado en una familia grande con sus siete hermanos, Juan empezaría a jugar al fútbol como cualquier niño de aquella lejana época, con más carencias, pero muchísima imaginación. Esa imaginación la desarrolló junto a sus amigos, teniendo sus primeras actuaciones el campo de Artillería, cerca de su casa.
Sus amistades le llamaban " Xanetas" y juntos crearon un equipo de fútbol denominado Sporting Coruñés, del que posteriormente pasaría a jugar al Eureka. En tiempos de la Guerra Civil, Laureano Martínez le había visto actuar bajo palos en un partido entre equipos amateurs. Éste fue quien le convenció para irse al Eureka, donde Acuña empezaría a hacerse grande entre los pequeños.
El periodista Ponte Patiño -de la editorial de Marca- creó un campeonato juvenil entre equipos modestos de A Coruña en el que el meta sorprendería a muchos al recibir muy pocos goles. Es más, Juan quedó galardonado como mejor portero del torneo y eso le valió para fichar por el Deportivo de La Coruña, que utilizaba esta clase de eventos para captar jóvenes promesas. Al entonces jovencísimo cancerbero de dieciséis años le ofrecieron un contrato con un salario mensual de trescientas pesetas. Aquel sería su primer sueldo serio como futbolista, entrando en las filas del equipo de Riazor para permanecer allí casi toda su vida. El Deportivo era por entonces equipo de Segunda División, pero con Acuña como portero rápidamente cambiarían las cosas.

Su primer partido con el conjunto coruñés fue cuando aún continuaba el conflicto bélico en España, en 1938 y en Ferrol. Desde entonces nadie le arrebataría su puesto en el arco de Riazor. El equipo ascendió a la categoría máxima en 1941, y a partir de entonces llegarían todos los éxitos del meta coruñés, que ya en su primer curso codeándose con los porteros más grandes del país obtendría el título de portero menos goleado.

Tuvo cuatro temporadas de ensueño en el fútbol de élite español, siendo una auténtica pesadilla para todos los delanteros de la época. Sufrió una luxación del hombro en sus primeros partidos, pero por lo demás se mantuvo firme en la portería, repitiendo el título personal en el ejercicio 42\43.

Pero Acuña también sufrió momentos aciagos, como el descenso del Deportivo a Segunda en 1945 o los problemas de peso a partir de entonces. También hay que recordar una sanción que le dejó fuera de varios partidos al lanzarse a los pies de un delantero del Valladolid en la campaña 1949\50. El atacante se fracturó una pierna y se hizo campaña para que el meta cumpliera sanción.
Pero los años finales de la década cuarenta y los comienzos de la siguiente no fueron tan malos para "Xanetas", más bien al contrario. El coruñés volvería a conquistar el título de Zamora por dos veces mientras su club saboreaba las mieles de competir en la máxima categoría.

En Primera División dejó al Deportivo cuando se marchó al Juvenil, del que regresaría a la ciudad herculina para colgar los guantes en 1955, después de dedicar casi toda su vida al club de sus amores, con el que se hizo grande.

Pero Acuña también llegó a defender el escudo del Celta, aunque fuera solo por una vez. El 23 de abril de 1944 sería prestado al equipo olívico para afrontar un partido con sabor a homenaje en honor al ex-céltico Alvarito. Junto a Juan, también vendría su compañero Chacho, otro mito deportivista y cuyo hijo estaría a prueba años después.
Ambos futbolistas jugaron para el Celta en aquel amistoso frente al Sporting de Gijón que acabó con 3-1 para los celestes. Acuña hizo unas majestuosas intervenciones cubriendo la meta viguesa y por un día fue amigo del enemigo.

Entre otras historias que pueden rodear a un portero tan grande como Juan Acuña cabe destacar la que le ocurrió de cara al Mundial de Brasil 1950. El jugador fue seleccionado para viajar a la Copa del Mundo y así ocurrió. El caso es que no disputó ni un solo minuto del máxime evento internacional, y todo apunta a un malentendido con el seleccionador Guillermo Eizaguirre.
Cuando la expedición española se hallaba en el aeropuerto de Barajas, el técnico debió exclamar “¡ las maletas que las cargue el gallego!”. Esto se debe a que la mayoría de los trabajadores eran gallegos, pero Juan se debió dar por aludido y le espetó: "¡las maletas las va a cargar tu puta madre!".

Juan Acuña realiza una increíble estirada durante un partido de Liga con el Deportivo de La Coruña.

- Es probable que por aquel lamentable incidente, Acuña viajaría a Brasil para ser mero espectador de una Copa del Mundo de la que seguramente no guardará un buen recuerdo. Eso sí, nadie puede dudar que este portero fue uno de los mejores que se han visto en la Liga Española, superado solo en Trofeos Zamora por los ex-barcelonistas Antoni Ramallets y Víctor Valdés.

Retirado de la actividad futbolística, Juan Acuña trabajó en una refinería de petróleo de A Coruña, empleo que consiguió por mediación del ex-presidente deportivista Luis Vázquez Pena. Falleció el 30 de agosto de 2001, dejando en el recuerdo sus mejores paradas, su carácter de ganador y un torneo veraniego que lleva su nombre: "El Trofeo Juan Acuña". Pero nunca lo olviden, Acuña también defendió los colores del Celta, aunque solo fuera durante noventa minutos.




- Fuentes: (BD de Fútbol, Marca, Canal Deportivo, Yo Jugué en el Celta, Os Nosos Noelia Rey y Héctor Pena, Cihefe y Galiciana).

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Juan Mera: Una perla cotizada de Mareo.








- Juan Mera González
- Nacido en Gijón, el 22 de noviembre de 1993
- Extremo izquierdo
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Sporting de Gijón B \ Racing de Ferrol \ C.D. Roces \ C.D. Antonio Machado \ R.C. Celta B.





- Perla asturiana a la que muchos clubes pretenden y que durante años se estuvo formando en las secciones inferiores del histórico Sporting de Gijón. Se llama Juan Mera González y ocupa posiciones de ataque, tanto de delantero como de extremo zurdo, posición que más le ha hecho destacar a lo largo de su carrera deportiva.
Ha pertenecido al Real Club Celta de Vigo a lo largo del pasado curso 2016\17, jugando para el equipo filial, con el que casi logra el ascenso a Segunda División, esa que hoy en día conocemos como Liga 1|2|3|.

Pero durante su estancia en Vigo también consiguió jugar para el primer equipo celeste. Juan compartió cancha con jugadores de la talla de Fontàs, Sergio Álvarez, Naranjo y Señé, entre otros. Fue su única experiencia con el Celta de Berizzo, y tras cumplir su estancia de un año con el filial celtiña, Mera se incorporó al Racing de Ferrol, para el que juega actualmente.

- Su historia comienza en las filas del Club Deportivo Roces, un modesto club de Gijón en el que el joven atacante sorprendió por sus magníficas habilidades con el balón. Mera no duró mucho en el Roces ya que, comprobado su talento, la directiva del Sporting de Gijón decidió fichar al jugador para ponerlo en formación en la prestigiosa y afamada cantera de Mareo.
Juan llegó al club gijonés con nueve años tras haber jugado anteriormente en el Antonio Machado y en el Roces. Su crecimiento deportivo fue asombroso, y todo gracias a sus esfuerzos y el reconocible trabajo de una de las mejores canteras españolas.
Mera fue poco a poco escalando por las diferentes categorías del Sporting hasta entrar a formar parte del equipo filial en 2010, donde pasaría seis años compitiendo en Segunda B sumando un buen número de partidos por temporada. Se entrenó a al lado de otros futbolistas destacados como Nacho Cases, Sergio Álvarez, 
Pablo Lede y Luis Hernández. En Mareo aprendió todas esas lecciones necesarias para llegar lejos en el fútbol, aunque su carrera aún se estaba iniciando.

Con el Sporting B disputó casi doscientos partidos en la categoría de bronce española, demostrando por qué tantos clubes le estaban siguiendo de cerca. Mera supo que muchos clubes buscaban hacerse con sus servicios, pero finalmente aceptó incorporarse al R.C. Celta a sabiendas de que no lo haría para estar en el primer equipo.

Y es que la cruz de este atacante fue permanecer casi seis años en el Sporting sin poder llegar a debutar con el equipo de mayores, sin embargo, el gijonés aceptó la propuesta celeste en el verano de 2016, llegando a Vigo para ponerse a las órdenes de Alejandro Menéndez.
Inició la campaña como suplente, en un Celta B que ya apuntaba maneras de equipo con serias posibilidades de alcanzar el ascenso y en un vestuario bastante unido que se autobautizó como "Panda Team".

Esos "pandas celestes" hicieron una sensacional temporada y Juan Mera tuvo su mayor protagonismo en el tramo final del campeonato, debutando con el Celta B el 28 de agosto de 2016, en un partido frente al Racing de Santander que concluyó con empate a uno en Barreiro.

Mera fue uno de los jugadores más destacados en los momentos decisivos del campeonato. Marcó tres goles, ante Coruxo, Caudal y Mestalla, siendo ante el último, el tanto que abrió el resultado de los play-offs, un resultado que no fue muy bueno para los de Menéndez, que sucumbieron ante los valencionistas por 2-3.
Peor fue aún el partido de vuelta, en el que el asturiano salió también de titular sin poder ayudar en aquel posible ascenso a la categoría de plata española. El Mestalla volvió a ser superior y los célticos se quedaron sin su merecido premio.

Pero una de las mejores noticias para Juan fue el estreno con el primer equipo del Real Club Celta. Eduardo Berizzo convocó a varios jugadores del filial para afrontar un partido amistoso contra el Racing de Ferrol el 5 de octubre de 2016.

En aquel amistoso participaron otros canteranos como Borja Iglesias, Brais, Gus Ledes, Ros y Adri, entre otros. Junto a varios miembros del primer equipo, los jóvenes del "Panda Team" se lucieron para derrotar a un flojo Racing de Ferrol que ejerció de anfitrión en A Malata.
El Celta se llevó el amigable por 3-0 con una auténtica exhibición de Josep Señé, quien además hizo dos tantos. El otro gol fue obra de Adri. Mera tuvo una discreta actuación participando en algo más de media hora, y es que tampoco tuvo tiempo como para mostrar su calidad.

Partido de la promoción de ascenso entre Celta B y Mestalla, uno de los últimos para Mera como celeste.

- La temporada 2016\17 tocó a su fin y surgieron varios cambios en la entidad olívica, tanto en el primer equipo como en el filial. El rendimiento de Juan Mera fue caracterizado como muy bueno, habiendo participado en 32 partidos ligueros más los dos de la promoción de ascenso a Segunda. Tres goles logró el extremo izquierdo durante su única campaña como jugador celeste, despidiéndose del club tras un año histórico para el Celta B.

Con su colaboración en las filas del equipo filial, mas sus minutos en aquel amistoso frente al Racing de Ferrol, es curioso que el asturiano haya encontrado acomodo en el club departamental, al que se incorporó en el mes de agosto de 2017... cosas del destino.


viernes, 17 de noviembre de 2017

Gustavo Ledes: Entre la samba y la muñeira.









- Luís Gustavo Ledes Evangelista dos Santos
- Nacido en Braga (Portugal), el 28 de septiembre de 1992
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Reus Deportiu \ Río Ave \ R.C. Celta B \ Barcelona B \ Corinthians B.




- A este mediocampista le tocó bailar en varios clubes de fútbol hasta llegar al R.C. Celta de Vigo en 2015. Digamos que pasó de bailar samba a atreverse con la muñeira, aunque también es cierto que entre medias se puso a bailar una sardana, danza que está volviendo a interpretar actualmente tras incorporarse a las filas del C.F. Reus Deportiu.

Tan larga está siendo su carrera como su propio nombre. Se llama Luís Gustavo Ledes Evangelista dos Santos y muchos le conocen como Gustavo Ledes o Ledes simplemente. Desde luego que no está siendo fácil adaptarse a diferentes países y distintos estilos de juego. Lo único que le falta es conocer la Primera División española, y aunque aún no lo ha hecho, de momento puede presumir de haber jugado en amistosos con un Celta de primera que el año pasado vivió uno de los mejores años de su historia. Ahora compite en Segunda, como hizo con el Barcelona B, pero no sería de extrañar verle en un equipo de Primera en los próximos años.

Gustavo Ledes durante un partido frente al Boavista.
- Ledes nació en Braga (Portugal), pero en pocos años su familia emigró a Brasilia y allí comenzaría a jugar al fútbol Gustavo, en una academia deportiva que su propio padre dirigía.
Estuvo en las secciones menores del Corinthians hasta que fue descubierto por ojeadores del F.C. Barcelona, al que pasaría a pertenecer a los trece años de edad. Ilusionado se fue a la Ciudad Condal, pero con la incertidumbre de adaptarse a un nuevo país, unas nuevas costumbres y otra forma de jugar al fútbol. Ledes triunfó con el equipo juvenil blaugrana y fue ascendido al equipo filial, en el que coincidiría con Luis Enrique como entrenador y otros futbolistas conocidos en Vigo como Andreu Fontàs, Nolito, Carles Planas, Rafinha y Sergi Gómez.
Durante tres temporadas jugó para el filial culé, contando cada temporada con más protagonismo y sumando un total de 32 partidos en los que sumó un gol. Como anécdota positiva, "Gus" puede presumir de haber hecho la pretemporada con el primer equipo bajo la supervisión de Pep Guardiola, aunque su experiencia en uno de los clubes más grandes del planeta finalizaría en 2013, momento en el que decidió poner rumbo a Portugal.

Una vez en su país se comprometió con la entidad de Río Ave F.C. Con esta escuadra debutaría en la categoría máxima portuguesa y participó en un buen número de partidos. Ledes jugó dos temporadas con el Río Ave y disputó veintidós partidos en los que hizo un tanto antes de regresar a España para recalar en las filas del Real Club Celta.

Conocido por su formación internacional con las secciones juveniles de la selección portuguesa, y por haberse formado en la cantera del Barça, el mediocampista luso se plantó en Vigo consciente de que llegaría para jugar en el equipo filial, que militaba en la Segunda B española.
En el mercado de invierno del curso 2015\16 ingresó en el Celta B de Alejandro Menéndez García, quien ese mismo año reemplazaba a Torres Gómez por sus malos inicios. Ledes pasaría a formar parte de una plantilla en la que se hallaban jugadores con aires de Primera como Goldar, Iván Villar y Borja Iglesias, entre otros.

El portugués le sentó muy bien al filial celtiña. Gracias a sus actuaciones el equipo ganó peso en el centro del campo y eso ayudó a que finalmente se eludiese en descenso a Tercera. Fue un buen año de Ledes, que participó en diecisiete partidos e hizo dos goles.

Gustavo volvería a hacer la pretemporada con un club de la máxima categoría. Eduardo Berizzo convocó al portugués para participar en un amistoso frente al C.D. Lugo que acabaría con un criticado inicio veraniego.
Ledes formó en un equipo en el que jugaron hombres de la talla de Iago Aspas, Wass, Sergio, Jonny Otto y Bongonda, entre otros. También hubo oportunidades para otros canteranos, aunque no sería el día para los de Berizzo, que cayeron ante el cuadro lucense por 1-2 en las instalaciones municipales de Barreiro.

Tras aquella pretemporada veraniega de 2016, el Celta planeaba un año en el que afrontaría tres competiciones al haberse clasificado para disputar la Europa League, así que Ledes volvió al segundo equipo esperanzado con debutar oficialmente, ya que el calendario sería bastante apretado para el equipo de mayores.

Ledes durante uno de los partidos oficiales que afrontó como jugador del R.C. Celta B.

- No obstante, la participación de Gustavo Ledes con el equipo celeste sería exclusivamente para jugar con el segundo equipo. Es cierto que en el mes de octubre del curso 2016\17 contó para el técnico del primer equipo para participar en un amistoso frente al Racing de Ferrol, partido que el Celta ganó con suma facilidad (0-3). Por lo demás, el mediocampista portugués se entregó totalmente al Celta B, con el que trató de conseguir un histórico ascenso a Segunda División.

Los "Panda Team" -como se hacían llamar los filiales célticos- rozaron aquel merecido ascenso cayendo en la primera ronda de los play-offs. Ledes cerró la temporada con un total de 36 partidos y un gol, más sus apariciones amistosas con el primer equipo. Al final del curso se actualizaron las bajas del Celta B, entre las que figuraría el nombre de Gustavo Ledes, que próximamente se incorporaría al Reus.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Joao Camacho: Un vecino en Barreiro.








- João Pedro Gomes Camacho
- Nacido en Funchal (Portugal), el 23 de junio de 1994
- Extremo derecha
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ S.D. Compostela \ C.D. Nacional \ União Madeira \ R.C. Celta B.





Son muchos los foráneos que acaban jugando para la cantera del R.C. Celta de Vigo, compartiendo vestuario con otros jóvenes talentos de la casa con los que acaban forjando una bonita amistad, además de la grata experiencia de poder formar parte del equipo de mayores en algún momento aunque sea en un partido amistoso.

Este fue el caso de João Pedro Gomes Camacho, más conocido futbolísticamente como "João Camacho". De iniciarse en su tierra natal pasó a jugar para el Compostela, el cual le sirvió de puente para acabar en las filas del Celta y así militar en el equipo filial, con el que estuvo a punto de lograr el ascenso a la categoría de plata española. Finalmente no se pudo lograr la hazaña, pero al menos pudo jugar un amistoso con miembros del primer equipo y continuar con una formación muy completa en una de las mejores canteras de España y que muchos futbolistas ha dado al fútbol profesional.

- Nacido en el municipio luso de Funchal, este extremo derecho que también puede actuar por la izquierda se inició en las filas del União Madeira. De este club pasaría a fichar por el Nacional en 2007, cuando el atacante contaba con trece años de edad.
Tras formarse en el sistema juvenil del conjunto de Madeira, João Camacho consiguió debutar en la categoría máxima de Portugal el 12 de abril de 2014, en un partido que finalizó con una victoria local de 2-0 ante el Marítimo. Entre 2013 y 2016 siguió creciendo con el Nacional sin tener muchas opciones de establecerse en la primera plantilla, por lo que los dirigentes del club decidieron buscarle un equipo donde foguear al jugador. Entonces voló a la capital gallega para ser presentado como nuevo refuerzo de la S.D. Compostela, al que llegaría como cedido.
João pasó de jugar 27 partidos y hacer un gol en la primera portuguesa a no tener muchas opciones en la Segunda B española. Con el "Compos" solo participó en seis partidos de liga, precisamente en un año que acabaría muy mal para los intereses de la entidad santiaguesa, ya que al término de la campaña 2015\16 el equipo perdería la categoría. Fue un mal año para ambas partes, y el extremo luso retornaría a su entidad de origen, que un año más decidiría prestar al jugador a otro club en el que tuviera mayores posibilidades. Entonces fue ofrecido al Celta para que inicialmente ingresase en las filas menores del club vigués.

João Camacho llegó a Vigo en el mercado de verano, de cara al curso 2016\17 para unirse a la plantilla del Celta B, dirigida por Alejandro Menéndez. El que ya estuviera entrenando al primer equipo en tiempos complicados contaba con una buena plantilla en la que figuraban chavales con futuro de la talla de Brais Méndez, Borja Iglesias, Diego Alende o el marroquí Hicham Khaloua.
Parecía una plantilla preparada para hacer historia. Desde el inicio de la temporada, los de Menéndez se lo tomarían muy en serio para tratar de ascender a Segunda División por vez primera en la historia... y todo pintaba muy bien.

El portugués fue contando para el míster como un gran revulsivo del equipo. João Camacho fue contando con minutos que aprovechó al máximo para ofrecer un alto rendimiento que le vino muy bien al Celta B para seguir sumando puntos.

Con el curso iniciado, el 5 de octubre de 2016, Eduardo Berizzo convocaría a unos cuantos chavales del filial para afrontar un partido amistoso en A Malata frente al Racing de Ferrol. Entre los convocados se hallaban jugadores del primer equipo como Naranjo, Sergio, Fontàs y Josep Señé, entre otros.
Del filial acudieron Brais, Adri Castellano, Gus Ledes, Iván Villar, Mera, Ros, Borja Iglesias, Hicham, y como no, el luso João Camacho. En frente estaba el Racing de Ferrol, un viejo conocido que por entonces competía en Segunda B, como el equipo menor celeste.

Fue un encuentro muy fácil para los de Berizzo. Los vigueses se impusieron por 0-3 gracias a una gran actuación del catalán Señé, el más inspirado al marcar dos goles ante la escuadra ferrolana. João entró en el primer minuto de la segunda parte como sustituto de su compañero Brais, y pudo disfrutar de unos minutos junto a los profesionales del primer equipo.

Tras aquella gran experiencia otoñal, el centrocampista luso siguió jugando para el Celta B con la idea de poder disfrutar de más minutos, pero su papel en el filial celtiña sería el de hacer de revulsivo una y otra vez. Eso sí, João disfrutó de más oportunidades que en su paso por el Compostela. Participó en 23 partidos de liga y colaboró con tres goles anotados ante equipos como el Izarra, Burgos o Arandina, todos en casa, en Barreiro.

Partido de Segunda B ante el Racing de Ferrol en el que João Camacho tuvo minutos (Foto de Faro de Vigo).

- La temporada 2016\17 llegó a su fin con un Celta B clasificado para disputar los play-offs de ascenso a Segunda. El año de los de Menéndez fue sorprendente, realmente bueno. Chicos como João Camacho contribuyeron aportando su granito de arena, como hizo en cada minuto que apareció.
Por desgracia no se acabó el ejercicio de la manera que todos esperaban. El Mestalla -filial valencianista- echaría por tierra los sueños de los cachorros celestes, que en esa temporada actuaban bajo el sobrenombre de "Panda Team".

El atacante portugués llegaría así a su fin como jugador celeste. Su etapa de cesión en el Celta B concluyó dejando un buen recuerdo de su trabajo y sacrificio. A cambio, él se llevó a Portugal la increíble experiencia de jugar con auténticos profesionales.

jueves, 26 de octubre de 2017

Néstor Díaz: Cinco minutos con sabor a Primera.







- Néstor Díaz García
- Nacido en Sabadell (Barcelona), 26 de junio de 1992
- Portero
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Ponferradina \ C.D. Badajoz \ Sevilla Atlético \ Espanyol B \ Ponferradina B \ Sevilla C \ R.C. Celta B.




- El destino quiso que Néstor Díaz García, guardameta nacido en Sabadell (26-6-1992), debutase con el Real Club Celta de Vigo en Primera División. Fue a causa de la lesión de un compañero y la sanción incumplida de otro.
Acostumbrado a ser un portero de filiales, este meta catalán llegó a reconocer que no fue fácil su camino como futbolista, pero del equipo vigués sacó la positiva experiencia de debutar en la máxima categoría española, algo a lo que muchos canteranos nunca llegan.

Hablamos de un jugador con muy buena planta, alto, fortachón y muy ágil bajo palos. En su carrera como futbolista ha llegado a defender a varios filiales pues, además del Celta, estuvo en los equipos menores del Sevilla, Espanyol y Ponferradina. Es por ello que al de Sabadell no le falta formación para actuar profesionalmente bajo palos.
Aquel chaval de grandes condiciones físicas entró a formar parte del sistema juvenil del Poli Ejido, el cual abandonaría en 2011 para viajar a Ponferrada para fichar por el club de su ciudad, con el que se iniciaría en su equipo B.

- Néstor jugó en Tercera División hasta que tuvo la oportunidad de entrar en el primer equipo, que se hallaba por entonces en Segunda B. Por entonces contaba con la complicada competencia de un viejo conocido por la afición celtiña, Orlando Quintana. No obstante, el joven meta catalán consiguió sumar dos partidos a lo largo del ejercicio 2011\12, ante equipos como la Arandina y la Real Sociedad B.
Fue un año en el que el conjunto del Bierzo consiguió ascender a Segunda División, en la misma que se hallaba el Celta por entonces. Sin embargo, Néstor no llegaría a conocer la categoría de plata, ya que el Sevilla se haría con sus servicios en el verano de 2012, en principio para jugar en el equipo de menores.
Durante su estancia en tierras andaluzas soñó con llegar a la alta élite del fútbol español, pero el cancerbero tuvo que conformarse con jugar en categorías modestas con el Sevilla C y el Atlético Sevilla. Pasaron así dos años y el jugador no contaría con muchas opciones, ni siquiera con el filial directo del club de Híspalis.
Una vez más sería fichado por otro histórico español que contaría con él para jugar en los equipos menores. Esta vez sería el Espanyol de Barcelona el que se haría con los servicios del joven arquero, que una vez más tendría pocas opciones en un equipo de Segunda División B.

El 21 de enero de 2015 rescindió su contrato con la entidad "perica" y recibió una propuesta para entrar a formar parte del Real Club Celta de Vigo. El 2015 sería un año mágico para el guardameta catalán, que inicialmente entraría en el equipo filial celtiña, bajo las órdenes de Javier López Castro. Se unió a una plantilla en la que se hallaban compañeros de portería como Óscar Santiago y el jovencísimo Ivan Villar y la cual sería dirigida finalmente por Toni Otero tras la destitución de Javi durante el tramo final de temporada.

Durante ese tramo final fue vital la participación de Néstor Díaz, que a lo largo de aquel curso 2014\15 contó con varias oportunidades para defender el marco celeste. Jugó seis partidos de aquel final de liga tan agitado en el que el Celta B salvó la categoría de forma milagrosa. Las actuaciones de Néstor no pasarían desapercibidas y el técnico del primer equipo, Eduardo Berizzo, contaría con él para realizar la pretemporada con los mayores.

Néstor en alguna de sus convocatorias con el Celta.
- El Celta ya preparaba con ilusión el siguiente curso 2015\16. Rubén Blanco y Sergio Álvarez serían los principales guardianes para Berizzo, y Néstor figuraría como tercer portero en caso de sustos de última hora. Ese susto, o gusto, llegó el 23 de agosto de 2015, cuando el arquero de Sabadell fue convocado para guardar banquillo en lugar de Sergio, quien debía cumplir sanción tras una expulsión en el último partido de la campaña anterior.
En aquella primera jornada de liga aparecería un nuevo nombre en el banquillo celeste, el de Néstor Díaz. Respiró los serios aromas de la máxima categoría, se ejercitó junto a profesionales antes de la conclusión del encuentro ante el Levante en el Ciutat de Valencia y aguardó su oportunidad en el banquillo.
Fue un día glorioso para el Celta y el nuevo debutante, aunque no lo sería tanto para Rubén Blanco, quien abandonaría el terreno de juego afectado por una dura lesión que daría paso al debut de Néstor. El catalán tendría cinco minutos para defender a un equipo de Primera en el que se hallaban hombres como Nolito, Orellana, Iago Aspas, Wass o Guidetti, entre otros. El meta cumplió en el poco tiempo que tuvo y el cuadro olívico se llevaría los tres primeros puntos de la temporada al derrotar al Levante por 1-2.

Y llegaron las primeras impresiones públicas del debutante: "Lo primero que sentí en el vestuario fue mucho respeto". "Respeto por los grandes nombres que hay en este equipo, gente que ha hecho mucho en el mundo del fútbol. Además de grandes futbolistas son grandes compañeros". -explicó Díaz sobre su estreno en la máxima categoría.

Después llegaría otra gran noticia. El técnico Berizzo aclaró a los medios que no buscarían otro portero para reforzar al equipo tras la prolongada lesión de Rubén. Néstor sería la segunda opción en el caso de que Sergio tuviera algún percance.
Sin embargo no hubo más opciones para el barcelonés. El Celta acabó una gran campaña en la que consiguió su pase a la Europa League, con un Sergio bajo palos que no daría opciones a su compañero... o así no lo quiso el entrenador. Rubén se recuperó y Néstor pasaría nuevamente a formar parte del Celta B.

Partido entre Levante y Celta en el que Néstor Díaz debutó en Primera División.

- La mala suerte se cebó con Néstor, ya que en el mes de marzo sufriría una lesión que le haría perderse el resto de la temporada 2015\16. El jugador sufría una rotura del tendón supraespinoso del hombro izquierdo y por tanto debería aguardar al quirófano y un largo proceso de recuperación de cinco meses.

Siguió jugando para el Celta B durante el siguiente ejercicio, cumpliendo con 26 partidos de la Segunda División B antes de decir adiós a la afición céltica mediante una carta. Néstor se desvinculó del Celta después de dos temporadas y media en las que siempre le quedará el maravilloso recuerdo de debutar en Primera División. Actualmente vuelve a jugar en Segunda B como miembro del Club Deportivo Badajoz.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Hicham Khaloua: Aires magrebíes para la cantera.










- Hicham Khaloua
- Nacido en San Javier (Murcia), el 7 de mayo de 1995
- Delantero
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ U.D. Almería \ F.C. Cartagena \ R.C. Celta B \ Almería B.





- Su paso por el equipo filial le llevó a tener posibilidades de debutar con el primer equipo, aunque le faltó la guinda de estrenarse en competición oficial. No obstante, Hicham Khaloua dejó su sello goleador y sorprendió a muchos por su habilidad con la pelota y una entrega desmesurada. Fue una pieza importante dentro de un Celta B que hizo la mejor campaña de su historia y que a punto estuvo de redondearla con el primer ascenso a la categoría de plata española.

Nació en la localidad murciana de San Javier pero es de origen magrebí, por lo que llegó a representar a Marruecos en su experiencia internacional juvenil. En tierras murcianas empieza sus aventuras deportivas, siempre consciente de que acabaría dedicándose al fútbol.
En 2005 ingresó en las filas del F.C. Cartagena, equipo donde daría sus primeros pasos convenciendo hasta al más exigente. En seis temporadas aprovechó para destacar de manera brillante, ya que en la categoría cadete logró firmar 46 goles que despertarían la atención de varios clubes extranjeros.

Hicham durante un partido con el Celta B.
- Tras su exitosa etapa en el Cartagena, Hicham pasó veinte días en Inglaterra realizando pruebas para el Manchester City, aunque finalmente no hubo acuerdo con el conjunto cartaginense lo que provocó que el delantero fichase por la Unión Deportiva Almería, donde se hallaba su padre ejerciendo de directivo.
En tierras andaluzas siguió mostrando sus grandes maneras. Delantero rápido, con gol y bregador, Khaloua puede actuar también por las bandas, principalmente por la izquierda, ya que es zurdo. En el Almería fue progresando favorablemente hasta contar con sus primeras oportunidades en la primera plantilla. Jugó en Segunda B con el equipo filial durante tres temporadas hasta tener la gran posibilidad de conocer la máxima categoría con el primer equipo. El atacante disfrutó de escasos minutos en un partido frente a la Real Sociedad que concluyó con 4-3 favorable para los andaluces. Hicham entró al terreno de juego en lugar de Corona para hacer el gol de la victoria, algo que a sus diecisiete años le daría alas para soñar con triunfar en la Liga de las Estrellas. Finalmente el Almería descendería a Segunda en 2015, mientras el delantero marroquí siguió jugando para el equipo filial, con el que logró diecisiete tantos.

Sin opciones en el equipo de mayores, el R.C. Celta actuó rápido para hacerse con los servicios del jugador. Se le ofreció un contrato de un año para formar parte del equipo de menores, al que se incorporaría con el claro objetivo de ganarse un puesto en la escuadra principal.
En el Celta B coincidió con muy buenos talentos y formó pareja de ataque con el santiagués Borja Iglesias, con el que hizo auténticas diabluras para firmar una sensacional temporada 2016\17 que acabaría con opciones de ascenso a Segunda.

El año de Hicham en celeste fue extraordinario. Además de dejar dieciséis goles con el equipo filial celeste, el hispano-marroquí se ganó el respeto de los asistentes a Barreiro, siendo muchos los que aguardaban el debut del atacante con el equipo de mayores. Sin embargo no habría opciones de participar en la mejor temporada del conjunto celeste, que a la par que su filial, brillaba haciendo un fútbol directo a las órdenes del técnico Eduardo Berizzo.

- El míster celtiña convocaría a Hicham para afrontar un partido amistoso ante el Racing de Ferrol en honor a su aniversario. Al igual que otros futbolistas de la cantera, el ariete marroquí disfrutaría de minutos en ese encuentro que terminó con 0-3 gracias a dos goles de Señé y uno de Adri.
Aquel 6 de octubre de 2016, Khaloua compartió vestuario y cancha con jugadores de la talla de Sergio Álvarez, Andreu Fontàs, David Costas y el ya citado Señé, jugadores del primer equipo que jugaron escasos minutos de aquel amistoso que interrumpía el calendario liguero. El norteafricano se mostró muy participativo, dinámico y luchador, aunque aquel día le falló el gol, en un partido que supuso su única participación con el equipo de mayores. El resto de la temporada se limitó a marcar importantes tantos para el Celta B cuajando una sensacional temporada que aún le daría opciones a debutar oficialmente con un Celta que en aquella mágica campaña llegó a las semifinales de la Copa y la Europa League.

Con serias opciones en los otros torneos, el equipo de Berizzo se dedicó a deambular por la Liga Española, lo que hubiera sido un momento ideal para que Hicham tuviese oportunidades para volver a jugar en Primera. Pero el técnico del B Alejandro Menéndez precisaba de los servicios de uno de los mejores delanteros del equipo, ya que el equipo se hallaba en la parte alta de la tabla y las opciones de subir a Segunda pasaban por sentenciar la gran temporada trabajada hasta el momento.

Finalmente no hubo opción de debutar con el Celta en la máxima categoría, ni siquiera cuando el equipo ya había caído en las únicas competiciones en las que se jugaba algo. Por su parte, el Celta B se jugaba bastante de cara al ascenso, pero el Mestalla se mostró muy superior en la primera ronda, y el sueño de los "cachorros celestes" finalizaría sin el merecido premio que hubiera sido la guinda de un gran año.
Las circunstancias competitivas del Celta y su filial impidieron que Hicham y otros compañeros debutasen oficialmente con la escuadra principal. La temporada concluyó y el club se puso a trabajar de cara al siguiente curso.

Hicham Khaloua solamente dispuso de un partido amistoso para jugar con el primer equipo. 

- La marcha de Hicham Khaloua estaba más que clara. Su contrato con el Real Club Celta era de una cesión sin opción de compra, así que el jugador abandonaría la disciplina celeste con dos espinas clavadas: la de no conseguir el ascenso a Segunda y la de no estrenarse oficialmente con el primer equipo. No obstante pudo marcharse con la cabeza bien alta y el honor de haber jugado para el equipo celtiña, aunque solamente fuera en un partido amistoso.

Ya lejos de Vigo, el delantero se reincorporó a la U.D. Almería, con la que participa en la Segunda División y en la que ya ha jugado varios partidos de la misma. El tiempo dirá si el marroquí dispondrá de una nueva oportunidad para volver a jugar en Primera.
Se ha producido un error en este gadget.