miércoles, 20 de septiembre de 2017

Hicham Khaloua: Aires magrebíes para la cantera.










- Hicham Khaloua
- Nacido en San Javier (Murcia), el 7 de mayo de 1995
- Delantero
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ U.D. Almería \ F.C. Cartagena \ R.C. Celta B \ Almería B.





- Su paso por el equipo filial le llevó a tener posibilidades de debutar con el primer equipo, aunque le faltó la guinda de estrenarse en competición oficial. No obstante, Hicham Khaloua dejó su sello goleador y sorprendió a muchos por su habilidad con la pelota y una entrega desmesurada. Fue una pieza importante dentro de un Celta B que hizo la mejor campaña de su historia y que a punto estuvo de redondearla con el primer ascenso a la categoría de plata española.

Nació en la localidad murciana de San Javier pero es de origen magrebí, por lo que llegó a representar a Marruecos en su experiencia internacional juvenil. En tierras murcianas empieza sus aventuras deportivas, siempre consciente de que acabaría dedicándose al fútbol.
En 2005 ingresó en las filas del F.C. Cartagena, equipo donde daría sus primeros pasos convenciendo hasta al más exigente. En seis temporadas aprovechó para destacar de manera brillante, ya que en la categoría cadete logró firmar 46 goles que despertarían la atención de varios clubes extranjeros.

Hicham durante un partido con el Celta B.
- Tras su exitosa etapa en el Cartagena, Hicham pasó veinte días en Inglaterra realizando pruebas para el Manchester City, aunque finalmente no hubo acuerdo con el conjunto cartaginense lo que provocó que el delantero fichase por la Unión Deportiva Almería, donde se hallaba su padre ejerciendo de directivo.
En tierras andaluzas siguió mostrando sus grandes maneras. Delantero rápido, con gol y bregador, Khaloua puede actuar también por las bandas, principalmente por la izquierda, ya que es zurdo. En el Almería fue progresando favorablemente hasta contar con sus primeras oportunidades en la primera plantilla. Jugó en Segunda B con el equipo filial durante tres temporadas hasta tener la gran posibilidad de conocer la máxima categoría con el primer equipo. El atacante disfrutó de escasos minutos en un partido frente a la Real Sociedad que concluyó con 4-3 favorable para los andaluces. Hicham entró al terreno de juego en lugar de Corona para hacer el gol de la victoria, algo que a sus diecisiete años le daría alas para soñar con triunfar en la Liga de las Estrellas. Finalmente el Almería descendería a Segunda en 2015, mientras el delantero marroquí siguió jugando para el equipo filial, con el que logró diecisiete tantos.

Sin opciones en el equipo de mayores, el R.C. Celta actuó rápido para hacerse con los servicios del jugador. Se le ofreció un contrato de un año para formar parte del equipo de menores, al que se incorporaría con el claro objetivo de ganarse un puesto en la escuadra principal.
En el Celta B coincidió con muy buenos talentos y formó pareja de ataque con el santiagués Borja Iglesias, con el que hizo auténticas diabluras para firmar una sensacional temporada 2016\17 que acabaría con opciones de ascenso a Segunda.

El año de Hicham en celeste fue extraordinario. Además de dejar dieciséis goles con el equipo filial celeste, el hispano-marroquí se ganó el respeto de los asistentes a Barreiro, siendo muchos los que aguardaban el debut del atacante con el equipo de mayores. Sin embargo no habría opciones de participar en la mejor temporada del conjunto celeste, que a la par que su filial, brillaba haciendo un fútbol directo a las órdenes del técnico Eduardo Berizzo.

- El míster celtiña convocaría a Hicham para afrontar un partido amistoso ante el Racing de Ferrol en honor a su aniversario. Al igual que otros futbolistas de la cantera, el ariete marroquí disfrutaría de minutos en ese encuentro que terminó con 0-3 gracias a dos goles de Señé y uno de Adri.
Aquel 6 de octubre de 2016, Khaloua compartió vestuario y cancha con jugadores de la talla de Sergio Álvarez, Andreu Fontàs, David Costas y el ya citado Señé, jugadores del primer equipo que jugaron escasos minutos de aquel amistoso que interrumpía el calendario liguero. El norteafricano se mostró muy participativo, dinámico y luchador, aunque aquel día le falló el gol, en un partido que supuso su única participación con el equipo de mayores. El resto de la temporada se limitó a marcar importantes tantos para el Celta B cuajando una sensacional temporada que aún le daría opciones a debutar oficialmente con un Celta que en aquella mágica campaña llegó a las semifinales de la Copa y la Europa League.

Con serias opciones en los otros torneos, el equipo de Berizzo se dedicó a deambular por la Liga Española, lo que hubiera sido un momento ideal para que Hicham tuviese oportunidades para volver a jugar en Primera. Pero el técnico del B Alejandro Menéndez precisaba de los servicios de uno de los mejores delanteros del equipo, ya que el equipo se hallaba en la parte alta de la tabla y las opciones de subir a Segunda pasaban por sentenciar la gran temporada trabajada hasta el momento.

Finalmente no hubo opción de debutar con el Celta en la máxima categoría, ni siquiera cuando el equipo ya había caído en las únicas competiciones en las que se jugaba algo. Por su parte, el Celta B se jugaba bastante de cara al ascenso, pero el Mestalla se mostró muy superior en la primera ronda, y el sueño de los "cachorros celestes" finalizaría sin el merecido premio que hubiera sido la guinda de un gran año.
Las circunstancias competitivas del Celta y su filial impidieron que Hicham y otros compañeros debutasen oficialmente con la escuadra principal. La temporada concluyó y el club se puso a trabajar de cara al siguiente curso.

Hicham Khaloua solamente dispuso de un partido amistoso para jugar con el primer equipo. 

- La marcha de Hicham Khaloua estaba más que clara. Su contrato con el Real Club Celta era de una cesión sin opción de compra, así que el jugador abandonaría la disciplina celeste con dos espinas clavadas: la de no conseguir el ascenso a Segunda y la de no estrenarse oficialmente con el primer equipo. No obstante pudo marcharse con la cabeza bien alta y el honor de haber jugado para el equipo celtiña, aunque solamente fuera en un partido amistoso.

Ya lejos de Vigo, el delantero se reincorporó a la U.D. Almería, con la que participa en la Segunda División y en la que ya ha jugado varios partidos de la misma. El tiempo dirá si el marroquí dispondrá de una nueva oportunidad para volver a jugar en Primera.

domingo, 27 de agosto de 2017

Pape Cheikh: El fútbol a escondidas.









- Pape Cheikh Diop Gueye
- Nacido en Dakar (Senegal), el 8 de agosto de 1997
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Olympique de Lyon \ Montañeros C.F. \ Solar F.C. \ R.C. Celta B.





- Muchos jugadores cometen locuras sanas para acabar cumpliendo su sueño de jugar al fútbol profesionalmente como hizo Pape Cheikh Diop, un gran centrocampista que pasó de jugar en la cantera del Celta a debutar en la élite del fútbol, además de jugar internacionalmente con las secciones menores de la selección española.

En España acabó haciendo su vida, sintiéndose querido por muchos amigos que fue encontrando en su paso por las diferentes ciudades en las que residió. La vida de Pape no fue fácil, y menos cuando uno tiene que tirar de mochila para buscarse la vida en algo tan complicado como es el fútbol.
Nacido en la capital senegalesa de Dakar, Pape guarda el recuerdo de un balón en su mente cuando solamente tenía seis años. Había nacido para jugar al fútbol, algo que hacía a escondidas como en su día llegó a reconocer. Y es que a su padre no le gustaba que le diera patadas a un balón, mientras su madre le exigía que se centrase en sus estudios.

- Su primer equipo fue el Solar F.C., el cual no actuaba como un club con todos sus papeles reglamentarios, sino como algo amateur y a nivel escolar que participaba en torneos. Esos fueron sus primeros pasos por el fútbol. Allí pasó cuatro años jugando al fútbol sin que su padre fuera consciente de ello, ya que cuando Pape fingía que se iba al colegio, se escapaba para practicar ese deporte que tanto le entusiasmaba. Junto a otros niños senegaleses aprendió mucho en su infancia futbolera, hasta que en 2011 decidió "arrimarse" a España para instalarse en la casa de su tío, quien residía en Tenerife. Después de un mes viajó a Palencia para ingresar en su primera escuela de fútbol. Allí hizo muchas amistades, incluso su primer amor, por lo que guarda muchos recuerdos bonitos de su estancia en Palencia, de donde se fue a La Coruña para jugar en el Montañeros una vez concluida su etapa formativa. Ese fue el paso previo del senegalés para entrar a formar parte del Real Club Celta de Vigo, después de tres meses en los que no tuvo suerte con las lesiones jugando con chavales con tres años mayores que él. Aún así, el mediocampista viajaría a Vigo, donde fue acogido con mucho cariño y tratado de manera muy especial. Se instaló en una residencia en incluso llegó a vivir en pisos compartidos, pero la suerte de Pape Cheikh estaba a punto de cambiar, y en las filas menores del Celta fue consciente de ello.

Desde su estancia en la categoría cadete demostró tener un don especial para jugar al fútbol. Con los equipos menores demostró tener mucho gol. Ya en 2014 conseguiría su primer título a nivel personal, conquistando la liga juvenil con el equipo celeste, con el que el joven africano tuvo un claro protagonismo.
Así fue subiendo peldaños por las categorías inferiores del club de Balaídos, sonando como una de las mayores esperanzas de futuro para todos los medios antes de llegar al equipo filial antes del curso 2014\15. Por entonces ya jugaba para la selección española juvenil.

Su paso del filial al Celta fue fugaz. Empezó a ver el fútbol de otra manera mientras despuntaba ante la presencia de compañeros con clase como Borja Iglesias, Samu Araújo, Iván Villar o Josep Señé. Con algunos de ellos llegaría a compartir experiencias en el primer equipo.
Pape jugó tres partidos con el Celta B y anotó un gol. Ya había entrenado con el equipo de mayores y solo era cuestión de paciencia llegar a formar parte del mismo, contando con su primera convocatoria el 10 de mayo de 2015.

- Aún no sería el momento de debutar en la máxima categoría, pero Pape ya podía presumir con sus compañeros del filial de haber asistido a un partido de Liga frente al Sevilla cuando Berizzo le convocó.
Al año siguiente siguió destacando con el Celta B antes de debutar oficialmente con el equipo principal. Pero para Pape ya había empezado la temporada de la mejor manera posible. Aterrizó en la concentración del Celta en Alemania con el título de campeón de Europa bajo el brazo, el cual obtuvo con la selección española Sub-19. Eduardo Berizzo convocó al senegalés para disputar varios compromisos amistosos durante aquel inolvidable verano de 2015, aunque lo mejor estaba por llegar.
Su estreno oficial con el Celta de Vigo llegaría el 12 de diciembre de 2015 como regalo adelantado de Navidad. El mediocampista africano tuvo algo más de cinco minutos para jugar un partido frente al Espanyol que acabó con 1-0 para los gallegos. Durante ese mismo curso 2015\16 aún jugaría cinco partidos más de Liga y otros dos de Copa. En ésta última salió de titular en los partidos de ida y vuelta, en los que el equipo olívico progresó ante Almería y Cádiz para plantarse en una semifinal de la que no saldría vivo ante el Sevilla.

Pape ya sabía lo que era jugar en Primera con el Celta, y el siguiente paso sería repetir pretemporada para entrar a formar parte del equipo de mayores definitivamente. Su dorsal sería en número cuatro. Entraría a formar parte de un equipo histórico que durante ese ejercicio 2016\17 afrontaría tres competiciones con cierto éxito: Liga, Copa del Rey y Europa League.

Pape Cheikh jugaría en dieciséis partidos de Liga y en dos de Copa. Seguramente guarde para siempre el recuerdo de su primer gol de celeste, anotado el 27 de noviembre de 2016 ante el Granada. Su tanto sirvió para sentenciar el partido por 3-1, ejecutando un disparo colocado nada más ingresar en el área rival que batiría al meta Ochoa.

Fue un gran año para el celtismo y para el senegalés, puesto que el equipo alcanzó las semifinales de la Copa del Rey y la Europa League, mientras que en Liga hubo un final bastante discreto. Pape fue partícipe de ese gran Celta que rozó el primer título de su historia, formó parte de una gran plantilla en la que figuraban hombres de la talla de Iago Aspas, Radoja, Sisto, Pablo Hernández y Guidetti, entre otros, aquellos que le recibieron con los brazos abiertos cuando el pivote africano ingresó en plantilla.

Pape Cheikh en un partido ante el Betis de su última temporada en el Real Club Celta de Vigo.
- Pape Cheikh es un mediocampista defensivo de gran talento, un pivote que puede actuar adelantado o más retrasado, según las exigencias del técnico. Sus pasos con el Celta le han llevado a ser el objeto de deseo de muchos clubes europeos, y la marcha de Berizzo propició la llegada de Juan Carlos Unzué, quien parece que no contaba con los servicios del senegalés. También el club se mostró abierto a aceptar cualquier oferta irrechazable para vender a una de sus mayores perlas de futuro, así que en el presente verano de 2017 empezaron a escuchar propuestas.

Con la temporada 2017\18 ya iniciada, los medios empezaron a hacerse eco de un posible interés desde Francia por el jugador. El Olympique de Lyon presentó una suculenta oferta por el jugador, y el 26 de agosto se hizo pública su transferencia al club galo, al que Pape llegará para conocer la Ligue 1, donde seguramente lo hará muy bien.
De esta manera, el mediocentro abandona una ciudad donde encontró mucho cariño. Pape se va de Vigo habiendo jugado un total de 27 partidos con el primer equipo, dejando en el recuerdo ese gol ante el Granada que puso en pie a todo Balaídos. Pape Cheikh ya no juega a escondidas, es más, todo el mundo será testigo de su impresionante calidad.

*Desde Fame Celeste me quiero unir al celtismo para agradecer sus servicios prestados al R.C. Celta de Vigo, y lo haré en wolof, lengua de su país natal: ¡Djëre djëff, Pape!.


martes, 22 de agosto de 2017

Álex López: El "Superlópez" de Narón.








- Alejandro López Sánchez
- Nacido en Ferrol (A Coruña), el 11 de enero de 1988
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Real Valladolid \ Sporting de Gijón \ Racing de Ferrol \ Sheffield Wednesday \ Narón B.P. \ S.D. O Val \ R.C. Celta B.





- Su experiencia como jugador del R.C. Celta fue de lo más gratificante mientras el sueño duró. Álex López Sánchez pasó de jugar en clubes modestos a hacerlo en históricos como el Racing de Ferrol, Real Valladolid y su actual club, el Sporting de Gijón. También conoció el fútbol inglés en un clásico de la Premier League como el Sheffield Wednesday, pero fue con el club de Balaídos con el que llegó a jugar en la liga más importante del mundo tras ascender a Primera División en 2012 figurando como uno de los hombres más destacados de la plantilla.

En Vigo se le llegó a llamar "Superlópez" haciendo honor a aquel mítico superhéroe de cómic que tanto nos hizo reír otrora. Al personaje de tebeo no le solían salir bien las cosas, pero a este talento nacido en Ferrol (A Coruña) le salió todo de perlas, al menos hasta que llegó al fútbol de élite español, donde le resultó harto complicado dar la talla en un campeonato en el que competían jugadores como Messi, Cristiano Ronaldo, Griezmann y otros talentos mundiales.

Alex López debutó en Primera División con el Celta.
- No obstante, el mediocampista ferrolano nunca se amilanó en la exigente Liga Española. Álex tuvo bastantes apariciones en Primera con un Celta en crecimiento que años después dejaría de contar con sus servicios.
Su carrera juvenil se desarrolló en clubes modestos como el Hórreo, el San Pedro y San Rosendo, hasta que en 2002 llegó a la disciplina del Racing de Ferrol. Con el club departamental daría el salto profesional debutando en Segunda a los diecisiete años, en un partido frente al Tenerife que concluyó con empate a dos. Aún tendría tiempo a participar en un partido más de la división de plata jugando como titular en aquella campaña 2004\05. Al año siguiente jugaría cedido en O Val, ya que desde la entidad ferrolana se pensó que lo mejor sería darle minutos en categorías más bajas.
La calidad de Álex López se notaba desde lejos. Siendo un muchacho de mediana estatura con unas condiciones físicas tremendas, el ferrolano trabajó duro para llegar lo más lejos posible. Se notaba su técnica, su visión de juego, un gran toque de balón y la sed de triunfo que tras su paso por el Narón le conduciría a fichar por el Real Club Celta de Vigo en 2009. En el Narón estuvo dos años jugando en Tercera División a un nivel espectacular demostrando una calidad atípica que reunía grandes características como su potente chut desde fuera del área, algo de lo que llegó a hacer gala durante su estancia en el Celta.

En principio llegó a Vigo para jugar en el Celta B. No le haría falta mucho tiempo para llegar al primer equipo, un Celta con una plantilla muy gallega que en aquellos difíciles años presumía de poseer los mejores talentos del fútbol galaico, chavales trabajados desde las categorías inferiores y que en años posteriores acabarían jugando en Primera.

El acento gallego predominaba en aquel Celta de los Trashorras, Yoel, Roberto Lago, Hugo Mallo, Joselu, Iago Aspas y Oubiña entre muchos otros. El mediocampista de Narón sería otra de esas perlas gallegas que saltarían al equipo de mayores, dirigido durante el curso 2009\10 por Eusebio Sacristán, el gran valedor de la cantera celeste y quien depositó su confianza en muchos jugadores que años después darían sus frutos. Álex sería uno de ellos, quien a finales de la temporada contaría con su primera oportunidad durante un partido frente a la Real Sociedad en San Sebastián.

- Ya al año siguiente, Álex entraría en los planes de Paco Herrera, el siguiente entrenador que dirigiría un Celta con olor a Primera. El centrocampista entró a formar parte de una primera plantilla que en los dos años siguientes competiría seriamente por alcanzar el ascenso, objetivo logrado durante el curso 2011\12. Nuestro protagonista fue una de las claves de aquella gloriosa temporada. Asumió la batuta de la dirección del juego ofensivo celeste y cumplió con creces para festejar un ascenso que devolvería al equipo a la máxima categoría tras un lustro muy complicado.
Con el Celta en Primera, llegarían jugadores competitivos como Augusto Fernández, Krohn Dehli o Cabral. El equipo de Herrera empezaría a coger aires de grandeza, aunque el técnico catalán (quien más fuerte apostó por Álex) no acabaría la temporada en el banquillo. Abel llegaría en su lugar y salvaría al club de un descenso cantado en la última jornada. López contó con 33 apariciones en las que anotó sus dos primeros goles en la máxima categoría española, habiendo debutado en la misma el 18 de agosto de 2012 en un partido frente al Málaga en la que los andaluces salieron vencedores de Vigo (0-1).

Su participación con el Celta iría in crescendo al año siguiente. Al ferrolano no le afectó la llegada de Luis Enrique al banco celeste, que durante el siguiente ejercicio contó con el jugador en 31 ocasiones. Álex respondió positivamente marcando cinco goles más en la llamada "Liga de las Estrellas".
El Celta logró holgadamente la permanencia en un año muy dulce para su afición, y Álex ya pensaba en su próximo reto con el equipo vigués, que al año siguiente contaría con la presencia de un nuevo entrenador, un viejo conocido de la parroquia olívica que aún engrandecería más el nombre del club.

Con Eduardo Berizzo cambiaría mucho la película. Entre la conversión de Krohn Dehli y Augusto Fernández a mediocentros y la llegada de efectivos como el serbio Radoja y el argentino Pablo Hernández, Álex se quedaría sin protagonismo en el equipo titular.

En un Celta con aires europeos y una plantilla más competitiva, el ferrolano apenas tendría posibilidades de jugar. Durante la campaña 2014\15 participó en 25 encuentros de Liga, y en muchos de ellos jugó como suplente. Tuvo tiempo para marcar goles ante el Levante en Liga y en Copa frente al Athletic, pero su estancia en la escuadra celtiña estaba más que finiquitada.
Al año siguiente sería uno de los primeros descartes de Berizzo y se le buscó cesión. Finalmente se  marcharía a Inglaterra para jugar en la Second League con el Sheffield Wednesday. Después estaría en la segunda española jugando para el Valladolid de Paco Herrera, quien siempre le guarda un sitio en sus esquemas.

Durante sus últimos años en el club, Álex López pasó a jugar cedido en el Sheffield y en el Valladolid.

- Tras su regreso del club del Pisuerga hizo la pretemporada con el Celta de Juan Carlos Unzué, su sexto técnico en la disciplina celeste. Sin embargo, todos eran conscientes de que Álex nunca tendría hueco en la plantilla del equipo, a la que encima se sumarían los refuerzos del eslovaco Lobotka y Jozabed (el último ya estuvo cedido en la anterior campaña).

Se conoció el interés del Sporting a lo largo del verano de 2017, cuya dirección sería tomada por el propio Paco Herrera. Éste volvió a mostrar su entusiasmo en contar con los servicios de Álex López, quien se incorporó al conjunto asturiano para buscar un nuevo ascenso que le permita jugar una vez más en Primera División.
Después de ocho años como jugador del Celta, Álex se perdió las mejores vivencias del equipo durante el ejercicio 2016\17, en el que los de Berizzo acariciaron dos finales, la de Copa y Europa League. No obstante, el mediocampista de Ferrol ya puede presumir de haber jugado 89 partidos en Primera División.

viernes, 18 de agosto de 2017

Marcelo Díaz: El bicampeón americano.








- Marcelo Alfonso Díaz Rojas
- Nacido en Padre Hurtado (Chile), el 30 de diciembre de 1986
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Hamburger S.V. \ F.C. Basilea \ La Serena \ Universidad de Chile \ Pumas UNAM.





- En año y medio se resume la relación de Marcelo Díaz con el Real Club Celta de Vigo. Es esta etapa se ha visto un jugador con clase y muy comprometido, un tipo trabajador que ha llegado a alzar dos títulos de la Copa América que ni el mismísimo Messi pudo conquistar con Argentina.
En Vigo coincidió con otros futbolistas de esa sorprendente selección chilena, como Tucu Hernández y Fabián Orellana. El bicampeón internacional chileno honró al club vigués con su presencia durante temporada y media llevándose el cariño de compañeros, club y afición.

Durante su etapa como jugador celeste ha podido dejar destellos de su calidad, aunque su inestable rendimiento -muchas veces provocado por sus lesiones- es lo que le llevó a abandonar la ciudad olívica. También conocido como "Chelo", contó con la confianza de otra figura conocida en Chile, el técnico Eduardo Berizzo, quien también abandonó el Celta al término de la campaña 2016\17, una temporada de ensueño para el celtismo de la que Marcelo fue partícipe.

Marcelo Díaz en su presentación con el R.C. Celta.
- Su historia comienza en uno de los clubes más grandes de su país natal. Díaz se inició en las categorías inferiores del Universidad de Chile, equipo con el que se convertiría en profesional en 2004 con diecisiete años. Entonces ya se apreciaba la figura de un futbolista con talento. Un chaval de corta estatura y algo rechoncho que manejaba el balón con una suavidad y clase asombrosa. Aquel joven se estrenaría en la alta élite del fútbol y jugaría para las secciones menores de la selección chilena, convirtiéndose así en un mediocentro defensivo de gran calidad y una técnica exquisita. Ese mágico toque de balón le hizo marcar auténticos golazos, como bien pudo demostrar en dos ocasiones como jugador del Celta de Vigo. Marcelo Díaz nos llegó a sorprender con dos golazos de tiro libre que curiosamente lanzó desde el mismo punto. Ahí se vieron las virtudes de este volante diestro que se empleaba con garra, esfuerzo y calidad. Ganó tal fama que llegó a jugar en dos de las ligas más potentes del mundo, la Bundesliga alemana y la Liga Española,... por no hablar de su experiencia a nivel internacional, figurando para la historia del fútbol chileno como un bicampeón americano que formó parte de una potente selección que contó con otros jugadores de la talla de Vargas, Valdivia, Alexis Sánchez, Aránguiz, Medel y los ya citados Tucu y Orellana. Con todos ellos y otros más, el "Chelo" Díaz ha escrito un nuevo capítulo de prestigio para la selección de Chile.

En 2005 debutó en Primera División con la Universidad de Chile, club en el que permaneció durante cinco años, en los cuales ganó el torneo de apertura de 2009. Estuvo un tiempo jugando cedido para Deportes La Serena, para después regresar a la entidad azul y así cumplir con un total de 164 partidos en los que anotó cuatro goles.
Sus magnificas actuaciones con el conjunto universitario le llevarían a ser objeto de deseo para varios clubes europeos, siendo fichado finalmente por el Basilea suizo, al que llegó en el verano de 2012 para permanecer allí tres temporadas.

Su gran rendimiento en la liga helvética le llevaría a debutar en la afamada Bundesliga alemana cuando ya era un destacado jugador internacional. Pero las frecuentes lesiones de rodilla no le dejarían triunfar con el Hamburger. Una torsión en su rodilla derecha el impediría jugar más de diecisiete partidos en la prestigiosa liga alemana, por lo que en el invierno de 2015 fue declarado transferible por los dirigentes del club de Hamburgo.

- En Vigo llevaban años suspirando por un mediocentro de cierta calidad que se encargase de las tareas defensivas y crease juego desde la medular. En el equipo ya se hallaba el joven Nemanja Radoja, un futbolista de tremendas condiciones que acabaría convirtiéndose en el codiciado centrocampista celeste y que competiría por el puesto titular con Marcelo Díaz, transferido al Real Club Celta en el mercado invernal del curso 2015\16.
El chileno ya se mostró muy ilusionado desde su presentación oficial con el equipo vigués. Entre el celtismo había dudas, ya que su lesión de rodilla no inspiraba demasiada confianza. No obstante, al Celta llegaría este internacional chileno que durante su etapa de celeste conquistaría su segundo título de la Copa de América, al mismo tiempo que competiría a gran nivel en la Liga Española.
Desde el principio contó con la confianza de Eduardo Berizzo y se unió a un vestuario de jugadores muy competitivos como Nolito, Iago Aspas, Jonny Otto, Wass y sus compatriotas ya citados con los que compartía vestuario en la selección. Es por ello que Marcelo no tardaría en calar en el vestuario celtiña, convirtiéndose con el paso del tiempo en un peso pesado de la plantilla que llegaría para trabajarse un hueco en la titularidad, algo que tampoco sería sencillo para el de Padre Hurtado.

Su debut de celeste se produjo el 4 de febrero de 2016, justo en el partido de ida de la semifinal de la Copa del Rey. El Celta se las vio con un Sevilla muy serio que se llevaría el partido por 4-0, lo que ya hacia presagiar la eliminación del conjunto vigués. Díaz solo tuvo tiempo a dejar restos de su calidad sobre el verde, aunque evidentemente era muy pronto para juzgarle en un partido que estuvo dominado por el Sevilla de principio a fin.

Tres días después llegaría su debut liguero, también contra la escuadra sevillana. El chileno tuvo casi media hora para convencer a la afición olívica y parece que muchos ya se frotaban las manos con su fichaje. Al serbio Radoja le había salido una dura competencia que dejó muestras de calidad ante un Sevilla de lujo que se llevaría un empate de Vigo (1-1).
Con la eliminatoria de Copa casi resuelta, "Chelo" tuvo noventa minutos para adaptarse al equipo. Cumplió con creces y poco a poco se fue ganando la titularidad hasta el final de Liga, llegando a jugar catorce partidos hasta final de temporada.

Durante el curso 2016\17 dejó un discreto rendimiento, pero marcó dos golazos, uno en Copa contra el UCAM Murcia y otro frente al Granada en Liga. El Celta se plantaría en dos semifinales por vez primera en su historia, pero sin la consecución de un merecido título tras su participación en la Europa League y en la Copa del Rey.

Momento en el que Marcelo Díaz ejecuta la falta que se convertiría en un bello recuerdo para la afición celtiña.

- La directiva celeste no vio clara la continuidad del mediocentro sudamericano, que según fue avanzando el mercado veraniego, se fueron estudiando varias ofertas que no llegarían a ningún puerto. Pero Marcelo no seguiría en el equipo vigués, y así lo confirmó despidiéndose de sus compañeros en la sesión de entrenamiento, así como por las redes sociales, las cuales utilizó para ofrecer una sentida despedida a la que fue su afición durante temporada y media.

El Pumas mejicano será su próximo reto. Habiendo participado en un total de cuarenta partidos de la Liga Española, Marcelo Díaz de va del Celta con la cabeza bien alta, dejando en el recuerdo dos golazos de falta que pusieron en pie a todo Balaídos en reconocimiento a esa calidad que le llevó a ganar dos Copas de América.

miércoles, 26 de julio de 2017

Josep Señé: Los sueños frustrados de un niño.








- Josep Señé Escudero
- Nacido en Terrassa (Barcelona), el 12 de octubre de 1991
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Real Oviedo \ Terrassa Olímpica \ Cultural Leonesa \ Real Madrid C \ R.C. Celta B.





- A veces soñamos con algo que difícilmente se cumple. Soñamos dormidos, soñamos despiertos e incluso soñamos que soñamos. Lo de Josep Señé, un catalán de Terrassa, no fue una quimera, sino un sueño hecho realidad. Empezó a ilusionarse en su ciudad natal y acabó pellizcándose cuando se estrenó como jugador profesional en la Primera División, algo que sin duda será de eterno agradecimiento para el Real Club Celta de Vigo, ese equipo que le dio formación y le acogió como a un gallego más en sus secciones inferiores.

El sueño de Señé empezó cuando entró en el San Cugat, un equipo modesto de la Ciudad Condal en el que el mediocampista empezaría a convertirse en futbolista. Allí tuvo sus primeras actuaciones notables antes de recalar en las categorías menores del Real Madrid.
Josep ya sabía lo que era jugar en Segunda B y ahora se preparaba para soñar con llegar a lo más alto, o eso debió pensar cuando entró a formar parte de uno de los mejores clubes del planeta. Durante tres años perteneció a la entidad blanca y pasó de jugar con el juvenil a hacerlo en tercera división con el tercer equipo del Real Madrid, el que abandonaría en 2012 para irse cedido a un histórico de la Primera División.

- Fue un honor para él vestir los azulados colores del Real Oviedo, club que no hace tantos años militaba en la categoría máxima como uno de los mejores clubes del país. Entonces eran otros tiempos.
Señé llegó a Oviedo y empezó a sorprender en los entrenamientos. En El Requexón vieron lo que era capaz de hacer este jugador de segunda línea, un muchacho capaz de jugar por ambas bandas como extremo e incluso como volante. Demostró una gran pegada, unas ganas terribles de comerse el mundo y una técnica superior para seguir jugando en Segunda B, y más aún para estar en Tercera.
En su periodo de cesión con la escuadra ovetense llegó a marcar dos goles en diecinueve partidos. Dejó tan buenas sensaciones que la entidad carballona no dudaría en hacerse con sus derechos federativos. Aquel paliducho y espigado atacante conseguiría meterse al Tartiere en el bolsillo durante sus próximas actuaciones, llegando a participar en un total de 45 partidos en las dos campañas que pasó ligado al club ovetense, del que se marcharía en 2015 para entrar a formar parte del Real Club Celta.

En principio estaba claro que llegaba a Vigo para formar parte del Celta B, que por entonces también se hallaba en la categoría de bronce como en la actualidad. Sin embargo, su paso por el filial celtiña sería realmente corto, ya que en poco tiempo recibiría la grata noticia de poder entrenar con el primer equipo. A las órdenes de Toni Otero solamente estaría durante dieciséis encuentros, en los que además haría cuatro goles.

Después de ser un elemento importante del equipo filial de cara a la permanencia, las buenas noticias seguirían llegando, ya que el catalán comenzaría a preparar la pretemporada 2015\16 bajo las órdenes de Eduardo Berizzo, quien depositó mucha confianza en el joven talento.

Señé viajó a Alemania con los componentes de la primera plantilla. En ella se hallaban hombres como Nolito, Iago Aspas, Radoja, Orellana y el recién llegado Guidetti, entre otros. El de Terrassa estuvo sensacional. Brilló en el stage y regresó a Vigo con la duda de si volvería a jugar con el primer equipo.

Señé durante su mejor partido en Los Cármenes.
- Berizzo sorprendería a los medios cuando declaró que Josep Señé formaría parte del primer equipo para la temporada oficial. El jugador lo recibió con una ilusión enorme y trabajó muy duro para ganarse aún más la confianza del técnico. Su sueño ya se había cumplido y solamente quedaba por verse debutando en Primera División... el sueño de cualquier chaval.
El ansiado estreno llegó el 28 de noviembre de 2015, cuando el Celta se medía en Balaídos al Sporting de Gijón en la decimotercera jornada de Liga. Tan solo quedaba un minuto más lo que añadiera el colegiado Jaime Latre, y Señé salió del banquillo para tocar un césped de Primera, para jugadores de Primera. Aquel día tuvo escasos minutos entrando en lugar del chileno Orellana, unos minutos que servirían para asegurar la victoria celeste por 2-1.
La cosa no se quedaría ahí, pues días después debutaría también en Copa, y esta vez como titular. Fue en Almería, en una clara victoria frente al conjunto andaluz en la que Señé brilló con luz propia. Se le vieron detalles de futbolista con clase y el Celta encarrilaría una eliminatoria que sería el comienzo de una competición bien trabajada en la que el conjunto olívico llegaría a las semifinales.

También se le vio fino ante el Granada en Los Cármenes, partido que los gallegos ganaron por 0-2 con otro partidazo del catalán. En su primera campaña como profesional de Primera llegó a disputar ocho partidos, algo que se vio superado al año siguiente, cuando el Celta se vería en tres competiciones tras lograr el pase para participar en la Europa League.

Josep seguiría formando parte de un Celta que cada vez contaba con mejores futbolistas pese a bajas como la de Nolito. Berizzo tiró del atacante en más de una ocasión, pero el público vigués no dejó de cuestionar al chaval en cada una de sus apariciones, lo que acabó por desorientarle en la mayoría de sus intervenciones.
Aún así Berizzo seguía creyendo en él y le concedió más oportunidades en Liga, en Copa y en la Europa Legue. En las dos últimas competiciones el cuadro celeste impresionó a todo el mundo plantándose en las semifinales, pero en ambas no se pudo alcanzar el sueño de llegar a la una final que le otorgase el primer título al Celta. Entonces comenzaron a frustrase los sueños de Josep Señé, que aún podría intervenir en algún partido de Liga cuando su equipo ya no se jugaba nada.

Josep Señé durante un partido correspondiente a la Europa League, competición en la que el Celta llegó a la semifinal. 

- La temporada no respondió a las expectativas del jugador, que vio como gran parte de la afición le marginaba en el mejor momento de su vida, o al menos cuando más estaba disfrutando de su profesión. Eso sí, siempre armado de fuerza y paciencia, el simpático y cumplidor atacante aguardaría el momento de iniciar la siguiente campaña con un Celta que contaría con un nuevo director de banquillo... Juan Carlos Unzué.

Sin embargo, sería el nuevo técnico quien descartase al catalán para seguir a sus órdenes. Los medios hablaban de una cesión a la Cultural Leonesa -recién ascendido a la Segunda División- pero finalmente abandonaría la disciplina celeste tras negociar su fin de contrato.
Señé abandonó Vigo habiendo disputado un total de diecisiete encuentros en Primera División en los que nunca pudo estrenarse como goleador. No obstante, pocos son los que en esta vida se han dedicado al fútbol y han contado con jugar en la llamada "Liga de las Estrellas". Josep Señé consiguió soñar en vida, y lo hizo en celeste.

domingo, 2 de julio de 2017

Giuseppe Rossi: ¡Mamma miña!.











- Giuseppe Rossi
- Nacido en Teaneck (Estados Unidos), el 1 de febrero de 1987
- Delantero
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Villarreal C.F. \ Levante \ Fiorentina \ Parma \ Newcastle \ Manchester United \ Clifton Mustangs.





- Podría ser el primer jugador estadounidense en vestir los colores del Celta, aunque también podría ser el primer italiano, ya que Giuseppe Rossi nació en Teaneck, una ciudad del estado norteamericano de New Jersey donde se mudó su familia.
Este italo-americano de estatura menuda ha jugado en tres diferentes clubes de España, pues también representó a Villarreal y Levante en la máxima categoría. El resto de su carrera la desarrolló en Italia, Inglaterra y en los Estados Unidos, donde comenzaría su historia deportiva, desgraciadamente marcada por las frecuentes lesiones.

En Nueva Jersey se crió rodeado de muchos inmigrantes italianos, ya que la llamada "tierra de las oportunidades" siempre acogió a muchos de ellos desde tiempos muy remotos. Pues la oportunidad de Rossi comienza en la ciudad de Clifton, entrando a formar parte de los Mustangs cuando aún era un niño. Con doce años ingresaría en las filas del Parma. Allí encontraría acomodo nada más llegar al país de sus antepasados y donde seguiría con su ambicioso sueño de triunfar en el fútbol.

Rossi durante su debut ante el Atlético de Madrid.
- Letal, contundente y muy goleador, Giuseppe siempre se ha mostrado como un tipo humilde y trabajador. Su buen manejo con las dos piernas no son más que otra de las grandes virtudes que posee este talentoso futbolista, ya que también es técnico, rápido y disciplinado.
En Italia vivió nuevas experiencias hasta los diecisiete años, pero el Manchester United insistió en su fichaje y le ofreció su primer contrato profesional. Aterrizó en Inglaterra en 2004 y jugó escasos partidos para la disciplina de Old Trafford. Allí coincidió con el central barcelonista Gerard Piqué. Sin sitio en el primer equipo, Rossi jugó un tiempo cedido en el Newcastle conociendo algo más la alta competición de la Premier League. Retornaría a Parma para jugar en calidad de préstamo, y en la Serie A comenzaría a demostrar su faceta más goleadora al convertir nueve tantos en diecinueve apariciones. En 2007 volvería a Manchester para desvincularse del United, momento que aprovecharía la directiva del Villarreal para hacerse con los servicios del que pasaría a llamarse "Pepe".

Con el conjunto amarillo debutaría en la liga española. Sería un 26 de agosto de 2007, en un derbi ante el Valencia C.F. El italiano completó un gran partido en el que además marcó su primer gol en España al convertir un penalti. El Villarreal se impuso a domicilio por 0-3.
En el club de El Madrigal permanecería a lo largo de seis temporadas en las que vivió un poco de todo. Tras descender a Segunda en 2012 se conseguiría el ascenso al año siguiente con un Rossi que no acabaría la temporada en Castellón.

Abandonó el Villarreal habiendo sumado un total de 136 partidos en los que hizo 54 goles. Después de dejar constancia de su calidad en España volvería a "su otro país" para fichar por la Fiorentina, en la que permanecería cuatro temporadas marcadas por las lesiones.
Con "La Fiore" jugó solamente 33 partidos y marcó 16 goles, y a partir de 2016 se pensó que la solución para recuperar su mejor versión sería cederlo a un equipo español... y aparecería el Levante.

- En el mercado de invierno llegaría al club levantino, en el que nuestro protagonista volvería a sentirse futbolista. Durante esa media campaña en su retorno a la liga española anotaría seis goles en diecisiete partidos. Pero la nota negativa llegó con el descenso del Levante a la categoría de plata, en una nefasta campaña en la que poca culpa tendría el italiano, ya que fue de lo más destacado del cuadro levantinista.
Acabado su periodo de cesión regresaría a la Fiorentina para iniciar el curso 2016\17, el cual no acabaría completando. Rossi jugó la primera jornada de la liga italiana ante la Juventus. Dispuso de unos minutos para convencer a un Paulo Sousa que ya lo había declarado transferible, y es por ello que muchos equipos se interesaron en el punta de New Jersey. Se llegó a especular con el regreso del "hijo pródigo" a los Estados Unidos para jugar en la Major League Soccer. Varios medios aseguraron que el jugador había tenido contactos con los dirigentes del New York Red Bulls, pero finalmente no acabaría jugando en la tierra que le vio nacer, pues otros clubes más competitivos pujaron por llevarse al crack de la Fiorentina. Entre esos clubes estaba el R.C. Celta, que había solicitado una cesión del delantero para completar la campaña 2016\17. España volvería a ser el destino de Giuseppe Rossi, que llegaría a Vigo a primeros de Septiembre para ser presentado como nuevo refuerzo celeste.

Su ilusionante llegada vino acompañada de dudas por las constantes lesiones que persiguieron al jugador. La mala suerte le acechaba desde el año 2010, momento en el que falleció su padre y en el que el italiano empezaría a sufrir ciertas lesiones.
En Vigo empezaría una nueva etapa, buscando sitio en un equipo provisto de potentes delanteros como el sueco Guidetti, Iago Aspas o el lesionado Beauvue, con quienes Rossi debería compartir minutos y vestuario.

En un Celta europeo, el rebautizado "Pepiño" tendría su debut celeste el 10 de septiembre de 2016. No fue el mejor día para saltar a Balaídos, puesto que los vigueses sucumbieron ante el Atlético de Madrid por 0-4.
Rossi tuvo algo más de veinte minutos para tratar de cambiar el guión de un partido ya sentenciado. Entró sustituyendo a su compañero Wass, pero poco podría hacer en aquella desastrosa actuación del equipo ante los colchoneros. Los goles del gran fichaje tendrían que hacerse esperar... aunque no por mucho tiempo.

- Y es que su primer gol para el conjunto celeste lo haría en su siguiente oportunidad. Rossi salió de inicio en un partido correspondiente al grupillo de la Europa League ante el Standard de Lieja. Con un disparo seco y lejano anotó el gol que daría un valioso empate a domicilio a los de Berizzo (1-1).
El atacante siguió contando con oportunidades, ya que el técnico celtiña se vio obligado a rotar por la presencia del equipo en tres largas competiciones. En su cuarta aparición liguera haría su segundo gol para el equipo de Balaídos. Sería para otorgarle una importante victoria fuera de casa ante el Espanyol. Giuseppe se sacó una lejana vaselina para batir al meta catalán, algo que hacía presagiar una gran temporada del italiano. El Celta hizo una campaña inolvidable en la que el italiano aportó su granito de arena. Además de sacrificarse y ganarse el puesto, el goleador hizo tantos de todos los colores en las tres competiciones que afrontó la escuadra olívica.

En la liga dejó cuatro goles, logrando un hat-trick ante Las Palmas para ganar por 3-1 en Balaídos. También colaboró en Copa marcando ante el Valencia para meter al equipo en cuartos, donde esperaría el Real Madrid para ser eliminado.
Pero el delantero no aguantaría el duro ritmo de competición. El 9 de abril de 2017 jugaría su último partido de celeste al sentir un chasquido en la rodilla que le haría despedirse de una temporada con esperanzas de título. El de Teaneck caería lesionado en la 31ª jornada de liga ante el Éibar.

El Celta rozaría dos finales viviendo amargos momentos en las semifinales de Copa y Europa League. Rossi no llegaría a enfrentarse al Manchester Utd, ese equipo al que perteneció en sus primeras aventuras por Inglaterra y que acabaría con el último sueño celeste. Los de Berizzo despedirían la campaña con un mal rendimiento en Liga, mientras muchos empezaban a preguntar por el futuro del "goleador de cristal", ese que tanto cariño dio y recibió durante su corta estancia en Vigo.

Giuseppe Rossi celebra uno de los seis goles que marcó con el Celta durante el curso 2016\17.

- Concluido el curso, la directiva celeste quiso tener un gran gesto con el sufrido delantero. Se le propuso seguir en plantilla para el año siguiente a expensas de la evolución de su lesión. La intención era ver si antes del mercado invernal el jugador estaría en perfectas condiciones y así contar con sus útiles servicios, pero éste desestimó la oferta y prefirió despedirse de un club en el que vivió momentos agridulces.

Giuseppe Rossi marcó un total de seis goles entre las tres competiciones. Participó en dieciocho partidos de liga, siete de la Europa League y cuatro de Copa. Esos fueron sus números con un Celta al que siempre estará agradecido, como también lo estará el club con él.
Este magnífico "killer" llegó a ser internacional con la selección italiana tras jugar en varias secciones juveniles. Participó en treinta partidos con la absoluta y anotó siete goles, poco más de lo que hizo en su experiencia como jugador del R.C. Celta.

sábado, 24 de junio de 2017

Madinda: De la cantera al salto profesional.









- Lévy Clément Madinda
- Nacido en Libreville (Gabón), el 22 de junio de 1992
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Gimnàstic de Tarragona \ Asteras Tripolis \ Stade Mandji \ R.C. Celta B.




- Al igual que muchos otros futbolistas foráneos, Lévy Madinda llegó a las secciones menores del R.C. Celta para buscar una oportunidad de conocer la élite del fútbol español, algo que acabaría consiguiendo en 2012.
Su inicios en España valieron para que acabase representando a la selección de su país. Con Gabón ya acumula un buen número de apariciones y es uno de sus futbolistas más destacados. Su trabajo en la cantera celeste fue constante, y eso hizo que debutara en Primera de forma temprana.

Madinda es un pulmón para el medio campo. Sus mayores virtudes son las de bregar, recuperar y buscar jugadas que acaben en gol. Es la constancia en el eje del césped, la pelea sin fin y el orden. Maneja bien el balón y tiene un potente disparo, aunque no se haya permitido el lujo de tirar muchas veces a puerta.
Con el primer equipo celtiña nunca vio portería, algo que sí pudo realizar como miembro del Gimnàstic, equipo en el que jugó cedido durante dos años como uno de los descartes de Eduardo Berizzo.

- Nació en la capital de Gabón el 22 de junio de 1992. Allí empezaría a jugar al fútbol hasta llegar a uno de los clubes más importantes del país, el Stade Mandji. Durante el curso 2009\10 jugaría diez partidos antes de lanzarse a la aventura aterrizando en España para incorporarse a las categorías menores del R.C. Celta de Vigo.
Llegó a la ciudad olívica como un desconocido, pero pronto se unió a un vestuario en el que se hallaban chavales de gran futuro como Jonny Otto,Santi Mina, Rubén Blanco y Yelko, entre otros. Desde un principio se le vieron cualidades para triunfar. Dotado de una descomunal fuerza física y un carácter tan serio como sereno, Lèvy destacó en la sección juvenil del club hasta llegar al equipo filial en 2010. Por entonces el filial celeste se hallaba en la Segunda División B, y Milo Abelleira decidió convocarlo el 10 de abril de 2011 para un partido de liga frente al Alcalá. El mediocampista africano se mostró muy inteligente en el juego y sorprendió al respetable de Barreiro en un partido que acabaría en tablas. Poco a poco seguiría sumando apariciones en aquel curso 2010\11.

Al año siguiente se confirmaría su gran estado de forma. Lévy Madinda se estabilizaría en el once de los diferentes técnicos que tuvieron hacerse cargo de un Celta B perseguido por los problemas. El gabonés fue uno de los que tiró del carro para que el equipo no perdiese la categoría. algo que no fue posible tras una mala temporada del filial céltico.
Pero Madinda no acabaría jugando en Tercera División, ya que fue llamado por Paco Herrera para realizar la temporada con el primer equipo, lo que le vino muy bien para llegar a la primera plantilla de forma inminente.

La 2012\13 fue una campaña especial para el Celta y el propio jugador. Primero llegó su debut con el equipo mayor, en un partido correspondiente a la Copa del Rey en el que el Celta saldría derrotado por 2-0 ante el Almería. Por fortuna, el conjunto celeste saldría airoso de la eliminatoria al resarcirse en la vuelta.

Madinda en su debut liguero frente al Athletic.
- Pero el gran momento de Lévy llegaría el 30 de marzo de 2013, cuando el Celta se enfrentaba al Barcelona en Balaídos en un partido a vida o muerte. Los gallegos sacaron un valioso empate a dos y Madinda tuvo sus primeros minutos en la máxima categoría española. Aquel resultado fue vital para acabar hallando la salvación al final del curso, en el que Madinda tuvo cinco participaciones, una como titular ante el Athletic de Bilbao.
El mediocentro gabonés siguió en el primer equipo con Luis Enrique como entrenador. Durante su segunda temporada como miembro del equipo principal, Madinda participó en dieciocho encuentros. El técnico asturiano echó mano del joven organizador, que en aquel curso pudo contagiarse de la calidad de sus compañeros. El Celta halló la salvación holgadamente y el medio africano logró permanecer en el primer equipo.
Al año siguiente llegaban tiempos mejores. Además de encontrar en Bongonda un buen socio y amigo, Madinda empezó a sentirse como un profesional, pero la sobrada competencia de la plantilla no le concedería muchas oportunidades. Disputó varios encuentros de la Copa del Rey, aunque Berizzo nunca confió mucho en él, y éste jugaría su último encuentro de celeste el 13 de enero de 2016. Fue en un Celta-Cádiz que acabó con 2-0 para los olívicos, choque del torneo del caos.

Habiendo jugado por última vez en la máxima categoría española, el club le declaró cedible, y entre otros equipos apareció el nombre del Gimnástic de Tarragona, al que llegaría en el mercado de invierno para jugar en Segunda División.

En tierras catalanas permaneció en los últimos dos años antes de desvincularse de la disciplina de Balaídos. En su primera temporada como jugador del conjunto tarraconense pudo intervenir en veinte partidos en los que pudo marcar su primer gol en España. Fue en un encuentro frente al Alcorcón que acabaría con empate a uno. Madinda terminó aquel ejercicio 2015\16 de manera exitosa, lo que le valió para seguir soñando con volver a un Celta europeo tras clasificarse para jugar la Europa League. Sin embargo, Lévy no llegaría a formar parte de la escuadra de Berizzo, ya que fue uno de sus primeros descartes.

Madinda ha jugado  37 partidos con la casaca celeste entre 2013 y 2016. Después se marcharía cedido al Nàstic.

- Sin sitio en el primer equipo, Madinda siguió jugando cedido para el Nàstic durante el siguiente curso. Mientras el Celta hacía historia en tres competiciones, el gabonés luchaba por eludir el descenso con la escuadra catalana, llegando a intervenir en 27 partidos sin tener el protagonismo esperado.

Lejos de aspirar a jugar en un Celta muy crecido, los días de Madinda como celeste estaban contados. Al banquillo de Balaídos llegaría Juan Carlos Unzué, quien en poco tiempo estudiaría la planilla para decidir sus primeros descartes. La directiva del Celta no se pronunció a tiempo cuando el jugador ya se había comprometido con el Asteras Tripolis griego por tres temporadas. El incansable Madinda dejaría el Celta tras disputar un total de 37 partidos en la categoría máxima.
Se ha producido un error en este gadget.