domingo, 27 de agosto de 2017

Pape Cheikh: El fútbol a escondidas.









- Pape Cheikh Diop Gueye
- Nacido en Dakar (Senegal), el 8 de agosto de 1997
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Olympique de Lyon \ Montañeros C.F. \ Solar F.C. \ R.C. Celta B.





- Muchos jugadores cometen locuras sanas para acabar cumpliendo su sueño de jugar al fútbol profesionalmente como hizo Pape Cheikh Diop, un gran centrocampista que pasó de jugar en la cantera del Celta a debutar en la élite del fútbol, además de jugar internacionalmente con las secciones menores de la selección española.

En España acabó haciendo su vida, sintiéndose querido por muchos amigos que fue encontrando en su paso por las diferentes ciudades en las que residió. La vida de Pape no fue fácil, y menos cuando uno tiene que tirar de mochila para buscarse la vida en algo tan complicado como es el fútbol.
Nacido en la capital senegalesa de Dakar, Pape guarda el recuerdo de un balón en su mente cuando solamente tenía seis años. Había nacido para jugar al fútbol, algo que hacía a escondidas como en su día llegó a reconocer. Y es que a su padre no le gustaba que le diera patadas a un balón, mientras su madre le exigía que se centrase en sus estudios.

- Su primer equipo fue el Solar F.C., el cual no actuaba como un club con todos sus papeles reglamentarios, sino como algo amateur y a nivel escolar que participaba en torneos. Esos fueron sus primeros pasos por el fútbol. Allí pasó cuatro años jugando al fútbol sin que su padre fuera consciente de ello, ya que cuando Pape fingía que se iba al colegio, se escapaba para practicar ese deporte que tanto le entusiasmaba. Junto a otros niños senegaleses aprendió mucho en su infancia futbolera, hasta que en 2011 decidió "arrimarse" a España para instalarse en la casa de su tío, quien residía en Tenerife. Después de un mes viajó a Palencia para ingresar en su primera escuela de fútbol. Allí hizo muchas amistades, incluso su primer amor, por lo que guarda muchos recuerdos bonitos de su estancia en Palencia, de donde se fue a La Coruña para jugar en el Montañeros una vez concluida su etapa formativa. Ese fue el paso previo del senegalés para entrar a formar parte del Real Club Celta de Vigo, después de tres meses en los que no tuvo suerte con las lesiones jugando con chavales con tres años mayores que él. Aún así, el mediocampista viajaría a Vigo, donde fue acogido con mucho cariño y tratado de manera muy especial. Se instaló en una residencia en incluso llegó a vivir en pisos compartidos, pero la suerte de Pape Cheikh estaba a punto de cambiar, y en las filas menores del Celta fue consciente de ello.

Desde su estancia en la categoría cadete demostró tener un don especial para jugar al fútbol. Con los equipos menores demostró tener mucho gol. Ya en 2014 conseguiría su primer título a nivel personal, conquistando la liga juvenil con el equipo celeste, con el que el joven africano tuvo un claro protagonismo.
Así fue subiendo peldaños por las categorías inferiores del club de Balaídos, sonando como una de las mayores esperanzas de futuro para todos los medios antes de llegar al equipo filial antes del curso 2014\15. Por entonces ya jugaba para la selección española juvenil.

Su paso del filial al Celta fue fugaz. Empezó a ver el fútbol de otra manera mientras despuntaba ante la presencia de compañeros con clase como Borja Iglesias, Samu Araújo, Iván Villar o Josep Señé. Con algunos de ellos llegaría a compartir experiencias en el primer equipo.
Pape jugó tres partidos con el Celta B y anotó un gol. Ya había entrenado con el equipo de mayores y solo era cuestión de paciencia llegar a formar parte del mismo, contando con su primera convocatoria el 10 de mayo de 2015.

- Aún no sería el momento de debutar en la máxima categoría, pero Pape ya podía presumir con sus compañeros del filial de haber asistido a un partido de Liga frente al Sevilla cuando Berizzo le convocó.
Al año siguiente siguió destacando con el Celta B antes de debutar oficialmente con el equipo principal. Pero para Pape ya había empezado la temporada de la mejor manera posible. Aterrizó en la concentración del Celta en Alemania con el título de campeón de Europa bajo el brazo, el cual obtuvo con la selección española Sub-19. Eduardo Berizzo convocó al senegalés para disputar varios compromisos amistosos durante aquel inolvidable verano de 2015, aunque lo mejor estaba por llegar.
Su estreno oficial con el Celta de Vigo llegaría el 12 de diciembre de 2015 como regalo adelantado de Navidad. El mediocampista africano tuvo algo más de cinco minutos para jugar un partido frente al Espanyol que acabó con 1-0 para los gallegos. Durante ese mismo curso 2015\16 aún jugaría cinco partidos más de Liga y otros dos de Copa. En ésta última salió de titular en los partidos de ida y vuelta, en los que el equipo olívico progresó ante Almería y Cádiz para plantarse en una semifinal de la que no saldría vivo ante el Sevilla.

Pape ya sabía lo que era jugar en Primera con el Celta, y el siguiente paso sería repetir pretemporada para entrar a formar parte del equipo de mayores definitivamente. Su dorsal sería en número cuatro. Entraría a formar parte de un equipo histórico que durante ese ejercicio 2016\17 afrontaría tres competiciones con cierto éxito: Liga, Copa del Rey y Europa League.

Pape Cheikh jugaría en dieciséis partidos de Liga y en dos de Copa. Seguramente guarde para siempre el recuerdo de su primer gol de celeste, anotado el 27 de noviembre de 2016 ante el Granada. Su tanto sirvió para sentenciar el partido por 3-1, ejecutando un disparo colocado nada más ingresar en el área rival que batiría al meta Ochoa.

Fue un gran año para el celtismo y para el senegalés, puesto que el equipo alcanzó las semifinales de la Copa del Rey y la Europa League, mientras que en Liga hubo un final bastante discreto. Pape fue partícipe de ese gran Celta que rozó el primer título de su historia, formó parte de una gran plantilla en la que figuraban hombres de la talla de Iago Aspas, Radoja, Sisto, Pablo Hernández y Guidetti, entre otros, aquellos que le recibieron con los brazos abiertos cuando el pivote africano ingresó en plantilla.

Pape Cheikh en un partido ante el Betis de su última temporada en el Real Club Celta de Vigo.
- Pape Cheikh es un mediocampista defensivo de gran talento, un pivote que puede actuar adelantado o más retrasado, según las exigencias del técnico. Sus pasos con el Celta le han llevado a ser el objeto de deseo de muchos clubes europeos, y la marcha de Berizzo propició la llegada de Juan Carlos Unzué, quien parece que no contaba con los servicios del senegalés. También el club se mostró abierto a aceptar cualquier oferta irrechazable para vender a una de sus mayores perlas de futuro, así que en el presente verano de 2017 empezaron a escuchar propuestas.

Con la temporada 2017\18 ya iniciada, los medios empezaron a hacerse eco de un posible interés desde Francia por el jugador. El Olympique de Lyon presentó una suculenta oferta por el jugador, y el 26 de agosto se hizo pública su transferencia al club galo, al que Pape llegará para conocer la Ligue 1, donde seguramente lo hará muy bien.
De esta manera, el mediocentro abandona una ciudad donde encontró mucho cariño. Pape se va de Vigo habiendo jugado un total de 27 partidos con el primer equipo, dejando en el recuerdo ese gol ante el Granada que puso en pie a todo Balaídos. Pape Cheikh ya no juega a escondidas, es más, todo el mundo será testigo de su impresionante calidad.

*Desde Fame Celeste me quiero unir al celtismo para agradecer sus servicios prestados al R.C. Celta de Vigo, y lo haré en wolof, lengua de su país natal: ¡Djëre djëff, Pape!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.