viernes, 18 de agosto de 2017

Marcelo Díaz: El bicampeón americano.








- Marcelo Alfonso Díaz Rojas
- Nacido en Padre Hurtado (Chile), el 30 de diciembre de 1986
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Hamburger S.V. \ F.C. Basilea \ La Serena \ Universidad de Chile \ Pumas UNAM.





- En año y medio se resume la relación de Marcelo Díaz con el Real Club Celta de Vigo. Es esta etapa se ha visto un jugador con clase y muy comprometido, un tipo trabajador que ha llegado a alzar dos títulos de la Copa América que ni el mismísimo Messi pudo conquistar con Argentina.
En Vigo coincidió con otros futbolistas de esa sorprendente selección chilena, como Tucu Hernández y Fabián Orellana. El bicampeón internacional chileno honró al club vigués con su presencia durante temporada y media llevándose el cariño de compañeros, club y afición.

Durante su etapa como jugador celeste ha podido dejar destellos de su calidad, aunque su inestable rendimiento -muchas veces provocado por sus lesiones- es lo que le llevó a abandonar la ciudad olívica. También conocido como "Chelo", contó con la confianza de otra figura conocida en Chile, el técnico Eduardo Berizzo, quien también abandonó el Celta al término de la campaña 2016\17, una temporada de ensueño para el celtismo de la que Marcelo fue partícipe.

Marcelo Díaz en su presentación con el R.C. Celta.
- Su historia comienza en uno de los clubes más grandes de su país natal. Díaz se inició en las categorías inferiores del Universidad de Chile, equipo con el que se convertiría en profesional en 2004 con diecisiete años. Entonces ya se apreciaba la figura de un futbolista con talento. Un chaval de corta estatura y algo rechoncho que manejaba el balón con una suavidad y clase asombrosa. Aquel joven se estrenaría en la alta élite del fútbol y jugaría para las secciones menores de la selección chilena, convirtiéndose así en un mediocentro defensivo de gran calidad y una técnica exquisita. Ese mágico toque de balón le hizo marcar auténticos golazos, como bien pudo demostrar en dos ocasiones como jugador del Celta de Vigo. Marcelo Díaz nos llegó a sorprender con dos golazos de tiro libre que curiosamente lanzó desde el mismo punto. Ahí se vieron las virtudes de este volante diestro que se empleaba con garra, esfuerzo y calidad. Ganó tal fama que llegó a jugar en dos de las ligas más potentes del mundo, la Bundesliga alemana y la Liga Española,... por no hablar de su experiencia a nivel internacional, figurando para la historia del fútbol chileno como un bicampeón americano que formó parte de una potente selección que contó con otros jugadores de la talla de Vargas, Valdivia, Alexis Sánchez, Aránguiz, Medel y los ya citados Tucu y Orellana. Con todos ellos y otros más, el "Chelo" Díaz ha escrito un nuevo capítulo de prestigio para la selección de Chile.

En 2005 debutó en Primera División con la Universidad de Chile, club en el que permaneció durante cinco años, en los cuales ganó el torneo de apertura de 2009. Estuvo un tiempo jugando cedido para Deportes La Serena, para después regresar a la entidad azul y así cumplir con un total de 164 partidos en los que anotó cuatro goles.
Sus magnificas actuaciones con el conjunto universitario le llevarían a ser objeto de deseo para varios clubes europeos, siendo fichado finalmente por el Basilea suizo, al que llegó en el verano de 2012 para permanecer allí tres temporadas.

Su gran rendimiento en la liga helvética le llevaría a debutar en la afamada Bundesliga alemana cuando ya era un destacado jugador internacional. Pero las frecuentes lesiones de rodilla no le dejarían triunfar con el Hamburger. Una torsión en su rodilla derecha el impediría jugar más de diecisiete partidos en la prestigiosa liga alemana, por lo que en el invierno de 2015 fue declarado transferible por los dirigentes del club de Hamburgo.

- En Vigo llevaban años suspirando por un mediocentro de cierta calidad que se encargase de las tareas defensivas y crease juego desde la medular. En el equipo ya se hallaba el joven Nemanja Radoja, un futbolista de tremendas condiciones que acabaría convirtiéndose en el codiciado centrocampista celeste y que competiría por el puesto titular con Marcelo Díaz, transferido al Real Club Celta en el mercado invernal del curso 2015\16.
El chileno ya se mostró muy ilusionado desde su presentación oficial con el equipo vigués. Entre el celtismo había dudas, ya que su lesión de rodilla no inspiraba demasiada confianza. No obstante, al Celta llegaría este internacional chileno que durante su etapa de celeste conquistaría su segundo título de la Copa de América, al mismo tiempo que competiría a gran nivel en la Liga Española.
Desde el principio contó con la confianza de Eduardo Berizzo y se unió a un vestuario de jugadores muy competitivos como Nolito, Iago Aspas, Jonny Otto, Wass y sus compatriotas ya citados con los que compartía vestuario en la selección. Es por ello que Marcelo no tardaría en calar en el vestuario celtiña, convirtiéndose con el paso del tiempo en un peso pesado de la plantilla que llegaría para trabajarse un hueco en la titularidad, algo que tampoco sería sencillo para el de Padre Hurtado.

Su debut de celeste se produjo el 4 de febrero de 2016, justo en el partido de ida de la semifinal de la Copa del Rey. El Celta se las vio con un Sevilla muy serio que se llevaría el partido por 4-0, lo que ya hacia presagiar la eliminación del conjunto vigués. Díaz solo tuvo tiempo a dejar restos de su calidad sobre el verde, aunque evidentemente era muy pronto para juzgarle en un partido que estuvo dominado por el Sevilla de principio a fin.

Tres días después llegaría su debut liguero, también contra la escuadra sevillana. El chileno tuvo casi media hora para convencer a la afición olívica y parece que muchos ya se frotaban las manos con su fichaje. Al serbio Radoja le había salido una dura competencia que dejó muestras de calidad ante un Sevilla de lujo que se llevaría un empate de Vigo (1-1).
Con la eliminatoria de Copa casi resuelta, "Chelo" tuvo noventa minutos para adaptarse al equipo. Cumplió con creces y poco a poco se fue ganando la titularidad hasta el final de Liga, llegando a jugar catorce partidos hasta final de temporada.

Durante el curso 2016\17 dejó un discreto rendimiento, pero marcó dos golazos, uno en Copa contra el UCAM Murcia y otro frente al Granada en Liga. El Celta se plantaría en dos semifinales por vez primera en su historia, pero sin la consecución de un merecido título tras su participación en la Europa League y en la Copa del Rey.

Momento en el que Marcelo Díaz ejecuta la falta que se convertiría en un bello recuerdo para la afición celtiña.

- La directiva celeste no vio clara la continuidad del mediocentro sudamericano, que según fue avanzando el mercado veraniego, se fueron estudiando varias ofertas que no llegarían a ningún puerto. Pero Marcelo no seguiría en el equipo vigués, y así lo confirmó despidiéndose de sus compañeros en la sesión de entrenamiento, así como por las redes sociales, las cuales utilizó para ofrecer una sentida despedida a la que fue su afición durante temporada y media.

El Pumas mejicano será su próximo reto. Habiendo participado en un total de cuarenta partidos de la Liga Española, Marcelo Díaz de va del Celta con la cabeza bien alta, dejando en el recuerdo dos golazos de falta que pusieron en pie a todo Balaídos en reconocimiento a esa calidad que le llevó a ganar dos Copas de América.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.