miércoles, 26 de julio de 2017

Josep Señé: Los sueños frustrados de un niño.








- Josep Señé Escudero
- Nacido en Terrassa (Barcelona), el 12 de octubre de 1991
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Real Oviedo \ Terrassa Olímpica \ Cultural Leonesa \ Real Madrid C \ R.C. Celta B.





- A veces soñamos con algo que difícilmente se cumple. Soñamos dormidos, soñamos despiertos e incluso soñamos que soñamos. Lo de Josep Señé, un catalán de Terrassa, no fue una quimera, sino un sueño hecho realidad. Empezó a ilusionarse en su ciudad natal y acabó pellizcándose cuando se estrenó como jugador profesional en la Primera División, algo que sin duda será de eterno agradecimiento para el Real Club Celta de Vigo, ese equipo que le dio formación y le acogió como a un gallego más en sus secciones inferiores.

El sueño de Señé empezó cuando entró en el San Cugat, un equipo modesto de la Ciudad Condal en el que el mediocampista empezaría a convertirse en futbolista. Allí tuvo sus primeras actuaciones notables antes de recalar en las categorías menores del Real Madrid.
Josep ya sabía lo que era jugar en Segunda B y ahora se preparaba para soñar con llegar a lo más alto, o eso debió pensar cuando entró a formar parte de uno de los mejores clubes del planeta. Durante tres años perteneció a la entidad blanca y pasó de jugar con el juvenil a hacerlo en tercera división con el tercer equipo del Real Madrid, el que abandonaría en 2012 para irse cedido a un histórico de la Primera División.

- Fue un honor para él vestir los azulados colores del Real Oviedo, club que no hace tantos años militaba en la categoría máxima como uno de los mejores clubes del país. Entonces eran otros tiempos.
Señé llegó a Oviedo y empezó a sorprender en los entrenamientos. En El Requexón vieron lo que era capaz de hacer este jugador de segunda línea, un muchacho capaz de jugar por ambas bandas como extremo e incluso como volante. Demostró una gran pegada, unas ganas terribles de comerse el mundo y una técnica superior para seguir jugando en Segunda B, y más aún para estar en Tercera.
En su periodo de cesión con la escuadra ovetense llegó a marcar dos goles en diecinueve partidos. Dejó tan buenas sensaciones que la entidad carballona no dudaría en hacerse con sus derechos federativos. Aquel paliducho y espigado atacante conseguiría meterse al Tartiere en el bolsillo durante sus próximas actuaciones, llegando a participar en un total de 45 partidos en las dos campañas que pasó ligado al club ovetense, del que se marcharía en 2015 para entrar a formar parte del Real Club Celta.

En principio estaba claro que llegaba a Vigo para formar parte del Celta B, que por entonces también se hallaba en la categoría de bronce como en la actualidad. Sin embargo, su paso por el filial celtiña sería realmente corto, ya que en poco tiempo recibiría la grata noticia de poder entrenar con el primer equipo. A las órdenes de Toni Otero solamente estaría durante dieciséis encuentros, en los que además haría cuatro goles.

Después de ser un elemento importante del equipo filial de cara a la permanencia, las buenas noticias seguirían llegando, ya que el catalán comenzaría a preparar la pretemporada 2015\16 bajo las órdenes de Eduardo Berizzo, quien depositó mucha confianza en el joven talento.

Señé viajó a Alemania con los componentes de la primera plantilla. En ella se hallaban hombres como Nolito, Iago Aspas, Radoja, Orellana y el recién llegado Guidetti, entre otros. El de Terrassa estuvo sensacional. Brilló en el stage y regresó a Vigo con la duda de si volvería a jugar con el primer equipo.

Señé durante su mejor partido en Los Cármenes.
- Berizzo sorprendería a los medios cuando declaró que Josep Señé formaría parte del primer equipo para la temporada oficial. El jugador lo recibió con una ilusión enorme y trabajó muy duro para ganarse aún más la confianza del técnico. Su sueño ya se había cumplido y solamente quedaba por verse debutando en Primera División... el sueño de cualquier chaval.
El ansiado estreno llegó el 28 de noviembre de 2015, cuando el Celta se medía en Balaídos al Sporting de Gijón en la decimotercera jornada de Liga. Tan solo quedaba un minuto más lo que añadiera el colegiado Jaime Latre, y Señé salió del banquillo para tocar un césped de Primera, para jugadores de Primera. Aquel día tuvo escasos minutos entrando en lugar del chileno Orellana, unos minutos que servirían para asegurar la victoria celeste por 2-1.
La cosa no se quedaría ahí, pues días después debutaría también en Copa, y esta vez como titular. Fue en Almería, en una clara victoria frente al conjunto andaluz en la que Señé brilló con luz propia. Se le vieron detalles de futbolista con clase y el Celta encarrilaría una eliminatoria que sería el comienzo de una competición bien trabajada en la que el conjunto olívico llegaría a las semifinales.

También se le vio fino ante el Granada en Los Cármenes, partido que los gallegos ganaron por 0-2 con otro partidazo del catalán. En su primera campaña como profesional de Primera llegó a disputar ocho partidos, algo que se vio superado al año siguiente, cuando el Celta se vería en tres competiciones tras lograr el pase para participar en la Europa League.

Josep seguiría formando parte de un Celta que cada vez contaba con mejores futbolistas pese a bajas como la de Nolito. Berizzo tiró del atacante en más de una ocasión, pero el público vigués no dejó de cuestionar al chaval en cada una de sus apariciones, lo que acabó por desorientarle en la mayoría de sus intervenciones.
Aún así Berizzo seguía creyendo en él y le concedió más oportunidades en Liga, en Copa y en la Europa Legue. En las dos últimas competiciones el cuadro celeste impresionó a todo el mundo plantándose en las semifinales, pero en ambas no se pudo alcanzar el sueño de llegar a la una final que le otorgase el primer título al Celta. Entonces comenzaron a frustrase los sueños de Josep Señé, que aún podría intervenir en algún partido de Liga cuando su equipo ya no se jugaba nada.

Josep Señé durante un partido correspondiente a la Europa League, competición en la que el Celta llegó a la semifinal. 

- La temporada no respondió a las expectativas del jugador, que vio como gran parte de la afición le marginaba en el mejor momento de su vida, o al menos cuando más estaba disfrutando de su profesión. Eso sí, siempre armado de fuerza y paciencia, el simpático y cumplidor atacante aguardaría el momento de iniciar la siguiente campaña con un Celta que contaría con un nuevo director de banquillo... Juan Carlos Unzué.

Sin embargo, sería el nuevo técnico quien descartase al catalán para seguir a sus órdenes. Los medios hablaban de una cesión a la Cultural Leonesa -recién ascendido a la Segunda División- pero finalmente abandonaría la disciplina celeste tras negociar su fin de contrato.
Señé abandonó Vigo habiendo disputado un total de diecisiete encuentros en Primera División en los que nunca pudo estrenarse como goleador. No obstante, pocos son los que en esta vida se han dedicado al fútbol y han contado con jugar en la llamada "Liga de las Estrellas". Josep Señé consiguió soñar en vida, y lo hizo en celeste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.