jueves, 1 de junio de 2017

Carles Planas: Músculo y potencia en banda.








- Carles Planas Antolínez
- Nacido en San Celoni (Barcelona), el 4 de marzo de 1991
- Lateral izquierdo
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ F.C. Barcelona \ Barcelona Atlètic.




- Una era muy catalana se iniciaba dentro de la plantilla celeste en los años posteriores al horrible lustro en el que el Celta tuvo que sobrevivir en Segunda División. Carles Planas Antolín ha sido uno de esos jugadores de origen catalán que han ido llegando en los últimos años. Siempre inseparable de sus paisanos Fontàs, Señé y Sergi Gómez, el lateral izquierdo ha tenido un comportamiento muy profesional dentro y fuera del vestuario.

Garra, músculo y potencia para la banda del equipo vigués, y sobre todo mucha disciplina. Tal vez Planas no haya sido un jugador de los que hayan marcado época en el Celta, pero si ha formado parte de uno de los mejores equipos de la historia que se han visto hasta ahora en la disciplina de Balaídos.
Este jugador se ha partido la cara por el club olívico en cada partido, nadie podría reprocharle falta de ganas en cada una de sus apariciones. Sin ser un lateral espectacular, Carles ha rendido con aprobado durante las tres campañas que estuvo unido al equipo celeste, llegando a disputar un total de 49 partidos en la máxima categoría española.

Planas en su primer año de celeste. 
- Nacido en el barrio barcelonés de San Celoni, Carles Planas desarrolló casi toda su carrera ligado al F.C. Barcelona. Ingresó en La Masía cuando solamente tenía diez años de edad y desde entonces tuvo un crecimiento deportivo imparable.
Fue ascendiendo progresivamente de nivel hasta que entró en la categoría juvenil, proclamándose al mismo tiempo, campeón de Europa con la selección española Sub-19 en 2009. Aquel fue un gran año para el defensor catalán, pues también entraría a formar parte del Barcelona Atlètic para tener sus primeras apariciones con el técnico Luis Enrique en el banquillo. Jugó tres partidos a las órdenes del míster asturiano que años después se encargaría de los banquillos del Celta y Barcelona.
Durante cuatro temporadas militó en la plantilla del equipo B blaugrana, con el que solo tuvo dieciocho apariciones. Y es que al de San Celoni no le hizo falta mucho más para convencer a Tito Vilanova, quien por entonces se hacía cargo de la primera plantilla culé.

El 28 de noviembre de 2012 llegaría la gran oportunidad de Planas. Un joven e inexperimentado chaval saltaba al verde del Nou Camp para debutar con el primer equipo, en un partido correspondiente a la quinta ronda de la Copa del Rey.
Carles tuvo algo más de veinte minutos para jugar al lado de hombres como Puyol, Mascherano, Fábregas o David Villa. El Barça consiguió derrotar a un Alavés de Segunda (3-1) para progresar en la competición del KO que finalmente no conquistaría.

Pero aún tendría más oportunidades con Vilanova, ya que también dispondría de minutos en un partido de la Champions League frente al Benfica portugués. El joven Carles formó defensa con los Piqué, Puyol y Montoya en un choque que acabó con empate a cero y en el que el canterano acabó disputando por completo.
El entrenador siguió contando con él y lo incluyó en el primer equipo para hacer la pretemporada 2012\13, en la que el jugador dispuso de varias titularidades en las que rindió a la perfección.

- Pero tras aquella pretemporada no hubo más convocatorias para el zaguero barcelonés, que tras jugar la temporada 2013\14 con el Barcelona B decidió desvincularse del club que le dio formación y le otorgó la oportunidad de darse a conocer en la alta élite del fútbol.
Planas no coincidió con Luis Enrique en el Celta por los pelos. El técnico asturiano venía de hacer una gran temporada con el equipo celeste, lo que le valió para retornar a Barcelona y así asumir el cargo como entrenador del primer equipo. Mientras tanto, Carles Planas firmaba por el Celta en el mes de julio de 2014 para unirse a sus compañeros de La Masía, Andreu Fontàs y Sergi Gómez.
Muchos aplaudieron el fichaje de aquel completo lateral izquierdo que vendría a luchar por un puesto en la zaga celtiña con el convertido carrilero zurdo Jonny Otto, quien ya figuraba como un destacado jugador de Primera División. Al banquillo llegó Eduardo Berizzo y otros jugadores de gran calidad como Radoja, Tucu Hernández o el atacante argentino Larrivey.

Entonces nacería un Celta distinto. Fuerza y poderío físico reforzaría una zaga espectacular en la que ya se hallaban hombres como Cabral, Hugo Mallo y los ya citados Fontàs y Jonny.
En sus primeras apariciones amistosas demostró ser un auténtico toro. Planas se fue adaptando a la perfección y se ganó poco a poco la confianza del entrenador.

Debutó con el Celta en Liga en la primera jornada, en un Celta - Getafe celebrado en Balaídos el 24 de agosto de 2014. El catalán participó en todos los minutos del encuentro y dejó buenas sensaciones mientras el equipo vigués sumaba sus primeros puntos al derrotar al conjunto madrileño por 3-1.
Planas participó en once partidos de Liga y también tuvo apariciones en Copa. Los amos de las bandas eran los gallegos Hugo Mallo y Jonny, por lo que el barcelonés tuvo que tener mucha paciencia durante los próximos años.

- Al año siguiente más de lo mismo. El lateral siempre figuró como una pieza de repuesto para los eternos titulares célticos, aunque nuestro protagonista pudo incrementar su participación completando 26 encuentros de la Liga.
La campaña 2015\16 fue mágica para la afición viguesa. La escuadra de Berizzo se mostró muy competitiva llegando a las semifinales de la competició copera, mientras que en la liga se hacía con un séptimo puesto que haría de llave para entrar en las competiciones europeas después de diez años. Jugadores como Planas fueron necesarios para alcanzar tales éxitos. Siempre figurando como suplente, Carles dedicó un gran esfuerzo a cada minuto que vistió la elástica celeste y parecía mostrarse muy feliz durante su estancia en Vigo.
El Celta de Berizzo siguió en notable crecimiento. La siguiente temporada sería de ensueño, aunque con tintes agridulces para equipo y afición. El conjunto celeste empezó el curso 2016\17 con mucha fuerza compitiendo a gran nivel en las tres competiciones que tuvo que afrontar. Planas fue una pieza muy útil para las necesarias rotaciones de un equipo que jugaría dos semifinales por vez primera en su larga historia. En Liga disputó doce encuentros luchando contra las lesiones de turno, y en Copa y Europa League tuvo una digna participación corriendo por el carril izquierdo.

La suerte no estuvo del lado del Celta en los momentos cruciales de la temporada. En Copa se acarició la final, pero un Alavés más eficaz echó por tierra el sueño de muchos celtistas. Más de lo mismo ocurrió en la Europa League, competición en la que el cuadro de Berizzo logró eliminar a rivales como el Shakhtar, Krasnodar o Genk para plantarse en la semifinal, donde aguardaría un rival de Champions como el Manchester United.

Vigo volvió a quedarse a las puertas de un sueño. El Manchester superó a un rival muy fuerte y competidor para plantarse en la final de la Europa League y así alcanzar el entorchado derrotando a un Ajax al que Planas sabe lo que es medirse, pues sus dos únicas apariciones en la EL fueron en la fase de grupos del torneo, y precisamente frente a la escuadra de Amsterdam.
El Celta rozó dos finales y tuvo un pésimo final de liga en el que no pudo dedicar la última victoria para el respetable de Balaídos. Los jugadores llegaron física y psíquicamente agotados al tramo final de la temporada pese a contar con grandes refrescos como Carles Planas.

Carles Planas durante su debut como jugador del Real Club Celta de Vigo. 

- El primero en abandonar el Celta tras una histórica temporada para el club, fue el técnico Eduardo Berizzo. En su lugar vendría Juan Carlos Unzué, quien ya conoce a la perfección las instalaciones celtiñas tras ejercer como ayudante de Luis Enrique a lo largo del curso 2013\14.
El nuevo preparador llegó a Vigo el 30 de mayo para empezar a planificar la campaña 2017\18. Su primera tarea fue la de elegir los descartes de la plantilla, y el primero de ellos fue un jugador al que entrenó en las secciones menores del Barça cuando ayudaba a Luis Enrique como segundo entrenador.

Carles Planas se desvinculó del R.C. Celta de Vigo tras tres temporadas en las que dejó un gran sello de profesionalidad. Vivió años dulces a nivel competitivo, aunque nunca pudo hacerse con la titularidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.