viernes, 13 de febrero de 2015

Anécdotas Celestes : Instalaciones Deportivas de A Madroa .




- El 4 de Enero de 1983 , la nueva directiva del Real Club Celta presidida por José Luis Rivadulla adquiere un solar de 60.000 metros cuadrados en A Madroa , formalizándose la correspondiente escritura ese mismo día en la notaría de Don Alberto Casal Rivas . El coste total , con los gastos de escritura y demás impuestos de Hacienda , se aproximó a los 49 millones de pesetas . El Celta contaba ya con un patrimonio . Dichos terrenos se destinarían a la construcción de campos de fútbol para el entrenamiento del primer equipo y sus categorías inferiores , aún cuando el proyecto primitivo era de construir una gran Ciudad Deportiva .

Hasta entonces , el Celta venía ejercitándose en campos como el de Barreiro , el estadio de Balaídos y hasta , en ocasiones , la mismísima playa de Samil , entre otros lugares . Aún quedaría mucho por hacer para que la plantilla viguesa pudiera entrenar en sus propias instalaciones deportivas , un lujo que muy pocos clubes podían permitirse por aquel entonces .

- Vista aérea de las instalaciones de A Madroa .
- El sueño no llegaría a convertirse en una realidad aún , pues años después , dichos terrenos los adquiriría el Concello y con el dinero de la venta se frenaría uno de los embargos que llegó a padecer el club .
Hubo muchos impedimentos para construir los campos de A Madroa , desde luego que fue un auténtico quebradero de cabeza para la directiva celtiña . El Real Club Celta se encontró con un grav problema a la hora de construir sus instalaciones en A Madroa por la oposición de la Asociación de Vecinos . Ahora , bastantes años después , quizá esté arrepentida , por cuanto dichos campos le daría vida a la zona , además , de dinero a los bares de alrededores . Lo cierto es que el presidente José Luis Rivadulla se pasó muchas horas nocturnas montado en una excavadora para explanar los terrenos al objeto de ahorrar dinero al club , en tanto que otros obreros hacían el muro del cierre , que horas después , a la mañana siguiente , aparecía derribado . Hubo incluso enfrentamientos y en más de una ocasión tuvo que comparecer la Policía . La situación llegó a ser bastante conflictiva , teniéndose que paralizar las obras , que se reanudaron al cabo de varios meses y después de llegar a un entendimiento .

Mientras tanto , el Celta se iba ejercitando en el estadio de Balaídos hasta que las obras estuviesen completamente finalizadas . El club parecía estar condenado a no tener tranquilidad . Allá por 1986 , el resembrado de Balaídos provocó una serie de dificultades para poder entrenar , pues además había orden de no pisarlo , salvo en partidos oficiales , hasta el mes de Abril de 1987 , si bien dicha orden se levantaría en Noviembre . Pero mientras tanto , hubo días en que los jugadores eran citados en Balaídos a primeras horas de la mañana para conocer el lugar donde ejercitarse . En más de una ocasión , por no tener escenario , se recurrió a la playa de Samil , donde por cierto , en días de sol , el técnico inglés Addison dejaba todo el trabajo en manos del preparador físico , mientras él se ponía moreno .

Tampoco , por otra parte , se contaba con A Madroa , con bastantes canaletas en el terreno para entrenar . Un buen día , Colin Addison , llegó a exclamar : " ¡ Socorro , no hay nadie en esta ciudad o alrededores que colabore con el Celta y nos deje un campo para poder entrenar ! " . - Algunos recursos fueron dejar que los jugadores entrenasen en Balaídos con zapatillas deportivas , pero la Policía Municipal ordenaba salir del campo a los jugadores a través de una orden dada desde el Concello .

Pero al Celta le seguían creciendo los enanos . Cuando parecía que la situación económica se había solucionado con el Plan de Saneamiento , habría de surgir un nuevo problema al anunciar doce entidades bancarias estar dispuestos a proceder a ejecutar embargos por valor de 80 millones de pesetas , una buena parte consecuencia de intereses por demora .

En esta ocasión , habría de ser el Concello , a través de su alcalde Manoel Soto y del concejal Carlos Príncipe , los salvadores , al comprar las instalaciones de A Madroa , tasadas en 56 millones de pesetas , mientras que el restante , hasta completar los 80 millones , o sea 24 millones , serían condonados por los bancos merced a una gestión de Carlos Príncipe .

La adquisición de A Madroa tuvo que ir a Pleno , que se aprobó con los votos en contra de los concejales Pablo Padín y Elvira Espada . La deuda del club , tras esta maniobra , quedaba reducida a 140 millones de pesetas . El Concello , además , también condonaba al R.C. Celta los 200 millones que debía desde hacía muchos años por impuestos , luz y agua , entre otros conceptos .

A Madroa sufrió muchas obras y reparaciones hasta convertirse en unas óptimas instalaciones deportivas .

- Así pues , el único patrimonio con que contaba el Celta pasaría a propiedad municipal , aún cuando se firmó el compromiso de cesión gratuita de las referidas instalaciones al Celta durante 25 años . A cambio , el Ayuntamiento pasaba a explotar la publicidad de Balaídos ( unos 10 millones de pesetas año ) , cantidad destinada al mantenimiento de los campos .

Con el paso de los años , A Madroa fue mejorando mediante obras necesarias y otras mejoras , así como ampliándose . De esta manera , el Real Club Celta cuenta con unas magníficas instalaciones deportivas donde sus equipos pueden ejercitarse con tranquilidad .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.