miércoles, 4 de julio de 2018

Tucu Hernández: El arte de callar bocas.








- Pedro Pablo Hernández
- Nacido en Tucumán (Argentina), el 24 de octubre de 1986
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Atlético Tucumán \ Racing Montevideo \ DC United \ Defensor \ Independiente de Avellaneda \ Argentinos Juniors \ O'Higgins.





- Silencioso, tranquilo, serio, trabajador, disciplinado y siempre a su manera. El callado supo callar bocas, pues muchos le acusaron de ser el hijo predilecto de Eduardo Berizzo desde que llegó al Celta. Nunca lo tuvo fácil, pero finalmente se acabó ganando al público de Balaídos ofreciendo un juego fluido, dinámico, sacrificado y muy eficaz.
Durante su primer año como celeste tuvo que luchar más que nadie para demostrar que era un gran futbolista, ese tipo de jugador que se echa el equipo a la espalda y que da sentido a esa palabra que tanto se cita en su país natal, y es que Pedro Pablo Hernández es lo que se dice un "pelotero".

Se nacionalizó como chileno y jugó para la selección de ese país, también conocida como "La Roja". Pero Hernández nació en Tucumán (Argentina), y por eso le apodan cariñosamente como "Tucu". Antes de aterrizar en Vigo jugó para varios equipos, alguno uruguayo e incluso en los Estados Unidos, como miembro del DC. Pero fue con el O'Higgins chileno donde se sintió todo un campeón, donde siempre será recordado.

- Costó mucho que en España se apreciase su talento, pero Tucu lo tiene, o más bien lo derrocha. Es un centrocampista que actúa como volante, un gran recuperador de balones al que no es fácil arrebatarle la bola. Quizás por ello es un  hombre acostumbrado a que le golpeen, le machaquen o le intenten detener a base de duras entradas, y es que Pablo sabe manejar el balón, aguantarlo, esconderlo y jugarlo. Es técnico y tiene muy buen disparo, por lo que sus esporádicos lanzamientos a puerta suelen acabar en gol. Al final ha dejado muchos detalles técnicos en la Liga Española, esa que abandonaría alegando motivos familiares.
Dio sus primeras clases de fútbol en el Racing de Avellaneda, dejando atrás su Tucumán natal siendo muy joven para crecer como futbolista en esta entidad bonaerense. Pero pronto volvería a su ciudad natal, y allí no tendría suerte en unas pruebas realizadas con el San Martín de Tucumán, de donde pasaría a probar fortuna con el Atlético, también de la ciudad.
Con este equipo haría su debut profesional en 2006. Durante dos temporadas mostraría un gran juego y buena puntería de cara al gol, pues en 35 apariciones dejaría una docena de goles. Aventurero como ninguno, Hernández cruzaría la frontera argentina con veintidós años para plantarse en Uruguay y fichar por Racing Montevideo, donde estuvo jugando durante el ejercicio 2008\09.
Siguió jugando al fútbol en el país vecino hasta 2011, aunque durante dos años perteneció al Defensor, de donde saldría cedido a Norteamérica para defender los intereses del DC United, de la Major League Soccer.

Tras tres años alejado de su Argentina natal, el mediocampista retornaría a su país para fichar por el Argentinos Juniors. Allí estuvo dos campañas antes de continuar con su largo peregrinaje deportivo, haciendo escala en Chile antes de volar hacia España.

A las órdenes de Berizzo, Hernández estuvo jugando en el Club Deportivo O'Higgins, club en el que se convirtió en todo un campeón, siempre idolatrado por la afición de Rancagua, para la que lució su mejor fútbol durante la campaña 2013\14.
En ese año de celeste, Tucu hizo once goles en apenas treinta partidos. Fue el motor de un equipo que acabaría conquistando la Supercopa y el Torneo de Apertura. Él fue el autor del histórico gol en la final del campeonato ante Universidad Católica.

- El "Toto" Berizzo abandonaría Chile para retornar a un Celta que antaño había defendido como jugador de campo. En su maleta se llevaría lo necesario para vivir en una Galicia que nunca olvidó, y en agradecimiento por la bienvenida, el técnico se traería un regalo cargado de magia llamado Pedro Pablo Hernández, al que ya conocían como "Tucu".
En junio de 2014 fue presentado como jugador celeste, pero en poco tiempo empezarían a llegar las incomprensibles críticas que le persiguieron durante su primer año en Balaídos. Lo cierto es que el chileno llegó con problemas físicos y tampoco logró acostumbrarse fácilmente a la Liga Española, en la que se estrenó el 30 de agosto, en un partido frente al Córdoba, correspondiente a la segunda jornada del campeonato liguero. En El Arcángel, andaluces y gallegos empataron a uno, aunque Tucu solamente había participado en cinco minutos del partido.
Dos semanas después llegaría su primer gol con la casaca celeste, en un vibrante partido frente al Atlético de Madrid celebrado en el viejo Vicente Calderón. Su tanto serviría para sacar un valioso punto de Manzanares, y el técnico celtiña comenzaría a contar con él a partir de entonces convirtiéndolo en uno de los fijos en sus esquemas. Muchos tardaron en verle la calidad, pero Pablo se dejaba la piel en cada partido sin poder agradar al respetable. Pocos eran los que se rendían ante el brillante talento del de Tucumán, que poco a poco iría silenciando toda crítica entre la hinchada viguesa.

Durante el siguiente curso dejaría clara su correcta adaptación a la competición española, todo a base de esfuerzo y sin la necesidad de ser respaldado por la opinión de su entrenador. Fue tan bueno su rendimiento durante aquella campaña 2015\16, que ya eran pocos los que se atrevían a cuestionar el juego del internacional chileno.

Hernández se había ganado a pulso una gran fama sobre el verde, ayudando a que el Celta se reencontrase con las competiciones europeas con la clasificación a la Europa League. Por si fuera poco, los de Berizzo rozaron la final de la Copa del Rey.
Al año siguiente fue una pieza fundamental dentro del equipo vigues, que volvería a alcanzar la semifinal de Copa, además de repetir ronda en la Europa League. Por desgracia, no hubo premio para Tucu y sus compañeros. La temporada 2016\17, acabaría con la rabia de no alcanzar ninguna de las dos finales, mientras que el entrenador, el gran valedor de Pablo, abandonaría el club olívico antes de llegar el verano.

Pedro Pablo Hernández celebra su último gol como jugador del Real Club Celta de Vigo. 

- Poco más tardaría Tucu en abandonar Vigo. Con la llegada de Juan Carlos Unzué al banquillo de Balaídos, el chileno dejaría de ser un jugador importante en el juego de un Celta que no convenció a nadie. Fue una desastrosa campaña que acabaría con el equipo más cerca de los puestos de descenso que de las ambiciones europeas.

Durante el verano de 2018, Pablo Hernández manifestó su deseo de regresar a Argentina alegando motivos familiares. El Real Club Celta no pudo negarse ante el anhelo de un profesional que se dejó la piel como céltico, un jugador muy comprometido que durante cuatro años completó unos registros de 109 partidos y ocho goles en liga.
El club gallego aceptaría una oferta lanzada por el Independiente que alejaría de Vigo al crack de Tucumán. Habiéndose ganado el respeto de todos en Balaídos, "El Tucu" supo convertir las críticas en halagos.

martes, 19 de junio de 2018

Dani Sotres: Las manos del ascenso para el filial.







- Daniel Eduardo Sotres Castañeda
- Nacido en Santiago de Cudeyo (Cantabria), el 21 de mayo de 1993
- Portero
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Racing de Santander \ Recreativo de Huelva \ R.C. Celta B \ Racing B \ Levante B.





- El Celta contó en sus filas con un portero de Primera que acabó defendiendo los intereses del equipo filial. Y es que Daniel Eduardo Sotres Castañeda ya había debutado en la máxima categoría española con un Racing en riesgo de desaparición, además de haber jugado con el Recreativo de Huelva tanto en Segunda como en Segunda B.
En esa última categoría acabaría jugando este joven meta con experiencia internacional en las filas menores del la selección española, en la que compitió con un puesto en la portería con el mismísimo Kepa Arrizabalaga.

También contó con competencia internacional durante su etapa en Vigo. Rubén Blanco, titular del primer equipo, fue quien propició que Sotres tuviese el honor de formar parte de la plantilla dirigida por Juan Carlos Unzué, quien precisó de los servicios del cántabro para cubrir la lista de convocados para San Mamés. Finalmente, Dani no llegó a debutar en Bilbao.

- Sus manos fueron las que lucharon por meter al Celta B en la Segunda División, algo que aún no ha ocurrido en la historia del club. El equipo vigués tuvo bien cubierta la portería con un hombre que fue crucial en la primera eliminatoria de los playoffs ante el Marbella, pues detuvo un penalti en la tanda que decidió el pase de los celestes a la siguiente ronda.
Nacido en la localidad de Santiago de Cudeyo, Sotres comienza su carrera jugando en el sistema juvenil del Racing de Santander. Allí crece como futbolista este arquero de perfecta estatura y mejores reflejos. Pasó a formar parte del Racing B en 2011, momento en el que comienza su eclosión y sus posibilidades de llegar a la élite del fútbol español mientras se labra una gran fama en las categorías inferiores de la selección española.
Fue llamado por Álvaro Cervera para participar en la 32ª jornada de la Liga Española el 9 de abril de 2012. Aquel día, Sotres tendría sus primeros minutos en Primera División en La Rosaleda, en un partido que el Málaga ganó con relativa facilidad  (3-0). El cántabro entró en el campo por el lesionado Mario y encajó los goles de Santiago Cazorla y Ruud Van Nistelrooy, pero aún tendría la oportunidad de jugar una vez más para el Racing. Fue en otra derrota como local ante el Real Mallorca (0-3).
Aquel curso 2011\12 acabaría con el descenso de los santanderinos, en lo que supuso el inicio de una larga crisis de la que aún no se ha podido recuperar. Dani continuaría jugando en Segunda como miembro del primer equipo en otro nefasto año que terminaría con el descenso a Segunda B.

Después de ayudar al equipo en su regreso a la categoría de plata, Dani Sotres ficharía por el Recreativo de Huelva en el mercado invernal de aquel ejercicio 2013\14, en el que el decano de la Liga Española buscaba el ascenso a Primera División.

Sotres no tuvo oportunidades en su media campaña con el conjunto andaluz, pero al año siguiente se convertiría en el meta titular, viviendo otro amargo capítulo de su vida con el descenso del "Recre" a Segunda B.
Volvió al Racing para luchar por otro ascenso a Segunda, pero tras ganar la liga sin obtener el ascenso, una vez más se incorporaría al Recreativo, del que pasaría al Atlético Levante, también de la categoría de bronce española.

Después de otro descenso con el filial levantinista, Sotres recala en el Celta en julio de 2017. Pero no fue para incorporarse a la primera plantilla de Unzué, sino para jugar en el equipo filial, a las órdenes de Rubén Albés.

Fue la opción principal para el técnico del B, haciendo una sensacional temporada que acabaría una vez más con el filial celeste en puestos de playoffs de ascenso. Pero antes de afrontar aquel reto al que el cántabro estaba acostumbrado, por sorpresa sería llamado por el entrenador de la primera plantilla a finales de marzo de 2018.
La lesión de Rubén Blanco le permitiría entrar en la lista de convocados para afrontar un partido de Liga en San Mamés ante el Athletic. Una lesión o expulsión de Sergio podría devolverle la opción de jugar en Primera División.

Finalmente no ocurrió nada extraño y Sergio Álvarez acabaría el partido sobre el verde de San Mamés. Por su parte, Sotres aguardo en el banco con varios miembros del primer equipo, profesionales muy acostumbrados a jugar en la alta élite del fútbol español.

La expedición celtiña regresó de Bilbao con un punto sin sabor (1-1), tanto Athletic como Celta no se jugaban nada, por lo que tampoco hubiera estado mal el detalle de dejar que el joven cántabro jugase aquel partido, aun que fuera unos minutos.
Ya en Vigo, Dani se reincorporaría al trabajo de un Celta B que buscaba por todos los medios meterse en los playoffs de ascenso a Segunda, y a Sotres no le temblarían las manos ni en los momentos más decisivos.

Dani Sotres hizo una gran temporada con el Celta B que bien mereció el ascenso a Segunda División.

- Los chicos de Albés hicieron un excelente trabajo en esa recta final de la campaña 2017\18, especialmente Dani Sotres. Éste fue decisivo en el primer partido de la ronda de ascenso ante el Marbella, en el que el joven cancerbero detuvo un penalti en la tanda final que daría el pase a los vigueses.
Finalmente no pudo ser. Aquel valiente equipo celeste se topó con el Cartagena en la siguiente ronda, en la que cayeron pese a que Sotres solamente concedió un tanto en la eliminatoria global. Final injusto para un trabajo excelente.

A comienzos de junio se conoce su marcha del club. Dani Sotres dejaría atrás grandes compañeros y el cariño que muchos le dieron en reconocimiento a su gran trabajo. Él es otro de los muchos futbolistas que han formado parte de un Celta de Primera, aunque fuera desde el banquillo.

lunes, 18 de junio de 2018

Anécdotas Celestes: Rusia 2018, un Mundial muy celeste.



- Claro que no es la primera vez que un jugador del Celta representa a España o cualquier otra selección nacional, pero esta edición -la vigésimo primera- está bastante teñida de color celeste, y no sólo por los que juegan actualmente en el Celta, pues también hay jugadores que de alguna manera han representado al club.

Rusia, ese país del que salieron dos leyendas del celtismo como Valeri Karpin y Aleksandr Mostovoi, abrió sus puertas a la más competición deportiva, aquella que reúne a los mejores futbolistas del mundo, y entre ellos están los célticos Maxi Gómez, Pione Sisto y Iago Aspas.
Cierto es que muchos se han caído de la lista con sus respectivos países, y que el equipo vigués cuenta ahora en su plantilla con muchos jugadores internacionales cuyas selecciones no lograron la clasificación. Un nuevo fichaje del Celta, Okay Yokuşlu, figura en la selección turca, así como Lobotka por Eslovaquia y también su compatriota Róbert Mazáň.

Pione Sisto en el Mundial de Rusia con Dinamarca.
- Empecemos por España. En "La Roja" tenemos a Iago Aspas, el máximo goleador de origen español en nuestra Liga. Pero la línea de ataque de Fernando Hierro es toda ella celeste, pues no hay que olvidar que en su día Diego Costa y Rodrigo Moreno pertenecieron al club, el último desde las categorías inferiores. Otro tercer brasileño, primo del anterior, es Thiago Alcántara, quien no jugó para el Celta pero sí su hermano Rafinha, con quien se crió en Vigo. Ello es debido a la etapa en la que Mazinho jugó en el Celta, padre de ambos y por tanto también familiar de Rodrigo.
Incluso en el Celta jugó ese campeón del mundo llamado David Silva, que en periodo de cesión comenzó a convertirse en uno de los mejores jugadores del país como celeste.
También el cuerpo técnico cuenta con miembros ex-célticos, pues otro que vivió la etapa más brillante del R.C. Celta fue Albert Celades, ayudante del cesado Julen Lopetegui que a punto estuvo de coger las riendas del equipo nacional. Ahora es cuando recuerdo a Genaro Borrás, quien ejerció muchos años como médico de la selección y que a día de hoy descansa en paz. España pudo contar incluso con doctor celeste, pero Juan José García Cota ya no trabaja en la enfermería roja, habiendo sido también campeón del Mundo en Sudáfrica 2010. Por si fuera poco, hasta la vestimenta luce un tímido tono celeste, y así es como juega la escuadra española cuando coincide con en color con su oponente.

Ahora vamos con la selección danesa, que también tiene detalles célticos. Una de sus principales estrellas es el atacante Pione Sisto, quien actualmente juega en el club olívico con otros dos daneses. Wass cayó de la lista de Hareide a última hora y Andrew Hjulsager todavía se halla en las secciones menores. Otro conocido de la plantilla escandinava es Krohn-Dehli.
Seguimos por el norte de Europa para no olvidarnos del queridísimo John Guidetti, uno de los más destacados de la selección sueca que hasta hace unos días pertenecía al R.C. Celta. Mañana mismo podría tener minutos ante Corea del Sur.

Y ya que menciono a Corea, no quiero olvidarme de Park Chu-Young, quien ni siquiera entró en los planes de su entrenador para viajar a Rusia, y al que recordaremos de celeste en la reaparición del equipo en la máxima categoría. Esa pudo ser nuestra representación oriental.

En México también tenemos algo que mostrar, ya que no hay que olvidar que Carlos Vela perteneció a la entidad celtiña en su día, incluso pudo formar parte del equipo la gran estrella de la selección. Hirving Lozano estuvo a punto de fichar por el Celta, pero la cosa no prosperó.
Otro mejicano y muy actual es Néstor Araújo, que hace unos días fue presentado como nuevo refuerzo céltico, algo que fue posible por su lesión de rodilla, la que le ha impedido acudir al Mundial. No obstante, Araújo es un fijo del combinado centroamericano.

Bajamos un poquito más, al sur de América. Allí está otro de nuestros grandes goleadores, a la sombra de los Luis Suárez y Edinson Cavani. Maxi Gómez hizo tan buena temporada con el Celta que fue tenido en cuenta por el seleccionador Washington Tabárez.

Es una lástima que en el equipo serbio no podamos ver a Nemanja Radoja. El equipo balcánico cuenta con muy buenos futbolistas que redujeron las opciones de ver al serbio del Celta en la Copa del Mundo.
Tampoco veremos a Théo Bongonda con Bélgica, y eso que este año hizo una buena campaña con el Zulte Waregem, donde estuvo cedido por el equipo gallego. También fue Roncaglia internacional por Argentina, pero con él no quiso contar Jorge Sampaoli.

La línea de ataque española cuenta con cuatro efectivos de pasado y presente celeste, entre ellos Iago Aspas.

- Aún pudo ser más celeste Rusia si hubieran logrado la clasificación Chile, Eslovaquia o Turquía, donde el Celta aporta jugadores como el Tucu Hernánedez, Lobotka, Mazáň, Yokuşlu y Emre Mor. También contamos en plantilla con jugadores que antaño o actualmente han sido internacionales, como es el caso de los Jonny Otto, Iván Villar, Rubén Blanco, Sergi Gómez, David Costas, Brais y Borja Fernández. Como veis, hay mucho nivel en la plantilla actual del Celta.

En lo que sí que no podemos aportar "célticamente" es en la dirección técnica. A punto estuvo de ser seleccionador de España Albert Celades, pero fue Fernando Hierro quien sustituyó a Lopetegui en el banquillo español. Bueno, a lo mejor vemos un día a Eduardo Berizzo o Antonio Mohamed como seleccionadores argentinos, o incluso a Luis Enrique con la selección española.

sábado, 16 de junio de 2018

Dejan Drazic: La promesa serbia que acabó en el filial.







- Dejan Dražić
- Nacido en Vladimirovac (Serbia), el 26 de septiembre de 1995
- Extremo izquierdo
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Real Valladolid \ OFK Beograd \ Slovan Bratislava \ R.C. Celta B.






- Joven, prometedor, talentoso e internacional por Serbia, pero acabó sacrificando su carrera para jugar en el filial del R.C. Celta tras conocer la Primera División. Pocos futbolistas que han vivido en una nube son capaces de aceptar tales condiciones en su contrato, pero Drazic, un serbio de la ciudad de Vladimirovac lo hizo por el Celta.

Al menos puede decir que ha marcado un gol en la Copa del Rey, así como también ha dejado detalles técnicos de calidad en sus escasas apariciones con el primer equipo celeste. El resto de su estancia en España la completó jugando en Segunda con el Valladolid o en la categoría de bronce con el Celta B.
Nadie puede reprocharle su fiel compromiso con el Celta. Nadie puede echarle en cara que no haya intentado triunfar en una liga tan exigente como la española. Desde luego, este jugador de perfil atacante lo intentó por todos los medios.

- Su talento fue descubierto en la joven liga serbia, así como en las secciones inferiores de la selección nacional serbia, en las que consiguió que muchos clubes extranjeros se fijasen en su progresión. Simpático, presumido, sociable y querido en el vestuario, Dejan cumplía con todos esos requisitos para ser un jugador con gran futuro en el fútbol europeo, pero llegó a un Celta en pleno crecimiento en el que apenas tendría posibilidades.
Juega como extremo izquierdo, delantero posicional, de nueve e incluso se le ha visto como mediapunta. En todas esas posiciones supo destacar desde muy joven hasta figurar como una de las más firmes promesas del fútbol balcánico. Técnico, rápido, goleador y muy explosivo, este atacante pronto sorprendería en su país natal jugando para el OFK de Belgrado, con el que debutaría tras realizar una trabajosa formación en destacadas canteras del fútbol serbio.
Pasó por la prestigiosa cantera del Partizan, ese histórico club que tantos y tantos talentos ha aportado al balompié. Tras dos años en el Teleoptik, el joven de Vladimirovac retornaría a Belgrado para concluir con su etapa formativa, aunque no sería con el Partizan con el que se estrenaría en la élite del fútbol serbio.

Fue con el OFK de Belgrado con el que Drazic se dio a conocer en la liga serbia, debutando en la máxima categoría tras haber pasado unas pruebas con el Rubin de Kazan ruso. El 21 de septiembre de 2013 jugaría el primer partido de muchos en las filas de la escuadra belgradense.

Durante dos campañas su crecimiento fue tan evidente que muchos clubes de ligas destacadas empezarían a preguntar por ese joven serbio con un peculiar peinado similar al de un caballo. Desde la directiva de OFK ya eran conscientes de que perderían a la perla serbia, que había participado en 52 partidos de liga en los que sumó nueve goles.
El director deportivo Miguel Ángel Torrecilla sorprendería a la directiva céltica con su descubrimiento. Los goles y la calidad del atacante habían entusiasmado al cazatalentos, que no dudaría en proponer su fichaje al presidente Carlos Mouriño.

De esta manera, Drazic se presentó en Vigo en agosto de 2015, ilusionado, sonriente como siempre. Se incorporaría a un Celta muy crecido en el que compartiría vestuario con su compatriota Nemanja Radoja, quien le facilitaría la vida en Vigo.

Drazic celebra su único gol con el R.C. Celta.
- Lo cierto es que no tendría fácil hacerse con un hueco en la titularidad. Hombres como Nolito o el belga Bongonda no se lo pondrían nada fácil, aunque el serbio peleaba en cada entrenamiento haciéndole ver al técnico Eduardo Berizzo que también era versátil y por tanto capaz de jugar hasta por la derecha si fuera preciso.
Su primera prueba sería en un partido de la Liga Española, el 26 de septiembre de 2015, en Ipurúa. El Celta se las veía con un modesto Éibar que cedería un empate a uno en su feudo. Berizzo metería a Drazic en el campo para tratar de revolucionar un partido que hasta entonces iba con ventaja para los vascos. El joven balcánico mostró su descaro y dejó detalles de gran calidad, y su compañero Iago Aspas hizo el tanto que daba un punto a los celestes.
Sus ganas por hacerse con la titularidad le permitieron jugar algún que otro partido más, pero la competencia por las dos bandas no le permitirían sumar muchos minutos. Quitando un partido frente al Rayo en el que salió de titular, el resto de sus apariciones fueron como revulsivo, llegando a participar durante el curso 2015\16 en seis partidos de Liga.

Ganó más opciones en los partidos de Copa, competición en la que el Celta llegaría a las semifinales cayendo eliminados ante el Sevilla. Drazic hizo un gol en esa competición, el único que hizo con el primer equipo para ayudar en una victoria por 2-0 ante el Cádiz.

Para el equipo fue un año espectacular en el que acabó premiado con la clasificación para disputar la Europa League, pero Dejan no tendría sitio en la plantilla, y tras participar en la pretemporada, el club reveló a los medios que se iría cedido al Valladolid.
En el club de Pisuerga coincidiría con un viejo conocido de Balaídos, el entrenador Paco Herrera. No obstante, Drazic tampoco le convencería al técnico catalán, que durante aquel ejercicio 2016\17 solamente le daría la opción de participar en trece partidos de la Segunda División.

Al año siguiente llegó Juan Carlos Unzué al banquillo y aún se reducirían más sus opciones para quedarse en el Celta. Bueno sí, se quedo en la entidad celeste, pero para aceptar la propuesta de bajar al equipo filial, algo que el serbio aceptó encantado y sin poner ninguna pega. Ese detalle cayó muy bien entre la afición viguesa, mientras que Drazic tendría que empezar casi de cero para ganar oportunidades con el primer equipo.

Como jugador del Celta, Dejan Drazic participó en 6 partidos de Liga, 4 de Copa e hizo un gol. 

- La actitud del delantero balcánico no cambiaría en absoluto. Siguió siendo ese simpático y risueño amante de las redes sociales que en los terrenos de juego se vestía de profesional. Eso mismo demostró con el Celta B, con el que tuvo un excelente papel durante la campaña 2017\18, ayudando al filial en todo lo posible y compitiendo a gran nivel hasta meter al equipo en la fase de ascenso para subir a Segunda División.

Finalmente no hubo suerte. El Celta B estuvo espectacular pero injustamente no alcanzaría el anhelado ascenso a la categoría de plata. Drazic no tuvo ni la más mínima posibilidad de regresar al primer equipo, y con la llegada de Antonio Mohamed al banquillo, su futuro como celeste pendía ya de un hilo.
Y así ocurrió, los medios adelantaron su fichaje por el Slovan Bratislava, con el que conocerá la competición eslovaca la siguiente temporada. Drazic ha dejado buen recuerdo en Vigo por su profesionalidad, habiendo hecho unos números globales de diez partidos y un gol.

jueves, 14 de junio de 2018

Samu Araújo: Una marcha decepcionante para un proyecto de futuro.







- Samuel Araújo Fernández
- Nacido en Vigo (Pontevedra), el 9 de octubre de 1995
- Lateral izquierdo
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ R.C. Celta B \ F.C. Barcelona B.





- El Celta contaba con él en un futuro muy próximo y se tenían puestas muchas esperanzas en un jugador que llegó a debutar oficialmente con el equipo de mayores. Formar parte de la cantera del Barcelona pudo más que terminar su formación con el R.C. Celta, y eso generó malestar en una ciudad que le vio nacer un 9 de octubre de 1995.

Samuel Araújo es uno de los muchos canteranos que en estos últimos años ha saboreado las dulces mieles del balompié profesional. Se ha codeado con grandes profesionales y ha brillado jugando para el equipo filial, en el que ha coincidido con otras jóvenes promesas como Rubén Blanco, David Goldar, Borja Iglesias y Santi Mina, entre muchos otros.
Al igual que todos los nombres que anteriormente cito, el suyo también formará parte en la historia del R.C. Celta de Vigo tras haber debutado oficialmente en un partido de Copa ante el Athletic, además de haber realizado varias pretemporadas.

- Pueden pasar muchos laterales por un equipo profesional, pero nadie debe perder la esperanza de hacerse con un hueco en la plantilla, y Samu tenía a Jonny Otto como mejor ejemplo, un chaval que es titular indiscutible en la escuadra celeste.
Al igual que Jonny, este lateral zurdo empezó desde niño a jugar en las secciones menores del Celta. Es un defensa con casta, muy bravo, rápido e incansable. También puede rendir en la posición de defensa central, lo que le convierte en un gran comodín para cualquier entrenador.
Fue ascendido al equipo filial celeste por el técnico David De Dios, quien le daría la oportunidad de debutar en Segunda B el 27 de octubre de 2013 en Barreiro, ante el Logroñés. Durante aquel curso cumpliría con esporádicas apariciones e incluso sería incluido por Luis Enrique en el primer equipo para realizar la pretemporada con los mayores.
Aún tenía dieciocho años cuando empezaría a convivir con jugadores de la talla de Nolito, Krohn Dehli, Orellana y otros hombres destacados de un Celta que sorprendería en sus siguientes años en la categoría máxima del fútbol español. Araújo concluyó el curso veraniego y gustó mucho en sus apariciones amistosas. Al año siguiente repetiría con Eduardo Berizzo en el banquillo, y finalizada esa experiencia, el canterano volvería a unirse al Celta B de cara al ejercicio 2014\15. fue precisamente el técnico argentino quien le haría debutar con el primer equipo de forma oficial durante esa misma campaña, en la que Samu se había convertido en uno de los fijos en las alineaciones del equipo menor.

En plena temporada 2014\15, Berizzo quiso recompensar al joven carrilero en una eliminatoria de Copa del Rey bastante complicada. Con el objeto de dosificar plantilla, el argentino le daría a Araújo la oportunidad de debutar como titular ante el Athletic de Bilbao.
No pudo ser mejor. En un estadio como el de San Mamés, el canterano formaría en defensa con Cabral, Sergi Gómez y Fontàs, el se haría cargo de cubrir el lateral izquierdo, por supuesto. El lateral vigués no decepcionaría.

De forma sorprendente, el Celta supo dominar un difícil encuentro en el que acabaría imponiéndose a domicilio por 0-2. Samu estuvo a la altura en el día de su estreno frenando el ataque de jugadores como Aduriz, Muniain e Iñaki Williams.

Muchos esperaron una nueva oportunidad para el joven defensor, pero ésta no llegaría, ni tan siquiera en Liga. El Celta no pasaría de aquella eliminatoria ante el conjunto vasco tras una derrota local por 2-4, pero completó una fantástica campaña, preludio de otra mucho mejor que estaba por venir.
Por su parte, Samu continuó jugando para el equipo filial, reafirmándose como uno de los canteranos con más futuro y con el que el club contaba para cubrir una plaza en el primer equipo en años posteriores.

Los de Berizzo hicieron una campaña 2015\16 espectacular, que acabó con una merecidísima clasificación para disputar la Europa League en la que Berizzo necesitaría una plantilla amplia para no forzar la máquina.

Araújo, que cada vez destacaba más en el Celta B, no había vuelto a disponer de oportunidades con el técnico argentino. El primer equipo afrontó tres duras competiciones e incluso se plantó en las semifinales de la Copa del rey y la Europa League, pero Araújo no contó con ningún minuto a lo largo de aquel curso 2016\17.

En mayo de 2017 se conoce la llegada de Juan Carlos Unzué al banquillo celeste, quien quiso prescindir de los servicios del lateral izquierdo Carles Planas, lo que abriría muchas posibilidades a Samu Araújo de cara a formar parte de la primera plantilla.
Pero en el mes de julio los medios nos sorprendieron con una noticia un tanto decepcionante: "Samu Araújo da plantón al Celta" -mostraban los diferentes medios de prensa. El joven alero aprovechó una cláusula de su contrato para incorporarse cedido un año al filial del F.C. Barcelona, del que ya no volvería nunca más.

Samu Araújo en el día de su estreno con el Celta de Vigo en la eliminatoria de Copa ante el Athletic.

- La noticia no sentó bien en Vigo, y mucho menos en el seno del club, que había mimado y formado a la joven perla celeste desde que era niño. De hecho, el Celta estuvo media temporada con la banda zurda incompleta, por lo que en el mercado de invierno tuvo que reforzarse con el eslovaco Robert Mazan.

Araújo jugó todo el curso para el equipo filial blaugrana, con el que compitió en muy pocos minutos de la categoría de plata española. El club actuó en consecuencia una vez finalizada la temporada 2017\18, y decidió no contar más con Samu por considerar inoportuna su marcha al Barcelona B, algo por lo que había insistido mucho el jugador.
De esta manera, el joven lateral cerró tristemente su capítulo como jugador del Celta, teniendo poco protagonismo en un equipo que bajó a Segunda B y dejando en el recuerdo su única aparición con el Celta en aquella eliminatoria de Copa.

miércoles, 13 de junio de 2018

Álvaro Lemos: un paso fugaz por la banda derecha.







- Álvaro Lemos Collazo
- Nacido en Santiago de Compostela (A Coruña), el 30 de marzo de 1993
- Lateral \ extremo derecho
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ U.D. Las Palmas \ C.D Lugo \ Deportivo de La Coruña \ S.D. Compostela \ Deportivo B \ R.C. Lens.





- Hay jugadores que pasan por el Celta y dejan una huella histórica en el club y los hay cuyo paso acaba siendo poco significativo, como fue el caso de Álvaro Lemos Collazo, un jugador de banda derecha vecino de Santiago de Compostela.
Al fin y al cabo cuenta que hayan vestido de celeste y que se dejen el alma en cada partido, y nadie puede reprocharle al compostelano su compromiso con la entidad viguesa, a la que representó con gran oficio durante su escaso tiempo en Vigo.

Su carrera se puede resumir con varios años luchando en el fútbol modesto, un debut en Primera División y su única experiencia en el extranjero jugando en la categoría de plata francesa con el Lens, donde estuvo cedido por el Celta durante su última campaña de contrato. A falta de minutos, el lateral regresaría a casa para volver a jugar en un Lugo de Segunda.

Lemos el día de su presentación.
- Su historia con el fútbol comienza en el sistema juvenil del SD Villestro, un modesto equipo santiagués en el que estuvo formándose hasta los doce años. Fue con esa misma edad cuando Lemos se trasladó a La Coruña para firmar por el Deportivo, club que por entonces destacaba entre los más grandes de la Liga Española y el que sirvió como inspiración para sus primeros pasos como jugador.
Álvaro concluiría su etapa formativa con el filial deportivista, siendo llamado por el técnico Fernando Vázquez para realizar la pretemporada con el primer equipo en el verano de 2013. Pero el zaguero no tendría fortuna en su especial llegada a la primera plantilla deportivista, pues en plena planificación estival se lesionaría de gravedad en el stage de Monforte (Lugo), una lesión que le tendría apartado de los terrenos de juego durante ocho largos meses.
Reaparecería en marzo de 2014 para completar la campaña con el Fabril, jugando varios partidos en la Tercera División española antes de desvincularse del club de Riazor. Lemos no volvería a contar para el entrenador del primer equipo, y eso propulsaría su cambio de aires, eso sí, sin alejarse demasiado de la ciudad herculina.
Lemos ficharía cedido por la SD Compostela en 2014. Ya conocido como un lateral defensivo diestro con mucha garra, coraje y muy vertical, el jugador se pondría a las órdenes de Iñaki Alonso. También se mostró desde joven como un jugador capaz de destacar como extremo e incluso interior, aunque fue en posiciones defensivas donde mayor rendimiento fue ofreciendo desde que abandonó la disciplina coruñesa.

Con el Compos debutaría en Segunda B el 20 de septiembre de 2009, en un partido frente al Logroñés en el que tuvo escasos minutos saliendo desde el banquillo. Poco a poco se fue ganando el sitio en el once titular , completando el curso 2014\15 con dieciséis partidos y un gol.

En 2015 termina su contrato con el Deportivo de La Coruña y aprovecha para fichar por el C.D. Lugo, equipo que hace escasos años había alcanzado el ascenso a la Segunda División y en la que Álvaro debutaría tras jugar su primer partido oficial en la Copa del Rey frente al Córdoba.
Al santiagués no le costaría hacerse con el puesto titular, siendo usado en ocasiones como lateral defensivo y otras más adelantado. Completó un fantástico año en el que jugó veintitrés partidos de liga con el conjunto lucense.

Fue considerado como uno de los carrileros con más proyección del momento en su debut en la categoría de plata española, y eso no pasaría desapercibido para muchos clubes, varios de ellos de la Primera División.

- Entre todos aquellos clubes se hallaba el Celta, que sondeó el mercado para encontrar un jugador que completase la plantilla cubriendo el flanco derecho. La versatilidad de Lemos gustó bastante a la directiva celtiña, que decidió hacerse con los servicios de Lemos para cubrir dos posiciones, la de lateral e interior. Principalmente vino para cubrir el flanco defensivo, aunque como alternativas, Berizzo contaba ya con Hugo Mallo y Jonny Otto, el último acomodado en el carril izquierdo.
De esta manera, a comienzos del mes de julio de 2016 se concreta la llegada del santiegués, que se comprometería con la entidad olívica por cinco años. Su fichaje no pareció entusiasmar mucho a la afición viguesa, consciente además de que se fichaba a un jugador que antaño había representado al eterno rival. Lemos supo despejar aquella extraña antipatía con su serio compromiso como jugador céltico, y empezó a trabajar duro para ganarse la confianza de Eduardo Berizzo, quien iba a necesitar de la colaboración de su nuevo fichaje para afrontar tres competiciones como la Liga, la Copa y la Europa League, cuyo pase se había obtenido en la anterior campaña tras un exitoso trabajo de toda la plantilla. Lemos empezaría a sorprender en sus primeras apariciones durante la pretemporada, preparado ya para su anhelado estreno en la máxima categoría española.

Pero antes de su debut en Primera llegaría su primer partido como céltico en la Europa League. Álvaro fue alineado de inicio para enfrentarse al Standard belga el 15 de septiembre de 2016, partido que el Celta empató a uno en Lieja.

Tras otros dos partidos europeos ante el Ajax y otra titularidad en Copa contra el Valencia, Lemos tendría sus primeros minutos en la Liga Española, con un debut que seguramente nunca olvidará, pues mejor no pudo ser.
Salió en el once inicial en el partido celebrado en Butarque ante el Leganés, el 28 de enero de 2017. Berizzo quiso dosificar la plantilla y contó con el alero para sacar tres puntos de Leganés. Lemos abrió la victoria del conjunto celeste con un zurdazo que se coló por la meta de Iago Herrerín con la ayuda del poste. El Celta vencería por 0-2 mientras continuaba vivo en las tres competiciones.

Lemos ayudó como buenamente pudo para que el equipo alcanzase dos semifinales en Copa y Europa League, aunque en Liga no hubo mucho más que destacar, competición en la que el defensa gallego tuvo cinco apariciones.

Con el Celta, Álvaro Lemos jugó cinco partidos de Liga en los que anotó un gol ante el Leganés. 

- Al año siguiente se fue Berizzo y al banquillo de Balaídos llegaría Juan Carlos Unzué, quien no contaría con sus servicios de cara a la campaña 2017\18. Por esa razón se iría cedido a Francia para jugar en el Lens, con el que apenas tuvo protagonismo en la categoría de plata gala.

Álvaro Lemos volvería a España en el mercado invernal, aunque no sería para vestir de celeste otra vez, sino para jugar prestado en el Lugo, con el que acabaría el curso participando en ocho partidos de la segunda española.
En esa misma competición seguirá jugando el carrilero, que el 12 de junio sería contratado por la U.D. Las Palmas, recién descendido de la categoría máxima y con el que firmó en libertad un contrato de tres años. Sus números con el Celta son de tres partidos en la Europa League, uno de Copa y cinco de Liga en los que anotó un gol como céltico.

sábado, 26 de mayo de 2018

Unzué: La temporada de la desilusión.







- Juan Carlos Unzué Labiano
- Nacido en Pamplona (Navarra), el 22 de abril de 1967
- Temporadas en el Celta : 2017\18 ( 1 )
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Numancia \ Racing de Santander.





- Pocas veces se verá unanimidad en cuanto al descontento de los aficionados con un entrenador, y eso es lo que le ocurrió a Juan Carlos Unzué en su retorno al Celta. Durante el curso 2013\14 ejerció como segundo técnico, por detrás de su compañero Luis Enrique, pero tres años después decidiría seguir un camino en solitario que no acabaría muy bien.

Hombre de aspecto bondadoso, social, de los que dan la cara, pero fiel a un estilo de juego que no prosperaría en el Celta, Unzué acabaría haciendo muchos enemigos en el vestuario, y eso lo captaría una afición tan cercana como la de Balaídos.
Llegó sonriente y se marchó de Vigo con una sonrisa que parecía esconder pena por no haber sacado adelante un proyecto que parecía más fácil de lo que era, más que nada por su pasado como segundo entrenador celeste.

J.C. Unzué en su presentación con el Celta.
- Todos conocimos su etapa como jugador. Entre las décadas de los ochenta, noventa y parte del nuevo milenio, el pamplonica jugó como portero defendiendo los intereses del clubes como el Barcelona, Sevilla, Osasuna, Oviedo y Tenerife. En 2003 se retiraría, pero no se alejaría mucho del aroma de la hierba de los campos de juego, puesto que empezaría una nueva etapa como técnico.
Primero estuvo ejerciendo como entrenador de porteros en el Barça de Frank Rijkaard, así como también trabajó para Guardiola en su etapa como entrenador del equipo culé. Posteriormente tendría experiencias en solitario dirigiendo a equipos como el Numancia o el Racing de Santander.
Cuando Luis Enrique aceptó el reto de dirigir al Celta a partir de 2013, el asturiano quiso contar en el cuerpo técnico con un hombre de confianza. Ese no fue otro que Juan Carlos Unzué, quien ejercería de segundo entrenador en una campaña en la que el equipo vigués se salvaría holgadamente. Objetivo marcado por el club cumplido con éxito.
Luis Enrique sería tentado por el F.C. Barcelona y abandonaría la entidad celeste a sabiendas de que aún le restaba un año de contrato con el club. Ambas partes llegarían a un acuerdo y el técnico asturiano cogería sus bártulos para hacerse cargo de uno de los mejores clubes del mundo, y en su dificultoso camino le acompañaría su inseparable amigo Juan Carlos.

Ambos técnicos saborearían las mieles de entrenar a un Barça muy competitivo, con el que empezaron bien para acabar pidiendo la hora. Lucho anuncia su adiós antes de concluir su campaña en el equipo del Camp Nou y Unzué se quedaría en el paro.

Por su parte, el Celta venía de hacer una campaña histórica con Eduardo Berizzo como entrenador. Aquella apisonadora celeste con juego, imaginación, brío y muchas ganas de comerse el mundo, llegaría a rozar dos finales en su largo camino por la Copa del Rey y la Europa League.
La afición viguesa nunca había vivido algo parecido, ya que era la primera vez que su equipo alcanzaba dos semifinales en un mismo año, y encima con buen fútbol. El "Toto" se marcharía de Vigo y dejaría el listón demasiado alto.

El testigo lo recogería Juan Carlos Unzué, anunciándose su llegada a finales de mayo de 2017. No sería un reto sencillo para el navarro, que emprendería su primera aventura como primer entrenador en un equipo de la categoría de oro española.

- El nuevo técnico celtiña cogería sus herramientas de trabajo para emular a su amigo Luis Enrique, sin subirse eso si, a ningún andamio durante los entrenamientos.
Lo curioso es que el navarro contó con una plantilla más completa que la que tuvo Berizzo. Hubo pocas salidas y encima se trajeron varios refuerzos que subieron el nivel de la plantilla considerablemente. El atacante Maxi Gómez y el mediocampista Stanislav Lobotka se adaptarían de tal manera que formarían como titulares desde el principio.
Por si fuera poco, el equipo contaría con un refuerzo de lujo con la llegada del turco Emre Mor, con el que Unzué tendría sus más y sus menos a lo largo del curso, aunque no sería el único.
Arrancó la temporada y a la escuadra viguesa se le notaba ese cambio de esquema. Mucho balón atrás, mesura en el ataque y jugadores cambiados de posición constantemente. Todo aquello traería problemas a lo largo de la temporada, que según iba avanzando, el Celta parecía desinflarse, por lo que a Unzué le tocaría corregir ciertos aspectos. Como no contaba con el sueco Guidetti, incorporó a la plantilla al argentino Lucas Boyé, un fichaje inservible que haría echar de menos al delantero escandinavo. No obstante, el entrenador parecía confiar en él, pues siempre le daba minutos e incluso dos titularidades.

Los problemas se multiplicaban, pues además de la marcha de Guidetti, el equipo no convencía con su juego, y eso que el Celta contó con una de las mejores delanteras de la Liga. Entre Iago Aspas y Maxi hicieron cuarenta goles.

Unzué no supo sacar provecho de ello. Tenía una buena plantilla, pero acabó marginando a aquellos jugadores que tanto entusiasmaban en Balaídos. Hombres como el "Tucu" Hernández o Emre Mor, no contaron con muchas oportunidades, algo que con el segundo le aportaría más de un dolor de cabeza al técnico de Pamplona.
Fontàs fue otro de los grandes marginados, y eso que en la zaga del equipo hubo constantes bailes que indignó una y otra vez a la afición de Balaídos. Por su parte, Juan Carlos declaró que sería fiel a su estilo y que jamás cambiaría de esquema.

Y se veía venir, pues la temporada acabaría como el rosario de la aurora. Lejos de clasificarse para los pu estos europeos, el equipo ofreció una penosa imagen a partir de abril, y la directiva ya tenía claro que Unzué no seguiría en Vigo. El equipo pudo de dedicarle a su afición una última victoria ante el Levante (4-2).

Juan Carlos Unzué dando instrucciones a Iago Aspas, su mejor delantero y quien llegó a marcar 22 goles.

- No hubo llantos, no hubo emoción. El rostro de Unzué reflejaba una sonrisa como siempre. Esa expresión fue incomprendida por la afición, aunque en determinados momentos es comprensible. No se puede esbozar una sonrisa cuando tu equipo es humillado en Copa contra el Barcelona, y no puede permitirse una sonrisa cuando a tu equipo le caen seis en el Santiago Bernabéu. Sin embargo, Unzué no borro ese gesto ni en su último día de trabajo.

Tras esa decepcionante campaña, Juan Carlos cogió sus cosas, su cuerpo técnico y también se llevó a su hijo Aitor, quien había trabajado para él en el famoso andamio que usaba Luis Enrique. Éste corregía posiciones en los entrenamientos filmando con una cámara desde la estructura férrea.
Cierto es que los jugadores le hicieron la cama, o eso le pareció a gran parte de los seguidores celestes. Tampoco debemos recordar al navarro como alguien perjudicial para la salud del club. Simplemente debemos pensar que el Celta le venía muy grande, sobre todo en una temporada en la que contó con muy buenos futbolistas. Si antes el listón estaba alto, ahora estará demasiado bajo para Antonio Mohamed, nuevo técnico del R.C. Celta.