Mostrando entradas con la etiqueta Turquía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Turquía. Mostrar todas las entradas

viernes, 27 de agosto de 2021

Emre Mor: Talento, videojuegos y decepción.





- Emre Mor
- Nacido en Brønshøj - Copenhague (Dinamarca), el 24 de julio de 1997
- Extremo derecho \ izquierdo
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Borussia Dortmund \ F.C. Nordsjælland \ Galatasaray SK \ Olympiacos \ Fatih Karagümrük.





- Seguramente, sea la marcha más celebrada por el celtismo en la historia de nuestro club. Emre Mor ha sido esa estrella que no quiso triunfar en Vigo, un jugador de grandes maneras que demostró mucha más destreza con los videojuegos que sobre el verde.
Instaló su propio trono, se mostró muy activo en las redes sociales y pasó cuatro años en el Celta casi de vacaciones. Sus números lo dicen todo, ya que en sus años por la Liga Española hizo unos pobres números de un gol en 44 partidos.

Ha conocido la Bundesliga con el Borussia Dortmund, donde dejó muy buenas sensaciones antes de aterrizar en la Liga Española. Ha jugado cedido por el Celta en equipos como el Galatasaray y Olympiacos. Ahora, en su última cesión con el Fatih Karagümrük, Mor quedará desvinculado por siempre del R.C. Celta de Vigo.

- Pese a que nació en una localidad de Copenhague llamada Brønshøj (Dinamarca), el 24 de julio de 1997, Emre Mor decidió representar a la selección de sus ancestros, con la que ya lleva quince partidos y un gol pese a ser muy joven.
Lo cierto es que este chaval tiene mucha calidad, pero su cabeza debe amueblarse correctamente para que pueda ofrecer lo que posee. Aún tiene veintitrés años, pero es un jugador con mucha clase que parece que esta temporada trata de lucirla, o al menos eso ha demostrado por ahora.
Juega como extremo derecho, aunque no representa ningún problema si se le ubica por la izquierda. Es tan versátil que a veces ha jugado como segundo delantero, mediapunta e incluso podría rendir como interior. Tiene regate, pase, gol y condiciones para llegar lejos, y cuando luce todas estas cualidades, Mor es un jugador difícil de frenar.
Comenzó a jugar en su ciudad para el Brønshøj BK, de donde pasó al Lyngby y, ya en 2015 al Nordsjælland. En este club que ha pulido talentos que llegaron a la ciudad de Vigo como Stanislav LobotkaMathias Jensen o Pione Sisto, Emre empezaría a destacar de tal forma que no tardaría en debutar como profesional. El 28 de noviembre de 2015 jugaría su primer partido ante el Randers en la Superliga danesa. Teniendo unos minutos entrando desde el banquillo, el turco-danés nada podría hacer para remontar la definitiva derrota de su equipo como local (0-1).

En su corta etapa con el Nordsjælland haría 2 tantos en 13 partidos. Si anteriormente ya contaba con ofertas de buenos equipos, más se sumarían a la puja cuando se dio por finalizada la temporada 2015\16.

Sin haber cumplido los diecinueve años, Mor ya era uno de los futbolistas más prometedores del planeta, consiguiendo salir a una liga tan importante como la Bundesliga, pues el Borussia Dortmund se haría con los servicios del internacional, por entonces danés, el 7 de junio de 2016.
El joven atacante se pondría a las órdenes de Thomas Tuchel para debutar en la liga alemana el 17 de septiembre de 2016, en un partido en el que se estrenaría como goleador frente a un Darmstadt humillado sin piedad (6-0).

Mor, un gran fiasco en el Celta.
- Entonces se empezarían a ver las maneras de un gran Emre Mor que contaría para el entrenador en once ocasiones más, cinco de ellas como titular. Cuando el jugador se preparaba para otra temporada, muchas serían las ofertas que llegarían a Dortmund.
Por mediación de la página oficial del Real Club Celta, el club anunciaría la contratación de la promesa turca el 29 de agosto de 2017, que se incorporaría a la disciplina celeste por un valor de trece millones de euros.
Eran muchos los que se frotaban las manos pensando en una sociedad entre Iago Aspas y el turco, dos jugadores de gran calidad pero con diferentes mentalidades a nivel competitivo. Mor tendría sus primeros minutos con Juan Carlos Unzué el 10 de septiembre de 2017, en una victoria ante el Alavés por 1-0.
No contaría mucho con la confianza del entrenador, aunque en sus primeros pasos por el fútbol español trató de convencer a Unzué, marcando su primer gol ante Las Palmas en la octava jornada, colaborando en una vistosa victoria a domicilio por 2-5.
En su primer año de celeste participaría en 23 encuentros de Liga y cuatro de Copa, pero el atacante acabaría decepcionando tanto como el equipo en general. Sus constantes cambios de carácter y el mal comportamiento con el club, causaría que los siguientes técnicos del Celta terminasen por prescindir de sus servicios, yéndose cedido al Galatasaray de cara a la campaña 2019\20.

En el país de sus ancestros empezaría con fuerza, pero acabaría bajando el nivel como haría en su siguiente club, el Olympiacos. El club heleno acabaría devolviendo al jugador, que una vez más se mostraría indisciplinado.
De cara a la temporada 2020\21, el club vigués comunica que cuenta con el jugador por haber mostrado un cambio en su personalidad. En el momento demostraba otra actitud, coincidiendo en plantilla con su compañero de selección Okay Yokuslu.

Mor volvería a ilusionar a parte del celtismo, aunque nuevamente decepcionaría a todos. Cierto es que su actitud parecía otra, contando para Óscar García Junyent de cara a una nueva campaña en la que empezaría a tener minutos.

El extremo turco disputaría los primeros partidos de la campaña, siendo titular en las primeras fechas del campeonato, hasta que una lesión le apartó del equipo durante unos días. Y una vez más, Mor empezaría a mostrar unas maneras que irritó al aficionado vigués, pasando el resto del curso rehabilitándose lejos de las instalaciones del club, una rehabilitación un tanto injustificada. 

Emre Mor disputó 44 partidos con la elástica celeste en sus cinco años de contrato.


- Incluso engañó a Eduardo Coudet, ese entrenador que vino a dar un brillante cambio al equipo, al que casi clasificó para competiciones europeas. El argentino le concedió dos titularidades, pero Emre Mor nunca dejó de ser el mismo que defraudó por Balaídos. 
No habría mucha historia más que contar sobre ese talento turco que jamás quiso triunfar por Vigo. La temporada 2020\21 tocaría a su fin, y Mor no había disputado más que un partido de la segunda vuelta del calendario. Al club no le quedaría otra que buscar soluciones para al fin deshacerse del gran fiasco de la historia.

Una vez más, Emre sería puesto en el mercado para evitar su elevada ficha. La directiva de Carlos Mouriño encontraría una buena solución en Turquía, pues el Karagümrük aceptaría una cesión hasta final de la temporada 2021\22, que es cuando vence el contrato del jugador con el Celta, desvinculado ya por siempre de la entidad olívica.