Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta España. Mostrar todas las entradas

miércoles, 29 de julio de 2020

Sergio Bermejo: Cerca del fútbol profesional.







- Sergio Bermejo Lillo
- Nacido en Madrid, el 17 de agosto de 1997
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ R.C. Celta B \ Getafe B \ C.D. Móstoles \ C.D.A. Navalcarnero.




- Si hay un jugador del filial que más cerca ha estado de lograr la profesionalidad -aparte del lorqueño Juan Hernández- ese es Sergio Bermejo Lillo. Este joven centrocampista ha formado en gran parte de las convocatorias del primer equipo del R.C. Celta e incluso ha llegado a debutar en la competición liguera y en Copa.

Ha contado con la confianza de Fran Escribá y Óscar García Junyent, los dos entrenadores que han llegado a conducir al primer equipo durante una pésima temporada en la que no se pudo arriesgar en demasía con los canteranos.
No obstante, las constantes rotaciones hicieron que este madrileño (17-8-1997) se estrenase en Primera División, una categoría en la que probablemente vuelva a jugar por las condiciones que presenta. Eso sí, ya está claro que en el Celta no jugará,... o al menos durante un tiempo. Tras una buena temporada con el filial y la experiencia de jugar en la élite, Sergio se ha desvinculado del club olívico.

Escribá le haría debutar con el primer equipo.
- Es producto de la cantera del Getafe, un equipo muy de moda y donde Bermejo nunca llegó a jugar en lo que a su sección absoluta se refiere. Pero ahí comienza su carrera deportiva, donde obtuvo formación para abrirse paso por la cantera hasta llegar al equipo filial.
Sergio es un jugador de medio campo, un fino volante que puede actuar por los dos carriles como extremos indistintamente. Tiene una zurda muy precisa y es un gran asistente, pero sobre todo anda muy bien de cara al gol, una faceta que bien supo explotar en el Celta B, especialmente cuando llegó al club celeste.
Pero antes jugaría para otro filial, el del Getafe. Con éste llegaría a conocer la Segunda División B, de la que el filial getafense descendió en 2016. En Tercera disputó bastantes partidos, contando que entre medias estuvo jugando cedido en el Móstoles dejando claras muestras de su calidad y desparpajo. Todos sus esfuerzos no servirían para debutar con el equipo profesional del Getafe, aunque al joven madrileño no le faltarían ofertas para seguir jugando a ese deporte que tanto le motiva. De esta manera, el 20 de junio de 2018, Sergio Bermejo se comprometería con el Club Deportivo Artístico de Navalcarnero, equipo por entonces de la categoría de bronce.

Con el Navalcarnero sumó un gran número de partidos en Segunda B, en la que firmó sus primeras dianas para llamar la atención de varios clubes que le hicieron seguimiento. El R.C. Celta de Vigo sería el que mejor se posicionó para lograr su fichaje, que contaría con los servicios del jugador antes de las Navidades de 2018.

Bermejo abandonaría el modesto equipo madrileño, que al final de aquel curso 2018\19 acabaría perdiendo la categoría. El 18 de diciembre de 2018, el centrocampista aceptaría un contrato de cuatro años que le vincularía a la entidad celeste, aunque en principio para formar parte de su equipo menor.
De esta manera, Sergio se pondría a las órdenes de Rubén Albés para firmar una magnífica campaña, en la que completó unos números de 36 partidos y 8 goles, 4 de ellos con el Celta B, al que rápidamente se había adaptado.

En poco tiempo se había ganado la admiración de los expertos técnicos celestes, lo que le llevaría a formar parte del primer equipo de cara a la pretemporada 2019\20. Fran Escribá le citó junto a otros canteranos para iniciar el stage veraniego en Portonovo.

Tras jugar varios amistosos, el madrileño se toparía de bruces con el fútbol profesional. Ya en el primer partido de la temporada (nada menos que contra el Real Madrid), el mediapunta entraría en su primera convocatoria oficial para ocupar el banquillo de Balaídos junto a los profesionales.

Finalmente no habría debut, aunque Bermejo no tendría que aguardar mucho para conseguir su ansiado estreno en Primera División. Diez jornadas después, Escribá incluiría al centrocampista en otra de sus convocatorias. El joven viajaría con la expedición celtiña a Sevilla para medirse al Betis en su feudo.
Y así llegó su debut. El 30 de octubre de 2019, Sergio contaría con varios minutos al entrar en el terreno de juego en lugar de Denis Suárez. Por desgracia, el resultado no acompañaría, ya que los andaluces romperían el empate a uno en el último minuto gracias a un oportuno tanto de Nabil Fekir.

Tras su debut en la categoría máxima, Sergio aún contaría con una nueva oportunidad por parte de Óscar García, quien por los malos resultados del equipo acabaría ocupando el banquillo de Balaídos. El técnico catalán le daría la oportunidad de jugar en la Copa del Rey.

Frente al humilde Peña Azagresa cumpliría como titular, completando todos los minutos de una "competición del K.O." que no daría lugar a sorpresas. El madrileño dejaría muy buenas sensaciones en su titularidad y el equipo se impondría por 0-2 en el Campo de deportes Miguel Sola (Calahorra), cancha que sirvió de escenario al no ser considerada como válida la del equipo rival.

Sergio Bermejo ofreció un gran rendimiento en el Celta B, lo que le llevaría a debutar con los mayores.

- Se acabarían las oportunidades para Sergio Bermejo, quien con el equipo filial seguiría destacando hasta marcar otro cuatro tantos en una temporada 2019\20 que quedaría paralizada a causa de la aparición del Coronavirus. La Segunda B no se volvería a reiniciar después de aquel 8 de marzo en el que el Celta B obtendría una valiosa victoria en casa (2-1) frente al San Sebastián de los Reyes.

En cuanto al equipo de mayores, el mediapunta seguiría entrando en las convocatorias asiduamente, pero ya no tendría opciones de volver a jugar. La delicada crisis deportiva del equipo impidió que Bermejo se despidiese a lo grande, ya que el Celta eludió los puestos de descenso en el último suspiro y sufriendo agónicamente.
Junto a las numerosas bajas que se dieron en el club una vez finalizada la campaña figuraría el nombre de Sergio Bermejo Lillo. Incomprensiblemente, y tras una gran temporada para el jugador, el club acabaría acordando su rescisión de contrato.

domingo, 26 de julio de 2020

Juan Ros: El gran descubrimiento de Los Nietos.







- Juan Antonio Ros Martínez
- Nacido en Cartagena (Murcia), el 15 de marzo de 1996
- Defensa
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ R.C. Celta B \ F.C. Barcelona B \ F.C. Cartagena \ E.F. Torrepacheco.




- Otra gran promesa del fútbol español que se desvinculó del R.C. Celta a comienzos de julio. Juan Antonio Ros Martínez no llegaría a debutar en competición oficial con el equipo profesional, aunque sí participó en el stage veraniego con Fran Escribá, e incluso llegó a disputar un partido amistoso con los profesionales del Celta.

Se despidió del club tras cuatro años figurando como una de las piezas fundamentales del conjunto filial, con el que además supero el centenar de partidos. Lástima que la mala situación del primer equipo en los últimos años le privó de contar con oportunidades para debutar de forma oficial.
Ros es un zaguero corpulento que además puede desempeñarse como centrocampista, aunque es en el eje central de la zaga donde más destaca. Posee buen manejo del balón, sobresaliente colocación y una gran dosis de seguridad que le permite cumplir a la perfección.

- Internacional con la selección española Sub-17, a Ros siempre se le vio como un jugador de brillante porvenir, y es por ello que muchos clubes de renombre se han llegado a interesar por él. Además de pasar por la cantera del Barça, clubes como el Atlético de Madrid, Espanyol y hasta el Liverpool se fijaron en el joven defensor.
Juan Antonio nació el 15 de marzo de 1996 en Cartagena, aunque se crió con sus padres en el pueblo pescador de Los Nietos. A los seis años iniciaría su formación deportiva jugando para Los Belones, donde sería entrenado por su propio padre. Posteriormente se iría al fútbol base del F.C. Cartagena, pasando por varias categorías hasta ingresar en la disciplina del modesto E.F. Torrepacheco, de donde retornaría al conjunto cartaginense.
Demostrando un especial talento, Ros llamaría la atención de muchos clubes poderosos a partir de 2013, pero sería el F.C. Barcelona el que acabaría haciendo con los derechos del joven zaguero, quien pasaría a formar parte de la cantera blaugrana coincidiendo en plantilla con jóvenes valores de La Masía como Sergi Samper, Gumbau, Moi Delgado o Carles Pérez. Inicialmente jugaría para el equipo juvenil de Jordi Vinyals, con el que conquistó el título de la División de Honor, además de la Liga Juvenil de la UEFA.

Al año siguiente pasaría al filial directo. A las órdenes de Gerard López Segú, el cartaginense cumplió con 28 apariciones e hizo un tanto en la Segunda División B, dejando buena muestra de su regularidad y talento, lo que despertaría la atención de otros tantos clubes.

El Celta se haría con los servicios de Juan Antonio Ros en el verano de 2016. El de Los Nietos iniciaría el curso con Alejandro Menéndez como amo del banquillo del Celta B, quien le daría sus primeros minutos antes de irse cedido.
En el filial celtiña se codeó con futuros talentos de la máxima competición, formando en zaga con Kevin Vázquez o Samuel Araújo, así como respaldó el buen fútbol de los Brais Méndez, Borja Iglesias y Pape Cheikh. En plantilla volvería a coincidir con su compañero blaugrana Robert Costa.

Volvería al equipo de su ciudad en mitad del curso 2016\17. El espigado central acabaría aquella temporada participando en cuatro partidos más de la categoría de bronce, retornando al Celta para entrenar para Rubén Albés.

Ros siguió haciendo un buen trabajo con el filial, acumulando un buen número de partidos y anotando su primer tanto de celeste en el derbi gallego ante el Fabril, que saldría dolorosamente derrotado de su estadio por 1-3.
Pero su mejor rendimiento lo ofreció durante la campaña 2018\19, en la que consiguió captar la atención del entrenador del primer equipo. Fran Escribá lograría la salvación para el Celta y tuvo continuidad de cara al ejercicio siguiente.

El técnico valenciano prepararía al equipo para afrontar la campaña con solidez, iniciando la pretemporada en el campo de Baltar (Portonovo). Junto a otras promesas del filial y equipo juvenil, Ros sería citado por Escribá para la preparación veraniega.

De esta manera llegaría el debut de Juan Ros con el equipo de mayores, afrontando el primer partido del stage ante el C.D. Lugo. El 20 de julio de 2019, el cartaginense iniciaría el partido en el banquillo esperando su oportunidad.
Saltó al campo en la segunda parte junto a compañeros como Dani Molina y Sergio Bermejo, así como con Iago Aspas y Santi Mina, entre otros. Precisamente éstos serían la clave para vencer a los lucenses por 3-0.

Juan Antonio Ros pudo disputar un partido amistoso con el primer equipo del R.C. Celta.

- El Celta de Escribá asumiría el resto de los partidos estivales sin que Ros volviese a contar con oportunidades. El jugador se uniría a la planificación del Celta B, que preparaba la pretemporada con Jacobo Montes de entrenador.
Completó la inacabada campaña 2019\20 superando los cien partidos como jugador celeste, permaneciendo inactivo durante el confinamiento de la crisis del Coronavirus y con la reanudación de la Primera y Segunda división.

Juan Ros participó en algún que otro ejercitamiento con la primera plantilla, pero se quedaría sin el debut oficial con un Celta que salvaría la categoría por los pelos. El primer día de julio de 2020 se comunicaría su baja del club olívico tras cuatro años sirviendo honestamente al filial y presumiendo de haber debutado en un amigable rodeado de profesionales.


sábado, 25 de julio de 2020

Dani Molina: Regalo de Unzué como despedida.







- Daniel Molina Orta
- Nacido en Huelva, el 14 de marzo de 1996
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ R.C. Celta B \ Recreativo de Huelva \ Atlético Onubense.




- Su debut con el primer equipo del Celta coincidió con la marcha del técnico Juan Carlos Unzué, quien le permitió estrenarse en Primera División. Aquello se pudo considerar como un buen regalo del técnico navarro.
Además del debut oficial, Daniel Molina Orta también contó para Fran Escribá en la pretemporada del curso 2019\20, el que quedaría marcado por la aparición de una pandemia mundial. En plena crisis del Coronavirus se sabría que el joven centrocampista dejaría de vestir los colores celestes.

Es considerado como una de las grandes promesas del fútbol andaluz, un muchacho con gran experiencia en la Segunda División B y algunos partidos que disputó en Segunda con el Recreativo de Huelva, el club de sus amores. Cuatro años duró su aventura por Vigo, cuatro campañas que dedicó a jugar para el filial del R.C. Celta.

- Molina nació el 14 de marzo de 1996 en Huelva. Desde muy joven destacó pasando por varias categorías del "Decano", hasta que empezó a contar para el primer equipo tras destacar en el filial. Sergi Barjuán sería el primero en contar con la perla onubense a partir del curso 2013\14, aunque sería José Luis Oltra quien le concedería sus primeros minutos en la categoría de plata española.
A sus diecisiete años, Dani afrontaría su primera titularidad con la escuadra albiazul en el Nuevo Colombino. Ante la visita del Real Zaragoza, el joven debutante demostraría parte de lo que muchos ya conocían en cuanto a su calidad, un rápido y técnico mediocentro de gran desparpajo que aquella tarde completaría un buen partido que acabaría con empate a cero.
Ya eran muchos los ojeadores que se habían fijado en él, y los del Celta entre ellos. Mientras, Molina continuó sumando apariciones con el "Recre", para el que disputaría catorce partidos de Liga y uno de la Copa del Rey, en el que precisamente se estrenaría como goleador en una victoria local frente a la Ponferradina (2-1).
Su primer año con los mayores no acabaría de la mejor forma, ya que el equipo andaluz acabaría descendiendo a Segunda B. Dani Molina seguiría cogiendo experiencia como profesional durante casi dos años, hasta que su venta se tornó necesaria debido a las dificultades económicas del Recreativo de Huelva.

Como ya he comentado, muchos eran los clubes interesados en la perla onubense, que casi a mediados de enero de 2017 pondría rumbo a Vigo para fichar por el Celta. El club vigués se llevaría al prometedor centrocampista para jugar en el equipo filial, aunque con miras a subirlo a la primera plantilla.

En el Celta B comenzó jugando a las órdenes de Alejandro Menéndez, quien le otorgó sus primeros minutos en una visita a Pasarón para medirse al Pontevedra. El jugador contaría con escasos minutos de una contundente goleada celeste por 0-4.
Ya en su segundo año con el filial, Dani cogería las riendas de la titularidad, completando una maravillosa campaña que acabaría con el Celta B en puestos de los play-offs de ascenso a Segunda División.

Molina se había ganado el derecho a ser tenido en cuenta por el cuerpo técnico del primer equipo, y Juan Carlos Unzué le concedería la oportunidad de codearse con los futbolistas profesionales, que en una discreta campaña se hallaban en una situación cómoda de la tabla.

En la última jornada del campeonato liguero, el 19 mayo de 2018, el medio onubense entraría en la convocatoria ante la visita del Levante a Balaídos. Entre unos jugadores ya casi de vacaciones, Molina hallaría la oportunidad de estrenarse en Primera División.
Unzué esperó hasta los minutos finales para regalarle al joven andaluz la inolvidable experiencia de competir entre los grandes. A falta de seis minutos, Dani ingresaría en el césped de Balaídos sustituyendo a Jozabed. Poco dio tiempo para apreciar la calidad del debutante y el partido terminaría con victoria por 4-2 para los gallegos.

No habrían más oportunidades para Dani, que durante dos campañas más seguiría siendo una pieza clave dentro del equipo filial. Los siguientes entrenadores que se sentaron en el banquillo de Balaídos no contarían con el onubense, y tampoco la situación deportiva del primer equipo ayudaría mucho.

Escribá salvaría los muebles en una nefasta campaña que acabó con el Celta salvado, y el técnico valenciano continuaría al mando del Celta de cara al curso 2019\20, preparando una pretemporada en la que incluyó varios jóvenes del filial. Como era de esperar, Molina formó parte de los integrantes de la plantilla.
Disputó varios partidos amistosos, pero su destino estaba en Segunda B, donde continuaría realizando un excelente papel con el equipo menor. En otra situación complicada para el Celta, el andaluz no volvería a contar para el entrenador.

Dani Molina realizó la pretemporada con el primer equipo, aunque nunca volvería a jugar para el mismo de forma oficial.

- Y llego el Coronavirus. La situación de alerta provocaría que todas las competiciones se paralizasen, incluso a nivel mundial. La categoría de bronce no se volvería a reanudar, quedando el Celta B fuera de los puestos de descenso para pensar ya en el curso siguiente.
Esto haría que Dani Molina no volviese a lucir la camiseta del Celta. Óscar García contaría con varios jugadores del filial para rotar en la reanudación de la liga, pero nunca le daría al joven centrocampista la oportunidad de volver a jugar en una Primera División en la que el Celta permaneció por los pelos una vez más.

Molina solamente jugó una vez en competición oficial con el primer equipo. Fue en aquella contundente victoria frente al Levante, en la que Unzué le regaló su estreno en la máxima categoría. A finales de junio de 2020 se supo que Dani ya no seguiría vinculado al Real Club Celta de Vigo.



jueves, 23 de julio de 2020

Jacobo González: Un estreno jamás soñado.







- Jacobo González Rodrigáñez
- Nacido en Madrid, el 25 de marzo de 1997
- Extremo derecho
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ R.C. Celta B \ ADA Alcorcón \ ADA Alcorcón B \ Rayo Majadahonda \ C.F. Villanovense \ Real Madrid.




- Acostumbrado a desempeñarse en otras funciones del campo, a Jacobo González Rodrigáñez le tocó la difícil papeleta de debutar en Primera División ante todo un F.C. Barcelona. Se amoldó a la posición de lateral izquierdo y cumplió con creces ante la necesidad de rotaciones debido a la carga de encuentros que tuvo que asumir el Celta a causa del parón por la Covid-19, y además logró dejar buen sabor de boca en un espectacular debut que acabó con resultado positivo.

Su relación con el R.C. Celta de Vigo duró dos años, dedicando gran parte de ellos a jugar en el filial, donde también demostró grandes cualidades. Con el equipo de mayores consiguió disputar dos encuentros de la máxima categoría, llegando a disputar un complicado final de Liga que, por suerte, tuvo final feliz para el celtismo.
El resto de su carrera ha transcurrido en equipos de nivel modesto, llegando a concursar dos partidos de Segunda División con el Alcorcón tras haber obtenido formación en las filas menores del Real Madrid, donde empieza su historia como futbolista.

- Nacido en la capital española el 25 de marzo de 1997, Jacobo suele actuar como extremo derecho por el flanco derecho, aunque ya nos ha demostrado que puede jugar perfectamente en varias posiciones. Es un chaval con casta, técnico, rápido y trabajador. Sabe realizar buenos pases, posee ese descaro de atacante desequilibrante y también hace goles.
Tras pasar por equipos modestos como el de Las Rozas y Boadilla, en 2012 ingresó en la cantera del Real Madrid a los doce años, considerado como una gran apuesta de futuro. En la cantera blanca permaneció cerca de siete temporadas, hasta que halló un hueco en el filial del ADA Alcorcón, para el que empezó a jugar en Tercera División.
Para el primer equipo amarillo llegaría a debutar en Segunda División, en la que jugaría un par de partidos antes de desvincularse del club para recalar en el Rayo Majadahonda. Con éste conocería la categoría de bronce, en la que competiría también con Villanovense hasta 2018, momento en el que abandonaría tierras extremeñas para poner rumbo a Vigo y así fichar por el Real Club Celta a mediados del mes de junio de 2018. Su llegada a la entidad celeste sería para entrar a formar parte del equipo filial, que por entonces afrontaría la campaña 2018\19 con Rubén Albés como director del banquillo.

Su primer año en el Celta B fue más bien discreto. Al lado de otros contrastados canteranos como el meta Iván Villar, Diego Pampín, Dennis Eckert o José Manuel Fontán, el mediocampista madrileño dejaría algún rastro de esa calidad que poco después luciría en la máxima categoría.

Disputó diecisiete partidos e hizo un gol para Albés, para iniciar el siguiente curso a las órdenes de su tocayo Jacobo Montes, con el que obtendría mayor protagonismo a lo largo del ejercicio 2019\20, una campaña que se vería interrumpida por la aparición del Coronavirus, que obligaría a paralizar todas las competiciones casi en su tramo final.
Habiendo jugado ya a las órdenes de Onésimo Sánchez, Jacobo quedaría inactivo con el Celta B en puestos de permanencia, pues tan solo se reanudarían las competiciones superiores una vez avanzado el mes de junio.

Jacobo González no se quedaría en blanco el resto de la temporada, ya que Óscar García Junyent acabaría necesitando canteranos disponibles para competir debido a la gran carga de partidos que debía afrontar el primer equipo.

Con un Celta amenazado por el descenso, el joven madrileño entraría en varias convocatorias del equipo profesional para compensar ciertas bajas y el cansancio acumulado de los jugadores del primer equipo. En la reanudación del campeonato, con el Villarreal como visitante, el centrocampista sería citado para afrontar un dificultoso duelo que terminaría en una derrota por la mínima de 0-1. Jacobo no dispondría de minutos en aquella jornada.

Pero el joven no tardaría en tener la gran ocasión de debutar en Primera División. Cuatro jornadas después de aquella derrota en Balaídos, el Celta volvería a recibir en su estadio a todo un Barça que se estaba jugando la Liga.
El 27 de junio de 2020 sería un día especial para Jacobo, que se vería beneficiado por las bajas de Hugo Mallo y Lucas Olaza para entrar por sorpresa en la titularidad. El técnico celtiña apostaría por él para cubrir una posición en la que no estaba acostumbrado a jugar, utilizándolo para correr por la banda izquierda como lateral defensivo. Sin duda fue todo un acierto del catalán.

El madrileño cumplió perfectamente ante el Barça de Quique Setién, al que incluso pudo ganar en el tramo final de un vibrante choque. Finalmente hubo empate a dos, y Jacobo González dejó constancia de su calidad, frescura y desparpajo. El joven incluso se atrevió con atrevidas incorporaciones atacantes. Cumplió a la perfección.

Aquella no sería su última aparición en Primera con el Celta, ya que aún serían necesarios servicios de cara a un final de campaña demasiado agónico. En la visita al RCDE Stadium, Jacobo contó con escasos minutos para celebrar la permanencia tras lograr un empate a cero ante un Espanyol ya descendido. Fue un final no apto para cardíacos, pero con el alivio de la permanencia y el honor de competir entre los grandes para un chaval como Jacobo González.

Jacobo González superando a Leo Messi en su debut con el Celta de Vigo ante el F.C. Barcelona.

- Sin haber completado la campaña 2019\20 con el filial -para el que llegó a disputar 26 partidos-, Jacobo pudo concursar en dos partidos con el equipo de mayores, con el que fue partícipe de una salvación que le asegura al Celta estar un año más en Primera División.
Sus siete dianas en Segunda B tuvieron el premio que todo joven futbolista ansía. Acostumbrado a lidiar con equipos de categorías más modestas, el centrocampista puede presumir de haber debutado en la llamada "Liga de las Estrellas" ante el Barcelona de los Leo Messi, Luis Suárez, Ivan Rakitic y Ter Stegen entre otros.

En estos días, y con el Celta ya salvado, se conocieron las primeras altas del club para la próxima campaña 2020\21, aunque también se conocieron algunas bajas. Jacobo González fue una de esas bajas, que dejará Vigo atrás después de dos años de esfuerzo que le permitieron debutar en la máxima categoría española.

miércoles, 10 de julio de 2019

Pastrana: una convocatoria por los pelos.







- Víctor Pastrana Carrasco
- Nacido en Guadalajara (Castilla La Mancha), el 27 de septiembre de 1996
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Extremadura \ AD Alcorcón \ SD Ponferradina \ Trival Valderas \ R.C. Celta B.




- Le faltó muy poco para sumar sus primeros minutos en Primera División cuando fue inicialmente convocado por el técnico Juan Carlos Unzué. No obstante, Víctor Pastrana Carrasco acabaría cayéndose de dicha convocatoria siendo reemplazado por su compañero del filial Dani Molina, quien sí lograría debutar de manera oficial para el Real Club Celta de Vigo.

Pese a quedarse con las ganas de conocer el alto nivel de la competición, este centrocampista de origen manchego sí se codearía con jugadores profesionales en diversas ocasiones. Además de disputar varios partidos amistosos a las órdenes del técnico navarro, al año siguiente se coló en la lista de canteranos que acompañarían a Antonio Mohamed en la pretemporada del curso 2018\19. El resto de su estancia en Vigo se limitó a defender los intereses del Celta B, donde cumplió a la perfección.

- Pastrana es un futbolista muy completo. Donde se siente más cómodo es jugando por la banda izquierda como extremo, aunque también puede desempeñarse como delantero, mediapunta e incluso como extremo diestro. Es un punta goleador, con muy buen golpeo del balón y que sabe filtrar muy buenos pases largos a sus compañeros.
Sus primeros pasos los dio en el Trival Valderas, un modesto equipo madrileño del que más tarde pasaría a formar parte de la Agrupación Deportiva Alcorcón. Ya en etapa juvenil, el extremo manchego demostraría muy buenas cualidades que le servirían para pasar al primer equipo en los comienzos del año 2015. El conjunto madrileño ya se hallaba en Segunda por entonces, categoría en la que Pastrana debutaría con apenas la mayoría de edad. Pepe Bordalás sería quien se fijaría en la calidad del joven guadalajareño, entrenador al que hoy en día conocemos muy bien por su magnífico trabajo con un Getafe de Champions. El 25 de Enero de 2015 logró debutar en Segunda División, en un choque ante el Albacete que terminó con derrota por 2-3 en el campo de Santo Domingo. A partir de entonces contaría con más minutos, dejando grandes detalles de su perfecto dominio del balón y ganas de comerse el mundo.

En el Alcorcón coincidió con otros ex-célticos como David RodríguezCarlos Bellvís, Natxo Insa e Ismael Falcón, jugadores que evidentemente cuentan con una gran experiencia en la categoría de plata. En ella compitió durante dos temporadas sumando un total de 34, en los que sin embargo no pudo establecer ningún gol. En su segundo año con la escuadra amarilla se le pudo apreciar una gran madurez, pero el interés de otros clubes hizo que el manchego acabase siendo cedido.

Entonces apareció la Ponferradina, equipo de la Segunda B durante el curso 2016\17. No tuvo gran protagonismo en su único año cedido en el conjunto de El Bierzo, con el que llegó a intervenir en veintiún encuentros de liga sin hallar el camino del gol. Aún así, Víctor dejaría muestras de su calidad que despertarían el interés de otros clubes, el Celta de Vigo entre otros.

- El Celta se haría con sus servicios para completar la plantilla de Rubén Albés, hombre que le daría cierta confianza para ganarse la titularidad. Pastrana no tardaría en estrenarse como goleador en la categoría, ayudando a que el filial celtiña se llevase una victoria de A Malata ante el Racing de Ferrol.
Tampoco tardaría en hacer su primer gol para el primer equipo, aunque nunca fuera en competición oficial. El 22 de marzo, el Celta de Unzué disputaría un partido amistoso -casi secreto- en Balaídos. El preparador navarro contaría con varios canteranos para probarlos junto a algunos miembros del primer equipo, y en esa lista se colaría el nombre de Víctor Pastrana. Éste sería autor de uno de los goleadores junto a Facundo Roncaglia, Pol Roigé y el argentino Lucas Boyé, quien firmaría dos dianas. El Coruxo, pobre rival ante el Celta, saldría goleado de Balaídos por 5-0, siendo Pastrana uno de los mejores jugadores del improvisado choque amistoso.

Unzué asombraría a muchos filtrando su nombre nuevamente, esta vez para un partido oficial que se celebraría en el Estadio de la Cerámica contra el Villarreal a finales del mes de abril de 2018. El nombre del joven centrocampista figuraría en la lista de convocados hasta última hora, momento en el que el entrenador optaría por citar a Dani Molina, compañero suyo en el Celta B. Finalmente, Víctor se quedaría sin debutar y el Celta saldría goleado de tierras mediterráneas por 1-4.

No habrían más oportunidades a lo largo del ejercicio 2017\18, en el que el primer equipo céltico desarrolló un papel bastante irregular. Por su parte, el extremo manchego dejaría muy buen sabor de boca en sus actuaciones con el equipo B, con el que acabaría participando en los play-offs de ascenso a la Segunda División. Habiéndose quedado a las puertas de su debut en la máxima categoría, Pastrana completó un buen año habiendo realizado dos tantos en 25 partidos.

En sus dos años de estancia en Vigo, Pastrana estuvo a punto de acudir a un partido de Primera con el Celta.

- De cara a la siguiente temporada, el punto guadalajareño entraría en los planes del nuevo entrenador Antonio Mohamed, quien echaría mano de Pastrana y Dennis Eckert para completar la pretemporada. Con el técnico argentino tendría la oportunidad de disfrutar de otro amistoso más frente al Córdoba, ya que en el resto de partidos veraniegos no dispondría de minutos. Aquella sería su última intervención con el primer equipo, ya que ni con Miguel Cardoso ni Escribá tendría opciones debido a la pésima campaña realizada por un Celta muy flojo. 

Pastrana siguió jugando para el Celta B, con el que cerró la campaña 2018\19 haciendo cinco tantos 36 partidos y ayudando a que el equipo eludiese el descenso a Tercera. Habiendo dejado muy buena imagen con el R.C. Celta, Víctor se desvinculó de la entidad viguesa para fichar por el Extremadura.

martes, 9 de julio de 2019

Diego Alende: opciones con Berizzo.







- Diego Alende López
- Nacido en Santiago de Compostela (A Coruña), el 25 de agosto de 1997
- Defensa
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Real Valladolid \ R.C. Celta B.




- Sus únicas opciones para jugar en el primer equipo del R.C. Celta de Vigo pasaron por la apuesta del técnico argentino Eduardo Berizzo, contando con el canterano tras haber figurado como una de las más firmes promesas de la factoría celeste.
Diego Alende pasó de competir en niveles inferiores a estar rodeado de profesionales que compitieron en Europa, aunque su futuro acabó por estancarse ante la falta de oportunidades. Ninguno de los siguientes entrenadores contaron con el joven defensor, que no hace mucho se desvinculó del club vigués para emprender una nueva aventura en el Real Valladolid.

Con el Celta B ha sido una pieza imprescindible en la zaga. En sus años como miembro de la cantera celeste, Diego se ha codeado con grandes promesas del fútbol español como Borja Iglesias, Iván Villar, Kevin, Lucas Olaza, Pape Cheikh y Brais Méndez entre otros. Además ha llegado a competir para las categorías menores de la selección española.

- Gallego de pura cepa, y nacido en la capital de Santiago de Compostela, Alende empezó a destacar en las filas menores del Real Club Celta de Vigo, especialmente cuando aún estaba en la categoría de cadete. Su posición es la de defensa central, aunque también sabe actuar por el flanco derecho como lateral. Es un futbolista con muy buenas condiciones físicas, rápido, ordenado y que difícilmente descuida a su marca.
A partir de 2014 empezaría a tener muchos minutos con el Juvenil A, alternando con el B cuando pronto recibiría la llamada de Berizzo para entrenar con el primer equipo junto al senegalés Pape Cheikh. También tuvo convocatorias con el filial directo, aunque sin poder llegar a debutar. No obstante, Diego sería incluido en el primer equipo para realizar la pretemporada 2015\16 con el equipo de mayores a las órdenes de Berizzo. El Celta se prepararía en tierras alemanas para disputar varios amistosos antes de iniciar una nueva campaña. Varios jóvenes de la cantera se ejercitarían con los profesionales, listos ya para afrontar sus primeros compromisos amistosos en julio de 2015. El primer rival sería el modesto Greuther Fürth, equipo que saldría goleado de su estadio por 1-5 por un Celta que usaría equipos distintos en ambas partes del encuentro. Alende jugaría toda la segunda mitad, cuajando una gran actuación al igual que muchos de sus compañeros. Posteriormente participaría en más encuentros de la pretemporada, iniciando el siguiente curso a las órdenes de Torres Gómez como miembro del equipo filial.

A lo largo del ejercicio 2015\16, Alende participaría en quince partidos de la Segunda B, colándose en algún que otro entrenamiento con la primera plantilla. Ocasionalmente actuó como titular en el filial céltico, pero la mejor noticia llegaría a finales del 2015, cuando Berizzo le incluyó en la lista de convocados que habrían de enfrentarse al Betis en el Benito Villamarín.

El 5 de diciembre de aquel año, el técnico argentino supliría ciertas bajas con jugadores poco habituales, el joven santiagués entre ellos. En un partido muy disputado entre andaluces y gallegos, Diego tendría la gran oportunidad de debutar en Primera División. La expulsión de Jonny Otto forzaría el estreno del joven canterano de diecisiete años, que supliría al belga Bongonda para cubrir el flanco derecho celeste. En su debut, el jugador supo estar a la altura, con un Celta que acabaría empatando a uno.

- Tras su primer partido en la máxima categoría, Alende aún contaría con más opciones durante aquella campaña 2015\16. Berizzo depositó su confianza en él para afrontar dos choques de la Copa del Rey ante Almería y Cádiz, ambos con victorias y completando los noventa minutos. Aquellas fueron sus últimas apariciones oficiales como miembro del equipo profesional, en un año muy positivo en el que el equipo estuvo a punto de conquistar la Copa del Rey y se clasificó para disputar la Europa League.
La ilusionante pretemporada 2016\17 se inició nuevamente con los jugadores de la primera plantilla. Una vez más, el canterano contaría con diversas oportunidades durante los preparativos veraniegos, aunque durante toda la temporada oficial jugaría exclusivamente para el filial, siendo una de las piezas clave en los esquemas del técnico Alejandro Menéndez. Pese a la acumulación de muchos partidos entre las tres competiciones que afrontó el equipo profesional, Alende no sería citado en ningún momento para entrar en las convocatorias, completando el ejercicio 2016\17 disputando un total de 34 partidos en Segunda B.

En el Celta se producirían cambios importantes a partir del siguiente curso, el más destacado, la marcha de Eduardo Berizzo y la llegada de Juan Carlos Unzué al banquillo de Balaídos. Y otra vez serían varios los canteranos que afrontarían la pretemporada, esta vez con el técnico pamplonica, quien también aprovechó los servicios del defensa santiagués.

Tampoco tendría opciones con el Celta a lo largo del ejercicio 2017\18, pues únicamente fue incluido en convocatorias sin poder volver a concursar en la alta competición. Destacando en el equipo B celtiña, Alende acabaría el curso compitiendo para alcanzar la promoción de ascenso a Segunda División, objetivo cumplido pero sin la suerte de lograr la hazaña.
Sin suerte con Unzué, la temporada de la desilusión concluiría y a Vigo llegaría el argentino Antonio Mohamed, quien también seleccionaría a Diego para realizar la pretemporada con los mayores. De cara a una temporada aún más decepcionante, el santiagués seguiría jugando con el filial.

Lance del Betis - Celta en el que Diego Alende llegó a debutar con el primer equipo en el Benito Villamarín. 

- Y una vez más, y pese al mal papel del equipo en facetas defensivas, Diego jamás entraría en los planes de los tres diferentes entrenadores que se sentaron en el banquillo a lo largo de la campaña 2018\19. Con Rubén Albés a cargo del equipo menor, Alende volvería a ser indiscutible en la zaga del Celta B, equipo que evitaría el descenso a Tercera en la fase de promoción.

Alende no volvió a jugar con el equipo mayor desde 2016, y en vista de que no contaba con muchas opciones, al término de la campaña 2018\19 puso fin a su relación con el Celta de Vigo, para el que llegó a jugar oficialmente tres partidos, uno de Liga y otros dos de la Copa del Rey.

miércoles, 8 de agosto de 2018

Fontàs: De la Liga Española a la MLS.







- Andreu Fontàs Prat
- Nacido en Bañolas (Girona), el 14 de noviembre de 1989
- Defensa
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ F.C. Barcelona \ Real Mallorca \ Girona \ Sporting Kansas City \ Barcelona B \ Barcelona Atlètic \ C.D. Banyoles.





- No es el único caso del futbolista español que viaja a los Estados Unidos para probar suerte en la Major League Soccer, un campeonato con poco más de veinte años de existencia en el que se han visto a jugadores de la talla de David Villa, Beckham y Raúl entre otros.
A Andreu Fontàs le aguarda un atractivo reto en tierras norteamericanas después de cinco años en Primera con el Real Club Celta de Vigo. Exceptuando sus últimos años, el de Bañolas fue un fijo de la zaga como principal apuesta del técnico Luis Enrique, aunque fue su segundo, Juan Carlos Unzué, quien acabaría con su etapa en Vigo a causa de su gran bajón de forma.

A este defensa central lo conocimos de su larga formación en la poderosa Masía barcelonesa, llegando a jugar para las diferentes secciones menores del club hasta debutar en la máxima competición a las órdenes de Pep Guardiola. Con el Mallorca tuvo más opciones en Primera, jugando cedido en el club balear, con el que no pudo eludir el descenso.

- Hijo de un español y una hispanovenezolana, el joven Andreu daría sus primeros pasos jugando en el Club Deportiu Banyoles, donde estuvo jugando durante trece años. Se dio a conocer como un central zurdo de grandes condiciones físicas, aunque con el paso del tiempo se mostraría como un jugador muy propenso a las lesiones.
En 2006 sería solicitado por la directiva del Girona para formar parte de la sección juvenil, aunque sus evidentes progresos le llevarían a debutar con el primer equipo en el tramo final de aquella campaña 2006\07. Así es como empezó a competir en la Tercera División.
Muchos clubes mostrarían interés en el zaguero catalán, entre ellos Atlético de Madrid y Espanyol. Finalmente, el F.C. Barcelona se cruzaría en el camino de Andreu. Con apenas dieciocho años, el gerundense entraría a formar parte de uno de los clubes más grandes del planeta, empezando a jugar con el equipo juvenil A, al capitanearía realizando un excelente papel en la Copa del Rey. El Barça juvenil quedaría subcampeón en el torneo copero y Fontàs progresaría pasando a formar parte del Barcelona Atlètic una vez finalizada su primera campaña como blaugrana. En el filial blaugrana se encontraría con Luis Enrique, quien contaría con el central como uno de los indiscutibles de la plantilla.

En el Barcelona Atlètic coincidiría con otros jóvenes talentos del fútbol catalán como Jeffren, Masip, Montoya , Pedrito y Sergi Busquets. También se cruzaría con otros ex-célticos como Goran Maric, Nolito, Sergi Gómez y Planas, con los que coincidiría en su futura etapa como celeste.

Su primera temporada en Segunda B fue realmente exitosa, pues además de jugar veinte partidos con Luis Enrique, llegaría a ser convocado por Guardiola a lo largo del ejercicio 2008\09, por entonces director de orquesta del primer equipo.
Su estreno con los profesionales no tardaría en llegar. Después de compartir vestuario con los Messi, Puyol, Xavi, Iniesta o Piqué, a Fontàs le llegaría el dulce momento de debutar para el F.C. Barcelona en Primera División. La oportunidad llegaría en la primera jornada de Liga, el 31 de agosto de 2009. El de Bañolas tendría siete minutos para ayudar en la victoria frente al Sporting en el Nou Camp (3-0).

Fontás estuvo cinco temporadas en el R.C. Celta. 
- Pero aquella no sería su única oportunidad en Primera División. Destacando con el equipo filial en Segunda, Andreu fue contando con más ocasiones gozando de la confianza de Guardiola.
Jugó seis partidos de Liga durante la temporada 2010\11, además de intervenir en los torneos de Copa y Champions League. Fue uno de aquellos campeones que se hicieron con el campeonato liguero y la Champions, que al año siguiente sumaría a su repertorio los títulos de Copa, Supercopa de España, la europea y el Mundial de Clubes. Fue el último gran golpe del Barça de Guardiola, quien al año siguiente abandonaría la Ciudad Condal para fichar por el Bayern de Munich.
Con Tito Vilanova en el banquillo se reducirían sus posibilidades de jugar para el equipo de mayores. El club decidió cederlo al Real Mallorca durante el curso 2012\13. Con el conjunto balear ganó una mayor experiencia en la máxima categoría, jugando un total de nueve partidos de liga y otros cuatro de Copa. No obstante, al catalán no le fue muy bien en la isla, puesto que el equipo no pudo eludir el descenso a Segunda División pese a contar con grandes entrenadores como Joaquín Caparrós o Gregorio Manzano. Acabado aquel nefasto curso para el equipo mallorquín, Andreu Fontàs volvería a la entidad del Nou Camp, aunque no duraría allí por mucho tiempo.

El destino del zaguero parecía estar vinculado al de Luis Enrique, que en el verano de 2013 empezaría a hacerse cargo del vestuario del Celta. Al equipo llegarían otros conocidos del entrenador como Rafinha o Nolito, y más tarde llegarían Sergi Gómez y Planas.
Así comenzaría la etapa más catalana del conjunto vigués, a la par que dejaría de ser un superviviente de la división de oro. Luis Enrique contaría con Fontàs para ejercer como uno de los muros defensivos del equipo titular junto a Cabral en una exitosa temporada 2013\14 .

Fontàs debutaría con el Celta el 19 de agosto de 2013, en un empate a dos en Balaídos frente al Espanyol. Los comienzos no fueron fáciles para los del técnico asturiano, aunque durante el avance del curso el equipo mostraría grandes mejoras logrando la salvación holgadamente.

- La defensa mostró su mejor versión en el tramo final de aquella temporada en la que Fontás y Cabral se adueñaron del eje de la zaga celeste. Después de que muchos dudasen sobre el rendimiento del defensor catalán, éste supo callar bocas, teniendo aún protagonismo tras la sorprendente marcha de Luis Enrique, que dejaría tirado al Celta para fichar por el F.C. Barcelona.
Andreu, que hasta entonces había jugado cedido por el club catalán, firmaría un contrato de tres años con el equipo vigués en beneficio de la marcha de su entrenador. A pesar de la marcha del asturiano, el gerundense seguiría en Vigo con la llegada de Eduardo Berizzo al banquillo de Balaídos.
Con el argentino se mostró regular a lo largo de su segundo año como celeste. Participó en 34 partidos, coincidiendo en el equipo con sus amigos Planas y Sergi Gómez, quienes no tuvieron tanto protagonismo en la zaga olívica.
El Celta cerraría otro año de gran éxito, aunque aún mejores serían los siguientes, en los que la escuadra celeste rozaría puestos europeos, logrando la clasificación para la Europa League al término del ejercicio 2015\16. Fueron los grandes años de la "Era Berizzo", en los que un sorprendente Celta alcanzaría dos semifinales de la Copa del Rey y otro puesto semifinalista en la competición europea, ronda en la que cayó ante el Manchester United de José Mourinho.

Pero Andreu iría perdiendo peso dentro del equipo. Sus constantes lesiones y el gran rendimiento de compañeros como Roncaglia o Sergi Gómez le relegarían al banquillo. Su última esperanza sería la llegada de Unzué, con quien ya había coincidido en su llegada al Celta ejerciendo como segundo de Luis Enrique.

Una vez más, su bajón de forma y el mejor rendimiento de otros le apartarían de las convocatorias en su último año como jugador del Celta. Con Unzué empezó de titular, aunque poco a poco se iría acabando su protagonismo dentro del equipo.
Fue un mal año para el equipo, y sobre todo para Andreu Fontás, que jugaría su último partido de celeste el 21 de abril de 2018, en un empate a uno contra el Valencia en Balaídos. El catalán ya afrontaba sus últimos meses en Vigo, pues Antonio Mohamed sería el siguiente entrenador del Celta, quien le descartó desde su llegada.

En sus cinco años como jugador del Celta, Andreu Fontàs participó en 105 partidos de Primera División. 

- Con doce partidos de liga cerró la temporada 2017\18, que sumados a otros 93 en sus cinco años como celeste, hacen un total de 105 en la máxima categoría. Hasta entonces siempre rindió al máximo defendiendo los intereses del R.C. Celta, agradecido de la oportunidad que se le concedió.
Lástima que ni siquiera hizo la pretemporada con Mohamed en el banquillo, así que el club le permitió negociar con otros clubes para desvincularse amistosamente del club vigués.

De esta manera, en el mes de agosto de 2018 alcanzaría un acuerdo con el Sporting Kansas City, equipo con el que conocerá la MLS tras demostrar ser un profesional con el Celta durante un lustro. Elegantemente abandonó Galicia mostrándose respetuoso con el Celta, algo que siempre será recordado por el celtismo.

martes, 7 de agosto de 2018

Borja Fernández: La ejemplar paciencia de un canterano.







- Borja Fernández Fernández
- Nacido en Vigo (Pontevedra), el 16 de agosto de 1995
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Reus Deportiu \ R.C. Celta B.




- No todos los canteranos descubren la posibilidad de llegar a debutar con el R.C. Celta, y muchos menos en Primera División. En la época más "Borjista" del club gallego, entre los Oubiña, Iglesias y Domínguez, se coló el apellido Fernández, además por reiterado. Borja Fernández Fernández tuvo la grata experiencia de participar en diez partidos de la máxima categoría española, y en ocasiones como titular.

Surgió de la fábrica celeste, en la que también hemos podido ver a su hermano pequeño Álvaro. A lo largo de sus años como celtiña, Borja ha demostrado una profesionalidad y una paciencia que le han permitido conocer la alta élite del fútbol español. Gracias a ello, el joven mediocampista ha podido medirse a potentes clubes como el Barcelona de Luis Enrique, así como ha podido competir en los campos más históricos del fútbol español, como Mestalla o San Mamés. Tras una corta cesión jugando para el Reus, Fernández probará suerte en el fútbol extranjero conociendo la Ekstraklasa polaca.

- Su gran proyección se inicia en el equipo juvenil del Celta y de ahí pasaría a formar parte del equipo filial directo, entrando en los planes del técnico David De Dios en el curso 2013\14.
Su estreno con el equipo B se produce en la primera jornada del campeonato liguero de Segunda B, el 25 de agosto de 2013. Fue en un partido ante el Logroñés que acabó con victoria por 0-2 en el viejo Las Gaunas. A partir de entonces se ganaría la titularidad en la línea de medios, demostrando que es un centrocampista organizador de grandes cualidades físicas y un toque de balón bastante fino. Así es como se ganó al público de Barreiro y el seguimiento del entrenador de la primera plantilla, que por entonces era Luis Enrique.
Borja Fernández hizo tres goles en treinta apariciones durante su primer año con el equipo filial, lo que le serviría para ser tenido en cuenta por el "Toto" Berizzo, nuevo preparador celeste. El argentino le incluyó para participar durante la pretemporada con los mayores. El medio vigués participó en diversos partidos amistosos con los profesionales e incluso jugó en la gira inglesa planificada por el club. De los diez canteranos que acudieron al stage, solamente él conseguiría ganarse un sitio en la primera plantilla a finales del mes de agosto de 2014, por lo que el canterano pasaría a ser un profesional más entre aquella plantilla poblada de grandes futbolistas como Nolito, Orellana, Larrivey, Radoja y Santi Mina entre otros. Su estreno en la Primera División española no se demoraría por mucho tiempo.

Ya en la primera jornada del campeonato 2014\15, el entrenador nos sorprendió dándole la titularidad al canterano. El 24 de agosto de 2014, Borja apareció entre los once nombres que compondrían el equipo titular ante el Getafe en Balaídos.
Con el "28" a la espalda, el centrocampista gallego se marcó un gran partido formando en la línea de medios junto a Krohn-Dehli y Álex López, ayudando en la correcta circulación del esférico para que sus compañeros de ataque hiciesen tres tantos, suficientes para llevarse el partido por 3-1.

Tras su sorprendente debut continuó contando para Berizzo en las primeras convocatorias, hasta que el equipo filial precisó de sus servicios, pues un mes después sería titular ante el Tropezón, en una derrota local de los de Fredi por 1-2.

- Su primer año como profesional la dedicó ayudando al primer y segundo equipo. Con el B, Borja Fernández participó en una quincena de partidos en la que dejó un tanto. Colaboró con sus ex-compañeros para permitir que el Celta B salvase los muebles para continuar en la categoría de bronce, y su experiencia le vino muy bien al técnico Toni Otero.
Completó su primera campaña con el equipo profesional apareciendo en seis partidos de liga y otros tres de Copa. Tuvo buenas actuaciones jugando ante equipos como el Barça y Espanyol, mientras que en Copa vivió la eliminación del equipo olívico ante el Athletic de Bilbao.
Eduardo Berizzo continuó en el banquillo celeste, pero la llegada de jugadores como Marcelo Díaz y el gran estado de forma del serbio Radoja le dejaron muy pocas opciones de establecerse en el Celta de mayores, por lo que gran parte del curso 2015\16 lo pasó jugando para el filial, con el que terminó el ejercicio participando en 31 encuentros de la Segunda B.
En lo que respecta a su participación en Primera, Fernández jugó cuatro partidos de Liga ante Betis, Espanyol, Atlético y Rayo. En Vallecas tendría su última aparición en la máxima categoría como jugador del Celta, en una desastrosa derrota por 3-0.

Aquella campaña 2015\16 fue espectacular. Borja Fernández ayudó a que el Celta alcanzase la semifinal de la Copa del Rey, competición en la que jugó cuatro partidos. Pese al gran papel de los de Berizzo, el equipo no pudo con el último escollo, un Sevilla que se impondría para perder posteriormente en la final frente al Barça.

Más semifinales llegarían al año siguiente, pues además repetir en Copa, el Celta recuperaría su papel en Europa concursando en la Europa League. Borja no tuvo opciones en aquel mágico año con final agridulce pues, a pesar de realizar la pretemporada con el primer equipo, el canterano tuvo que aceptar la propuesta de Berizzo para retornar al Celta B.
El equipo vigués cerraría la campaña cayendo en la semifinal de la Europa League ante el Manchester United de Mourinho. Pese a no jugarse nada en el tramo final de la Liga, Fernández no dispondría de ningún minuto con el equipo profesional.

Borja Fernández en su última aparición con el Celta en Primera División. 

- Nada cambiaría con Juan Carlos Unzué en el banquillo. Con la llegada del técnico navarro, Borja se quedaría sin sitio en la primera plantilla, y el club decidió buscarle un equipo en el que sumar más minutos.
Se fue cedido al Reus Deportiu, con el que concursó en Segunda División debutando ante el Gimnàstic de Tarragona. Con el modesto equipo catalán jugaría diecinueve partidos en los que anotaría un gol para cerrar la temporada 2017\18.

Borja hizo la pretemporada a las órdenes de Antonio Mohamed, nuevo entrenador celeste. La masiva llegada de elementos para el centro del campo le obligaría a desvincularse del club de su vida en el verano de 2018. Con elegancia y cariño, el paciente centrocampista se despidió de su afición a través de las redes sociales.

jueves, 26 de julio de 2018

Jonny Otto: El impronunciable de los laterales.







- Jonathan Castro Otto "Jonny Otto"
- Nacido en Vigo  (Pontevedra), el 3 de marzo de 1994
- Defensa
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Atlético de Madrid \ Wolverhampton Wanderers \ S.R. Casablanca \ Atlántida de Matamá \ R.C. Celta B.





"Lo que hacemos en esta vida tiene su eco en la eternidad". Esta mítica frase mencionada por Russell Crowe en `Gladiator´, es la que luce en su antebrazo derecho el polivalente lateral Jonny, vecino de Teis (Vigo). Dicen que esas palabras de Máximo Décimo Meridio tienen la influencia de su hermano, muy conocido por el celtismo.
No obstante, la expresión del gladiador bien casa con el fútbol de este menudo lateral que ya desde chaval destacó en las filas menores del Celta. El zaguero es todo un luchador, un incansable y bravo lateral que sabe actuar por las dos bandas, aunque es diestro.

Curioso es que en sus primeros pasos por la máxima categoría española empezaría a probar como lateral zurdo, demarcación en la que finalmente acabaría pese a iniciarse como defensa central. Puro músculo para cualquiera de los carriles, el de Teis tuvo que acostumbrarse a la banda izquierda por su compañero Hugo Mallo, el dueño de la derecha.

- Es una persona diferente, un ser que se define a sí mismo como "una persona que vive en su mundo, de los que no hacen caso ni a halagos ni a críticas". Tal vez, esa manera de ver el fútbol es la que le ha hecho pasar siempre desapercibido en las cuestiones más polémicas, como por ejemplo, las que surgieron durante los rumores que le alejaban del club de su tierra natal.
Algo que le hace también muy especial es las mil y una maneras de escribir su nombre, a veces impronunciable por la confusión. Y es que nos hemos acostumbrado a leer el nombre de su dorsal de infinitas maneras: Joni, Jony, Jonny, Jonny Castro, Jonny Otto... Al final se quedó con Jonny y el apellido materno, de origen alemán.
Alejado siempre de toda polémica, aislado en su mundo y fiel en sus tareas como versátil futbolista, el joven vigués empezaría a jugar al fútbol en el Atlántida de Matamá, equipo de la ciudad en el que destacó antes de incorporarse al San Roque Casablanca. En este equipo jugaría hasta infantiles de primer año, momento en el que entraría a formar parte del Real Club Celta de Vigo, cuyo escudo defendería durante gran parte de su vida con honor y gran compromiso. Desde tan joven, Jonny Otto empezaría a escalar peldaños por las diferentes categorías balompédicas destacando especialmente como defensa central.

Pasó el tiempo y el jovencísimo zaguero empezó a sorprender a muchos por su desparpajo. Antes de darse a conocer ya jugaba para las secciones menores de la selección española, aquella a la que pertenecería a nivel superior sin la suerte de llegar a debutar... de momento, claro.

Se convirtió en uno de los juveniles más prometedores de la cantera celeste, un valioso defensor que en cuestión de muy poco tiempo empezaría a jugar para el Celta B. Con apenas diecisiete años, Jonny Otto participaría en sus primeros partidos de la Segunda División B, categoría que no pudo salvar el equipo al término del curso 2011\12.
A las órdenes de Fonsi Valverde y el gran "Pichi" Lucas, el pequeño gladiador sorprendería en sus primeras apariciones con el equipo filial, en cuyas filas figuraban nombres como el de Santi Mina, Madinda, Jota o Kevin.

El debut de Jonny con el primer equipo llegaría en Primera División, sin haber jugado un solo partido en Segunda. 

- Su nueva misión sería la de devolver al equipo menor a la Segunda B, pero su magnífica eclosión le permitiría debutar con el primer equipo sin la necesidad de jugar en la categoría de plata. Con un Celta recién ascendido a Primera, Jonny entraría en los planes de Paco Herrera para entrar a formar parte del primer equipo.
Por entonces era el recambio de Hugo Mallo, un buen suplente que además iba cogiendo forma en las secciones menores del equipo nacional. Herrera no tardaría en darle su primera titularidad entre los grandes.

Por la baja de su compañero Mallo, el de Teis sería alineado como titular frente al Osasuna el 1 de septiembre de 2012. Aquel día, en Balídos, Jonny formaría en zaga con los Cabral, Túñez y Roberto Lago. Los celestes lograrían su primera victoria en el retorno a la categoría de oro española al imponerse por 2-0 ante los navarros, con un Jonny que se ganaría una y otra vez el reconocimiento de la grada.

- El Celta, que eludió el descenso a Segunda por los pelos, contaría para el curso 2013\14 con la presencia de Luis Enrique en el banquillo, el hombre que cambiaría la vida del joven vigués. La fuga de Roberto Lago al Getafe, causó que Jonny fuese probado como lateral zurdo tras varios experimentos en una banda que durante varias jornadas estaría coja.
Jonny Otto brillaría a pierna cambiada y eso le permitiría contar con bastantes minutos a lo largo de aquella campaña. El equipo daría muy buena imagen y el lateral gallego se ganaría la titularidad, mientas Hugo Mallo seguía siendo el dueño de su flanco natural. Con 26 partidos más en la élite del fútbol español, Jonny se adueñaría de su nueva banda aún con la llegada de Berizzo al banquillo, quien también contaría con Carles Planas para la misma posición. Sin embargo, nuestro protagonista no daría lugar a perder su titularidad, mostrándose serio y regular durante los 36 partidos que disputó durante el ejercicio 2014\15. Ya por entonces, muchos equipos -algunos extranjeros- empezarían a preguntar por ese pequeño alero que tan buen rendimiento ofrecía en la mejor liga del mundo.

A partir de entonces llegarían los buenos años de la "Era Berizzo". El argentino confió siempre en el carrilero vigués, quien solamente sería suplido para rotar ante la dura agenda de los siguientes años, pues pronto se produciría el retorno a las competiciones europeas.
Fue tras una sensacional campaña 2015\16, en la que Jonny marcaría su primer tanto en la máxima competición española. Fue poco después de hacer gol en Copa frente al Cádiz, en un partido celebrado en Balaídos con el Éibar como rival. Los célticos se impusieron a los vascos por 3-2 aquel 20 de febrero de 2016.

Claro que llegarían más goles de su firma, como aquel que le hizo al Real Madrid en el Bernabéu para llevarse una valiosa victoria en Copa por 1-2. Gracias a aquel tanto, el Celta puso llegar a las semifinales de la competición copera, en la que caería frente a un sorprendente Alavés.

Fue una temporada de ensueño frustrada con la tristeza de acariciar dos finales, tanto en Copa como en la Europa League. Por desgracia, los de Berizzo tampoco pudieron con el Manchester United, y cerraron aquel curso 2016\17 con un triste balance de puntos a causa del lógico cansancio.

La marcha de Jonny Otto fue bastante polémica, pues acabaría apartado del equipo hasta conocer su nuevo destino. 

- Con Unzué en el banquillo, Jonny Otto supo mantener la titularidad participando en 36 partidos de liga, superando los 150 partidos en Primera División. Fue la temporada de la decepción, la que causó que muchos futbolistas empezasen a buscarse otras aspiraciones.
Se dice que Jonny ya tenía apalabrado su contrato con el Atlético de Madrid, equipo por el que acabaría fichando en el verano de 2018 tras convertir aquel rumor en uno de los culebrones más sonados del mercado.

Tras toda una juventud pensando en celeste, el pequeño gladiador de Teis acabaría despidiéndose de su afición y de un club en el que "aprendió como futbolista y como persona", palabras empleadas por él mismo en un comunicado directo a las redes sociales. Ahora conocerá la Premier League con el Wolverhampton Wanderers, equipo en el que estará cedido por el Atlético.

miércoles, 25 de julio de 2018

Sergi Gómez: Made in La Masía.







- Sergi Gómez Solà
- Nacido en Arenys de Mar (Barcelona), el 28 de marzo de 1992
- Defensa
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Sevilla F.C. \ Barcelona F.C. \ Barcelona B \ Barcelona Atlètic \ FPE Mataró.





- Aterrizó en Vigo fruto de una operación de buena relación entre Barça y Celta, tras la marcha de Luis Enrique a la entidad del Camp Nou. Por las filas del equipo vigués pasarían otros jugadores blaugranas como Nolito, Fontàs, Planas o Rafinha, aunque éste último no coincidiría con Sergi en el Celta, ya que el de Arenys de Mar llegaría tras la marcha del talento brasileño.

Durante su estancia en Galicia, el zaguero formó una piña con aquellos jugadores pertenecientes a La Masía barcelonesa, incluso después coincidiría con Unzué como entrenador celeste. Éste le convirtió en un fijo de la zaga celtiña, en un mal año en el que Sergi sería el jugador más regular del equipo, al que representó hasta hace muy poco.
Fue uno de los defensas más prometedores de la vieja factoría catalana, un zaguero central que en ocasiones ha servido como lateral diestro. Trabajo y esfuerzo es lo que aseguraba el jugador en cada partido, además de un fiel compromiso hasta que decidió no seguir en el Celta.

- Dio sus primeros pasos jugando para el FPE Mataró, del que pasaría a formar parte de La Masía en 2006, con catorce años de edad. Pasó por el Cadete B, Cadete A, Juvenil B y Juvenil A asegurando el título de liga a las diferentes secciones blaugranas coincidiendo con otros jóvenes talentos del club barcelonés.
Empezó a destacar con el Barcelona Atlètic con Luis Enrique en el banquillo. El asturiano contaría con Gómez para suplir la baja del lesionado Andreu Fontàs, inseparable amigo durante su trayectoria deportiva junto a Carles Planas. Sergi ayudó en la fase de ascenso a la Segunda División 2009\10, y a partir de entonces jugaría a las órdenes de Eusebio Sacristán mientras asumía sus primeros compromisos internacionales con el equipo juvenil de la selección española.
Aquel sería un año inolvidable para el joven defensor, que ya el 14 de agosto de 2010 habría debutado con el primer equipo en la final de la Supercopa de España ante el Sevilla, en el Sánchez Pizjuán. Pep Guardiola lo alineó como titular junto a otros futbolistas inusuales de la plantilla. El Barcelona perdería por 3-1, pero en el partido de vuelta se hizo con el título al contar en su once con la artillería pesada y un Messi muy inspirado, quien haría tres goles para cerrar un la eliminatoria con un resultado global de 5-3. En el duelo decisivo del Camp Nou, Sergi Gómez no disfrutaría de ningún minuto.

Aquella no sería su única aparición con el primer equipo, ya que Guardiola contó  con él para algún que otro partido amistoso, además de convocarlo en diversas ocasiones. Lo único que le faltó al joven barcelonés fue conocer la Primera División con el equipo de mayores, pues ni Vilanova ni el "Tata" Martino le concedieron esa oportunidad.
Durante su estancia en el Barcelona, Sergi fue adquiriendo mucha experiencia en la segunda española, contando siempre con la confianza de Eusebio hasta que en la campaña 2013\14 cerró un sensacional curso participando en 36 partidos.

Se convirtió en una de las grandes esperanzas del fútbol catalán. Formó un gran equipo con los Jordi Masip, Samper, Sandro y Munir El Haddadi entre otros. Su enorme trabajo en la categoría de plata no pasaría desapercibido para varios clubes del país, que pronto empezarían a preguntar por el nombre de Sergi Gómez.

Sergi Gómez celebra su único tanto en Liga como jugador del Celta de Vigo, justo en su último año de celeste.

- El Celta de por entonces buscaba buenos defensas para reforzar la zaga, una misión complicada dado el arriesgado esquema de ataque que empleaba su nuevo entrenador, Eduardo Berizzo. Salió el nombre de Sergi entre los intereses del club vigués, y a finales del mes de junio de 2014 acabaría abandonando la Ciudad Condal para firmar por el R.C. Celta de Vigo.

De esta forma, el catalán completaría la defensa céltica junto a hombres como Cabral, Jonny Otto y Hugo Mallo, además de sus compañeros juveniles Fontàs y Planas. Quien hasta entonces había formado parte de las distintas categorías del equipo nacional, llegaría a Vigo para dar el salto más importante como profesional.
Con el Celta tendría la oportunidad de conocer la máxima categoría, en la que estuvo a punto de debutar con el F.C. Barcelona en sus largos años de preparación juvenil. Ya en sus primeros ensayos de pretemporada, el barcelonés entraría por el buen ojo al público de Balaídos.

- Su estreno en la élite del fútbol español se produciría el 13 de septiembre de 2014. Fue en un partido frente a la Real Sociedad en Balaídos, partido que acabaría con empate a dos. Gómez contó con algunos minutos al ingresar en el campo en detrimento del argentino Cabral, aunque el equipo de Berizzo no pudo amarrar la victoria tras empatar el conjunto donostiarra merced a un tanto de Jonny en propia puerta.
Su papel era el de central suplente, un gran recambio de frescura para rotar ante la apretada agenda de un Celta que rozaría los puestos europeos. Sergi cerraría el ejercicio 2014\15 con veintidós apariciones ligueras, bastantes de ellas como titular.
Mayor protagonismo tendría al año siguiente, cuando el equipo logró clasificarse para disputar la Europa League, llegando incluso a la semifinal de la Copa del Rey. El catalán sería titular en los dos duelos ante el Sevilla, mostrándose bastante flojo en el partido de ida, en el que el cuadro olívico encajaría cuatro goles en el Sánchez Pizjuán. Aún así, la campaña realizada por el de Arenys de Mar fue bastante buena, llegando a jugar 31 partidos con aquel sorprendente Celta europeo. Aquella clasificación para la Europa League haría que Sergi contase con muchos más minutos a las órdenes de Berizzo, quien en más de una ocasión precisaría de los servicios del joven central. Por si fuera poco, la escuadra celeste llegaría a las semifinales del torneo europeo, así como a la semifinal de Copa, en la que caería eliminada por el Deportivo Alavés.

Cerrado el ilusionante curso 2016\17, al banquillo de Balaídos llegaría Juan Carlos Unzué, quien antaño ejerció como segundo de Luis Enrique, tanto en el Celta de Vigo como en las secciones menores del F.C. Barcelona.

Con Unzué en el banquillo, Sergi Gómez sería el jugador más regular del equipo, jugando un total de 33 partidos en los que convertiría su primer gol en la Primera División española. Ocurrió el 5 de noviembre de 2017, en choque como local ante el Athletic de Bilbao que acabaría con resultado favorable por 3-1.
Gómez se suspendió en el aire para rematar de tremendo cabezazo un servicio de Pione Sisto. En el minuto dieciséis de partido hizo el primero de los tres tantos celestes que encajaría el bilbaíno Kepa Arrizabalaga.

Aquel gol sería el único que haría como jugador celeste, ya que también sería el último al cerrar una desastrosa campaña 2017\18 que desencadenaría con una desbandada de varios jugadores del equipo tras la marcha de Unzué.

En sus cuatro años de celeste, Sergi participó en 89 partidos de la máxima categoría española. 

- Al club le quedaría mucho trabajo por hacer para recuperar la ilusión de la afición de Balaídos. Como entrenador se contrata a Antonio Mohamed, mientras muchos futbolistas eludirían la renovación de contrato con el Real Club Celta.
Sergi se negaría a seguir en Vigo tras cuatro maravillosos años que servirían para adquirir experiencia en la máxima categoría. Castigado y apartado por el club, el catalán comenzaría a negociar con el Sevilla C.F., aquel equipo contra el que debutó con el Barcelona, el mismo que le privó al Celta de pasar a la final de la Copa del Rey con Sergi de titular.

Abandonó Vigo por la puerta de atrás con 89 partidos en Primera División, formando parte de un Celta al que siempre agradecerá la oportunidad de llegar lejos en el complicado mundo del balompié. Eso sí, al aficionado no le gustó su comportamiento final con el Celta.