domingo, 28 de marzo de 2021

Iago Aspas a cinco goles de igualar a Ramón Polo.

 


- Cinco goles separan a Iago Aspas de convertirse en el máximo goleador en la historia del Real Club Celta de Vigo, eso sí, quedaría empatado al inolvidable Ramón Polo. No nos referimos a los goles en Primera División, ya que en ese aspecto, el de Moaña ya lidera la tabla goleadora celeste con 112 goles.

La misión de Iago es superar el récord de goles que tiene Polo, uno de los grandes atacantes de los primeros años del club vigués y quien nunca llegó a competir en la máxima categoría. Esto da más mérito a lo que está consiguiendo Iago Aspas.
Entre todas las competiciones, el de Corcubión estableció su marca en 166 objetivos, mientras que Iago ya acumula 161. Ahora muchos se preguntan si el moañés será capaz de superar el récord en la presente temporada o lo pospondrá para el curso siguiente.

De momento lleva 9 goles en La Liga y 8 asistencias. Es decir, Aspas sigue siendo uno de los grandes goleadores nacionales, pero además reina en el apartado de asistentes con los mismos números que Lionel Messi y Toni Kroos.

El problema es que al delantero céltico se le ha mojado la pólvora, pues lleva sin marcar desde el pasado año. Es decir, el 30 de diciembre de 2020, Aspas marcaría su último gol liguero ante el Huesca en Balaídos, y casi cuatro meses después, sigue sin ver puerta.
Cabe señalar que con Eduardo Coudet no juega tan adelantado como antes y se limita a generar más juego. También hay que descontar ese periodo de un mes de lesión en una derrota frente al Real Madrid en Valdebebas.

Lo difícil será romper esa evidente sequía, y acto seguido tratar de alcanzar el récord de Ramón Polo. Y la pregunta es la siguiente: ¿Conseguirá Iago Aspas batir el récord en esta campaña o lo dejará para la siguiente?.

Para votar y debatir sobre este importante tema, visiten el foro asociado de Fame Celeste. Regístrate gratis y participa en esta sencilla encuesta visitando el siguiente enlace: https://fameceleste.foroactivo.com/t2486-encuesta-superara-iago-aspas-el-record-de-goles-de-ramon-polo-en-la-presente-temporada

domingo, 14 de marzo de 2021

Una mascarilla celeste para vencer al Covid19.

 



- Es uno de los partidos más importantes de nuestra vida y tenemos que ganarlo. Para vencer al Coronavirus, Fame Celeste sortea una mascarilla celestes con la que podremos ir por la calle protegiéndonos de las amenazas del Covid-19. Cuando abran los estadios, no habrá mejor forma de respirar celtismo en las gradas.

Se trata de un protector de tela con sus gomas adaptables, muy cómodo y con recambio de parche interior. Es una mascarilla que aguanta muchos lavados, aseada, con preciosos detalles celestes y a juego con nuestra camiseta.

Todo el que quiera ganar una mascarilla del R.C. Celta de Vigo tendrá que acertar en nuestro famoso juego de la Porra de Fame Celeste. Las bases ya las sabéis: mediante registro en nuestro foro, solamente habrá que entrar en el apartado del partido entre R.C. Celta de Vigo y Real Madrid C.F. y poner el resultado y sus goleadores (solo cuentan los del Celta).
Participando en esta popular porra de FC, podrás llevarte la mascarilla celeste en caso de acertar con tu pronóstico. Una vez ganado, deberás mandar tu dirección a fameceleste@hotmail.es para que se proceda a enviar el merecido premio.


*Requisitos de la participación: 

- Visita Fame Celeste y regístrate, es sencillo. 
- Haz click en la porra Celta-Real Madrid y escribe tu resultado y goleadores. 
- Sigue el recuento de puntos en La Porra de Fame Celeste al concluir la jornada.
- Si eres el afortunado acertante, Fame Celeste se pondrá en contacto contigo para enviar el merecido premio. 


* Importante: En caso de empate, se resolverá entre los acertantes en la próxima jornada, en el partido entre Deportivo Alavés y Celta. Solamente serán premiados aquellos participantes que figuren como registrados en Fame Celeste. 


                  ¡PROTÉGETE CELTISTA!



jueves, 18 de febrero de 2021

¡Fame Celeste te regala un despertador luminoso!

 




- Después de soñar hay que despertar, y tras sortear el cojín de Fame Celeste, tendremos que despertar como buenos celtistas para cumplir con nuestras obligaciones rutinarias. Esta vez se trata de un simpático cubo luminoso que nos servirá para despertarnos con diversos tonos de luces.

Entre algunas de sus funciones está la de informarnos sobre la hora y fecha de cada día, informarnos sobre la temperatura exterior y, evidentemente, despertarnos acústicamente mediante programación. ¡Es un despertador para celtistas!.

Para participar, deberéis estar atentos a la próxima porra que se celebrará por motivo del enfrentamiento de Real Club Celta de Vigo y Real Valladolid, choque correspondiente a la 25ª jornada del campeonato liguero. Quien más se acerque al resultado final, será el ganador de este mágico despertador celeste. Una vez acertado, deberéis mandar vuestra dirección a fameceleste@hotmail.es para que se proceda a enviar el merecido premio.


*Requisitos de la participación: 

- Visita Fame Celeste y regístrate, es sencillo. 
- Haz click en la porra Celta-Valladolid y escribe tu resultado y goleadores. 
- Sigue el recuento de puntos en La Porra de Fame Celeste al concluir la jornada.
- Si eres el afortunado acertante, Fame Celeste se pondrá en contacto contigo para enviar el merecido premio. 


* Importante: En caso de empate, se resolverá entre los acertantes en la próxima jornada, en el partido entre Huesca y Celta. Solamente serán premiados aquellos participantes que figuren como registrados en Fame Celeste. 


         ¡DESPIÉRTATE COMO UN CELTISTA!

domingo, 31 de enero de 2021

Lucas Olaza: Una banda sin bombardero.






- Lucas René Olaza Catrofe
- Nacido en Montevideo (Uruguay), el 21 de julio de 1994
- Lateral izquierdo
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ R.C. Celta B \ Danubio \ Talleres \ River Plate Montevideo \ Paranaense.




- Olaza ha dado un gran ejemplo en sus años como jugador del R.C. Celta de Vigo, donde empezó jugando para el filial hasta que Boca Juniors se hizo con sus derechos federativos. Ahí surgiría el problema, pues donde antes costaba gratis tener un "bombardero", ahora cuesta 4 millones de euros. 
Esa es la cifra que le aleja de un Celta que no quiere abandonar, por el que incluso ha llegado a llorar. Lucas Olaza René Catrofe era el amo del flanco izquierdo celeste, pero una negociación a tres bandas le ha dejado sin sitio en la ciudad olívica.

Casi cuatro años orgulloso de sentirse celeste, ya fuera con el equipo menor o con el profesional. Para el Celta ha participado en 63 partidos de la Primera División y ha hecho un precioso gol de falta ante el F.C. Barcelona en el Nou Camp. Es por su forma de ejecutar los tiros libres por lo que a Olaza le bautizaron "El Bombardero del Prado".

Lucas Olaza también jugó para el Celta B.
- Nacido en Montevideo (Uruguay) el 21 de julio de 1994, recibió ese apodo cuando jugaba para el River Plate uruguayo. Se sabe que Lucas se esforzó en demasía para mejorar su puntería en los lanzamientos de falta. Acababa los entrenamientos y se quedaba a solas para practicar aún más.
Ese es el ejemplo que siempre dio este jugador, un hombre tenaz como pocos y trabajador como ninguno. Él mismo se encargó de que cada entrenador le eligiese para lanzar las faltas, con las que ha hecho bastantes goles y de bella factura.
Es un lateral izquierdo con una buena zurda. Lo primero que se le vio en el Celta fue esa perfecta faceta suya de meter buenos centros al área. Defendiendo es un tipo muy pegajoso, rápido y valiente, pues nunca da un balón por perdido. En lo ofensivo aporta bastante, ya que Lucas es de los que se animan constantemente a apoyar la línea de ataque.
En el River Plate de Montevideo empezaría a labrarse esa gran fama que le llevaría a convertirse en profesional. El 19 de febrero de 2012 jugaría su primer partido en la liga uruguaya contra nacional, del que su equipo saldría derrotado por 3-2. Posteriormente se ganaría la titularidad, llegando a disputar 31 partidos en los que hizo 7 dianas, muchos de ellos de falta directa.

Tras vivir sus inicios con el River uruguayo, el carrilero tendría sus primeras salidas al extranjero. La primera de ellas sería hacia Brasil, donde jugaría para el Paranaense en la mitad del ejercicio 2014\15. En ese tiempo disputaría 6 encuentros de la primera división brasileña.

El 29 de julio de 2015 llegaría por vez primera a esa ciudad de Vigo de la que se enamoró. Pero su incorporación a la entidad celtiña sería para formar parte del equipo filial, donde se pondría a las órdenes de Javier Torres Gómez, quien con el paso de las jornadas sería sustituido por Alejandro Menéndez.
Con el Celta B disputaría 24 partidos, aunque no exhibiría aquella gran virtud en las jugadas a balón parado. En Barreiro coincidiría con canteranos con los que se reencontraría años después, tales como Iván Villar, Brais Méndez, Pape Cheikh o Kevin Vázquez.

Se alejó de Galicia a las puertas del verano de 2016, retornando a su ciudad natal para jugar un año con el Danubio. De ahí se trasladaría a Argentina, donde jugaría para Talleres antes de fichar por Boca Juniors a primeros de agosto de 2018.

Olaza celebra su golazo frente al Barça.
- Recuerdo que pasé de ver a Olaza con el filial celeste a contemplarlo en un partido de la Copa Libertadores frente al River Plate. En ese momento ni imaginé que volvería a verlo de celeste, pero las constantes lesiones de David Juncà le permitiría hacer lo que nunca antes había logrado, llegar al primer equipo del Celta.
Mediante una cesión con opción de compra, la directiva de Boca había prestado a su lateral izquierdo, quien rápidamente se pondría a las órdenes de Fran Escribá para debutar en la Primera División española. Como titular, el uruguayo formaría en defensa con David Costas, Wesley Hoedt y Hugo Mallo, en un agónico Balaídos que recibía a un Villarreal que se jugaba la permanencia con el Celta. 
Aquel 30 de marzo de 2019, Lucas sería partícipe de una impresionante remontada con final emocionante. No empezaría bien el partido para él, ya que superados los diez minutos del encuentro, anotaría en su propia puerta para poner por delante al rival. Pero al alero se le vería osado y rindiendo a muy buen nivel, ayudando a que el equipo obtuviese la victoria por 3-2, con un emocionado Iago Aspas que haría dos tantos. El otro gol sería obra de su compatriota Maxi Gómez.

Su aportación sería importante de cara a conseguir una sufrida salvación. Con el Celta vivo en Primera, la directiva contactaría con Buenos Aires para solicitar una nueva cesión del defensor de cara al siguiente curso 2019\20. 

Una vez más, sería un año complicado para la afición viguesa, que nuevamente tendría que padecer el acoso de la Segunda División, hallando la permanencia por los pelos y con Óscar García de entrenador, quien siguió contando con Olaza para la banda izquierda.
En aquella campaña para olvidar, hay algo que todo celtista debe recordar, y eso fue el golazo que Lucas Olaza le hizo al F.C. Barcelona en el Nou Camp. Cuando todos esperaban el lanzamiento de Iago Aspas, apareció la perfecta ejecución de un tiro libre botado por el uruguayo que perforaría la portería de Ter Stegen. Aún así, los catalanes vencerían por 4-1.

Olaza iniciaría la siguiente temporada con el Celta de Vigo, con la directiva consciente de que adquirir la propiedad del jugador conllevaría el pago de cuatro millones de euros. El lateral uruguayo seguiría siendo indiscutible en la zaga celeste.

Lucas Olaza se vería apartado del equipo por las negociaciones con Franco Cervi.


- Óscar García iniciaría una difícil planificación provocada por la pandemia mundial, con un Celta que contaría con escasas incorporaciones veraniegas y con Lucas de titular, respaldado por la suplencia de un Juncá acosado siempre por las lesiones.
Los malos resultados echarían al técnico catalán, siendo suplido por un viejo conocido de Balaídos, Eduardo Coudet. Con éste, Olaza seguiría manteniéndose titular, cumpliendo siempre al máximo y disfrutando de un buen momento de forma para el equipo vigués. 

En el mercado invernal del curso 2020\21 llegarían las necesidades de cubrir ciertos puestos y Olaza saldría perjudicado. El club maneja una complicada operación a tres bandas para traer al argentino Franco Cervi, jugador del Benfica. 
Para que éste venga, Olaza debe salir, pues la directiva céltica no está dispuesta a pagar los cuatro millones que exigen su cláusula. Ello supone la marcha de un abatido "bombardero" que en Vigo había encontrado su sitio. Lucas Olaza merece toda la suerte del mundo en su siguiente destino. Ha sido un ejemplo de comportamiento y profesionalidad. 

lunes, 9 de noviembre de 2020

Óscar García Junyent: Dimisión o finiquito.



 


- Óscar García Junyent
- Nacido en Sabadell, el 26 de abril de 1973
- Temporadas en el Celta: 2019\20 y 2020\2021 (2)
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Watford \ Brighton y Hove Albion \ Red Bull Salzburgo \ AS Saint-Étienne \ Olympiakos \ Maccabi Tel Aviv \ Barcelona (juvenil).




- Muchos hemos conocido y vivido su trayectoria como futbolista jugando para equipos como el Espanyol, Albacete, Valencia, Lleida y Barcelona. De hecho, en su pasado como blaugrana pudimos lamentar su presencia en el verde, marcando dos golazos desde fuera del área al Celta en Balaídos.
En aquel Barça se forjó una escuela bajo la influencia del mítico Johan Cruyff, autor inolvidable del "Dream Team", del que saldrían grandes futbolistas cuyas respectivas carreras se enlazarían en los banquillos. 

El Celta contó con varios entrenadores de dicha academia, ya que hombres como Eusebio Sacristán, Luis Enrique, Juan Carlos Unzué o Hristo Stoichkov han llegado a sentarse en Balaídos. Óscar García Junyent sería el último, quien durante el día de hoy fue cesado del club a causa de los malos resultados.

- El de Sabadell ha llegado a contar con el apoyo del vestuario, como bien claro dejaron Iago Aspas y Santi Mina en recientes entrevistas post-partido. Y no es para menos, pues de lo único que no se le podría juzgar a Óscar es de haber intentado hacer piña con los jugadores, obviando lo que ocurrió con Hugo Mallo, al que por decisión conjunta le arrebató la capitanía del equipo. 
Quizás el día de mañana haya mucho que agradecerle pues, ante la falta de fichajes del presente curso, ha hecho debutar a varios canteranos como Miguel Rodríguez, José Fontán, Gabri Veiga y Sergio Carreira, así como le dio galones a Iván Villar para ocupar el marco céltico mientras Rubén Blanco no se reponía de su lesión. 
Conocimos sus inicios como entrenador, precedidos por una fama de aguantar muy poco en ciertos clubes, incluso llegando a abandonarlos por su propio pie y a cambio de nada. En el Celta ha sido diferente, ya que ante la insostenible situación deportiva, la directiva decidió despedir al catalán. Tal vez creyó siempre en el equipo y por eso no quiso dimitir esta vez, o quizás agradezca haber sido cesado. 

Vivió sus primeras experiencias en los banquillos con la selección catalana, de donde pasó a dirigir al equipo juvenil del Barça antes de aceptar su primer gran reto en solitario, el cual tendría lugar en Israel y con el Maccabi Tel Aviv. A este club llegaría por sugerencia de Jordi Cruyff, antaño jugador del Celta.
Haría de este equipo un campeón de liga que llevaba muchos años sin celebrar el podio liguero, sin embargo, marcharía poco después. Entonces se enroló en las filas del Brighton y Hove Albion, al que casi asciende a la Premier League en 2014.

Una vez más renunciaría en su cargo, como ya volvería a hacer en su segunda etapa con el Maccabi, aunque esta vez por la delicada situación política en el país. Diferente fue su marcha del Watford inglés, en la que alegó problemas de salud.

Dimisión tras dimisión, Óscar García haría un gran papel en el Red Bull de Salzburgo, aunque volvería por los mismos fueros en sus siguientes destinos, dando calabazas al Saint-Étienne francés y al Olympiakos heleno. De esta manera, y siendo ya objeto de deseo por la entidad celtiña, el de Sabadell se tomaría un necesario año sabático.

Óscar ganó 5 partidos en su primer año.
- Llegaría a Vigo en la pasada campaña, para suplir en el banquillo a un Fran Escribá que había conseguido salvar al Celta del descenso en el ejercicio anterior. El objetivo para el catalán sería el mismo, buscar la permanencia en Primera División y, si cupiese soñar, pensar en un proyecto más ambicioso a largo plazo.
Pero más que un sueño, vivió en tierras gallegas una pesadilla constante que se iniciaría en una abultada derrota en el Camp Nou que defendió como jugador. El 9 de noviembre de 2019, el Barça apagaría el debut de Óscar como técnico celeste, goleando a sus pupilos por 4-1 sin poder tomar el control de uno de esos partidos que se dice "se suelen empezar perdidos ya de inicio".
Pero el Celta mostraría otra cara en su siguiente compromiso, ganando al Villarreal en su feudo por 1-3 y dejando muy buena impresión sobre el césped. Entonces parecía que se comenzaba a notar la mano de García Junyent. 
Pero todo sería un espejismo, ya que en las siguientes jornadas llegarían decepcionantes resultados ante rivales directos por el descenso. El cuadro olívico empataría en casa contra Valladolid, Mallorca, Eibar y Osasuna, y fuera perdería frente a Levante y Leganés.

Los resultados no serían nada buenos, aunque el equipo quedaría fuera de los puestos de descenso antes de que irrumpiese la fuerte pandemia del Coronavirus, la que hizo parar todas las competiciones y sigue poniendo en riesgo las del presente curso.

En junio se reanudaría todo y los de Óscar García Junyent deberían hacer los deberes para no acabar metiéndose en líos. El parón pareció sentarles bien a los célticos, que al menos conseguirían dos victorias importantes ante Deportivo Alavés y Real Sociedad. Los primeros caerían en Balaídos por un incontestable 6-0, mientras que los donostiarras cederían la derrota en su feudo por 0-1.

Muchos comenzarían a creer en el técnico catalán, aunque la baja forma de sus muchachos les acabaría pasando factura en la recta final del campeonato, en la que no serían capaces de ganar un solo partido en los siete que quedaban.
Entonces habría que esperar al típico milagro, pues sin pasar del empate en Barcelona ante el Espanyol, el sistema del VAR y el Real Madrid evitarían el descenso del Celta. En su primera campaña como céltico, Óscar solamente ganó cinco partidos, pero al menos cumpliría con el objetivo de dejar al Celta en Primera.

Óscar García Junyent solamente ha ganado 6 partidos de los 35 que ha dirigido al R.C. Celta.


- Pese a que en la preparación veraniega se hablaba de una campaña ilusionante, las peticiones del entrenador no llegarían y entre desacuerdos con la directiva, la plantilla quedaría descompensada al contar solo con tres caras nuevas, y una de ellas descartadas por Óscar, la del gaditano Álvaro Vadillo.
Aquello sería el preludio de otra temporada con sobresaltos, un curso sin terminar para el de Sabadell, que en nueve jornadas solamente sería capaz de sacar una victoria ante el Valencia, aunque bien trabajada, eso sí.

Con el equipo cerca de los puestos de descenso, en la mañana del 9 de noviembre de 2020 se conoce el cese de Óscar García, que arropado por el vestuario se marcharía de un Celta corto de fondo de armario. El destino del club estará en manos del siguiente míster, y muchos apuntan a que será el ex-céltico Eduardo Coudet.



domingo, 6 de septiembre de 2020

Pione Sisto: Un curioso cóctel de fútbol y verduras.







- Pione Sisto Ifolo Emirmija
- Nacido en Kampala (Uganda), el 4 de febrero de 1995
- Extremo izquierdo
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ F.C. Midtjylland \ Tjørring IF.



 
- La suya es sin duda una de las historias más extrañas jamás contadas por Vigo, algo que dejará huella para la posteridad. Hoy hablamos de un chico peculiar, extravagante y demasiado polémico, un jugador cuya marcha del R.C. Celta fue exigida por casi toda la afición.
Así es Pione Sisto Ifolo Emirmija, un tipo capaz de lo mejor y lo peor. Tan pronto levantaba estadios con sus espectaculares jugadas como irritaba a sus seguidores por sus constantes actos indisciplinados lejos de los terrenos de juego.

Será siempre recordado por sus extraños sueños, sus fugas, sus fobias con la brujería y por seguir una extraña dieta a base de frutas y verduras. Cuatro temporadas de celeste se resumen de más a menos, que curiosamente coincide con la trayectoria de un club que le acogió en puestos europeos y acabó pidiendo la hora por no perder la categoría.

- Categoría es la que ha ido perdiendo Sisto en sus años compitiendo en la Liga Española, y eso que en ésta debutó dejando boquiabiertos a los más expertos balompédicos.
Nació en Kampala (Uganda) el 4 de febrero de 1995. Pione es hijo de sursudaneses que llegaron a Dinamarca cuando él solamente tenía dos meses de vida. Vivió en el municipio de Herning y obtuvo la ciudadanía danesa, que años después le valdría para jugar con la selección de Dinamarca, con la que ya ha jugado sus primeros partidos tras destacar en las secciones menores.
La línea de ataque fue su elección desde que fue niño. Pione Sisto comenzó a destacar como delantero y muchos vieron una calidad innata que le llevaría a triunfar rápidamente en el mundo del fútbol.
Juega como extremo izquierdo y también puede hacerlo por la derecha, además de actuar como volante. Tiene una zurda mágica, es un jugador desequilibrante y eléctrico que abusa de su físico durante los noventa minutos, ya que encima es todo pulmón. Disparos colocados, regates rompedores, asistencias, goles... Al joven africano no le faltan atributos de ganador. No obstante, este fibroso atacante de fino toque ha decidido reiniciar su carrera en aquel equipo en el que se dio a conocer: el Midtjylland.

Muchos se sorprendieron con su juego cuando empezó a competir para el modesto Tjørring IF. Por entonces solamente tenía siete años y el F.C. Midtjylland llegó a Herning para llevarse a la perla africana a su disciplina en 2010. Sisto ya contaba con muy buenos informes.

Primeramente jugó para las secciones menores del Midtjylland, aunque su calidad era demasiado para las categorías menores, así que con diecisiete años ya empezaría a entrenar con el primer equipo para estrenarse en la liga danesa durante el ejercicio 2012\13.
Debutó con gol contra el Århus y unas semanas después haría su primer doblete. Sisto se estabilizaría en el primer equipo, con el que jugó hasta 2016 siendo seguido de cerca por muchísimos ojeadores. Desde su segunda temporada ya era pretendido por el Celta de Vigo, que finalmente se llevaría al jugador tras hacer veinte goles en noventa partidos de la liga danesa.

- Sisto llegó a Vigo como una joven promesa altamente cotizada en el mercado europeo. Se convirtió en el fichaje más caro en la historia del club tras ser depositados cinco millones de euros en las arcas del Midtjylland, que nada podría hacer por evitar la marcha de su más preciado valor.
El 22 de agosto de 2016 debutaría en la Liga Española, en un partido ante el Leganés que acabó con 0-1 para los madrileños. Al joven danés se le vieron maneras, y sobre todo muchas ganas, y no tardaría en explotar sus mejores cualidades para gusto del aficionado vigués, sorprendiendo con un gol de potencia y calidad al recorrerse todo el campo para batir al meta del Espanyol Diego López. Aquel partido en Barcelona acabó con 0-2 para los gallegos, y muchos ya se frotaban las manos con el fichaje de Sisto.
Su primera temporada fue sorprendente. Frescura, talento y clase para un Celta que en aquel curso 2016\17 afrontó tres competiciones: Liga, Copa y Europa League. Pione rindió a la perfección en todas ellas, contando siempre con el apoyo de otros compañeros escandinavos como Guidetti, Daniel Wass y Hjulsager.
Aquel Celta de Eduardo Berizzo rozaría por dos veces la gloria al plantarse en las semifinales de la Copa del Rey y la Europa League, cayendo en las mismas ante Deportivo Alavés y Manchester United respectivamente. Concluida aquella temporada de frustrados sueños para el celtismo, pero con brillantes expectativas de futuro, Sisto y el Celta se preparaban para vivir el gran declive de los últimos tiempos.

El punta ugandés se perfilaría como titular a las órdenes de Juan Carlos Unzué, con el que batió sus mejores registros antes de que su figura se tornase un incordio para la afición de Balaídos. A partir de entonces, y con la llegada de nuevos entrenadores, Sisto pasaría a convertirse en un verdugo para aquellos que habían admirado su incuestionable talento.
Diversas historias nacerían en torno al jugador, cada cual más ridícula. En ocasiones dejó destellos de su calidad y muchos fueron los que confiaron en la recuperación de su gran versión, pero Pione Sisto pasaría más bien desapercibido por los campos de la liga más importante del mundo.

Después de una temporada 2018\19 de infarto, y con el Celta salvado, llegaría un año aún más complicado para la entidad olívica. Tras estar apartado varias jornadas por el técnico Óscar García Junyent, el atacante danés volvería a ser titular en la última jornada frente al Espanyol de Barcelona. El Celta se jugaba mucho y todos esperaban una réplica de aquel golazo que tanto le encumbró, sin embargo fue otro final de curso con sobresaltos y sin notar la magia de Sisto.

Pione Sisto fue claramente de menos a más en sus cuatro años como jugador del R.C. Celta de Vigo.

- Aquel 19 de julio de 2020 figuraría como el último día en el que Pione defendió los colores del R.C. Celta de Vigo. Tras la extraña temporada que quedó marcada por el brote mundial del Coronavirus, el equipo vigués seguiría contando como equipo de Primera División, aunque sin el ugandés en sus filas.

Nuevas polémicas se vivirían en cuanto al nombre de Pione Sisto. El club buscaba deshacerse de un futbolista que ya nada podía aportar en los terrenos de juego, mientras que Sisto iniciaba unas largas negociaciones con diferentes clubes que le llevaron a protagonizar uno de los culebrones más largos del corto mercado veraniego.
Finalmente hubo acuerdo y el de Kampala abandonaría Vigo para siempre. El internacional danés retorna al Midtjylland, club que le llevó a jugar en España. En el Celta deja unos números de 110 partidos y 12 tantos en competición, así como un lamentable recuerdo de su falta de compromiso en Vigo.

viernes, 31 de julio de 2020

Filip Bradaric: La aportación de un subcampeón mundial.







- Filip Bradaric
- Nacido en Split (Croacia), el 11 de enero de 1992
- Centrocampista
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ Cagliari Calcio \ HNK Rijeka \ HNK Hajduk Split \ NK Primorac 1929.




- Una cesión valorada positivamente por muchos celtistas. Supongo que la mayoría cree que este centrocampista croata debió quedarse en Vigo, pero parece que la directiva celeste no piensa tirar la casa por la ventana para asumir la propiedad de este subcampeón del mundo con la selección de Croacia. En el Mundial de Rusia 2018 disputó un partido, aunque tampoco es que fuera una pieza clave del combinado ajedrezado.

Muchos guardarán un buen recuerdo de Filip Bradaric pese a que la temporada del R.C. Celta no fue para nada brillante, y eso que la escuadra celtiña contó con futbolistas de gran prestigio. Este jugador de la línea de medios fue un crack más.
Aún pertenece al Cagliari Calcio, con el que conoció la liga italiana. En su país es considerado como uno de los mejores centrocampistas. En tierras balcánicas se puede presumir de otros futbolistas como Ivan Rakitic o Luka Modric, también conocidos en la Liga Española. Con ellos, Filip rozó la gloria en Rusia 2018, aunque Francia destrozaría el sueño de los croatas.

Bradaric con el Celta en el Santiago Bernabéu.
- Filip Bradaric solo puede presumir de seis partidos internacionales y su aportación con las categorías menores del equipo nacional. Este centrocampista nació el 11 de enero de 1992 en Split (Croacia), por lo que no hace mucho que cumplió los 28 años.
Su demarcación es la de pivote defensivo, dotado de una gran técnica y dirección de juego, además de un buen control del balón. En Vigo dejó su sello de profesionalidad, disciplina y calidad. Se repartió minutos con el turco Okay Yokuslu, dejando asomar su inteligencia y buen trato con el balón en los pies. Posee un gran disparo desde la lejanía y en la Prva HNL llegó a demostrar que también sabe hacer goles.
Alcanzó gran popularidad en la cantera del Hajduk Split, uno de los clubes más potentes de la Hrvatski Telekom Prva Liga. Pasó por todas las categorías inferiores del club dálmata desde los once años, teniendo cierto éxito en el filial directo del Hajduk, lo que le valdría para debutar con el primer equipo. En aquellos inicios, Bradaric ya se perfilaba como una de las grandes promesas del fútbol balcánico que no tardaría en explotar.

Le sentaría bien irse cedido a otro club de la liga croata, y por ello se marcharía prestado al Primorac 1929 y retornó a su ciudad natal para ponerse a las órdenes del Igor Tudor, entrenador del conjunto de Split por entonces. Con éste debutaría el 13 de julio de 2013, en un partido ante el Zadar que acabó con victoria por 5-1.

Tras cuatro años en el Hajduk, Bradaric ficharía por el Rijeka el 3 de febrero de 2015, con el que se ganó una gran fama que le permitiría debutar con la selección absoluta tras figurar como uno de los mejores centrocampistas de la liga croata.

Bradaric generaría un gran interés en varios clubes extranjeros, sobre todo tras proclamarse subcampeón del mundo con su país. Finalizada la Copa del Mundo, el croata viajaría a Italia para firmar con el Cagliari para vivir su primera experiencia en el extranjero.
En la entidad de Cerdeña compartiría vestuario con sus compatriotas Darijo Srna y Marko Pajac, poniéndose a las órdenes de Rolando Maran, quien había visto con muy buenos ojos el fichaje del medio de Split.

- Debutaría en la Serie A italiana el 26 de agosto de 2018. Maran le daría unos minutos saliendo desde el banquillo para retener un resultado favorable de 2-1 ante el Sassuolo, pero al final los visitantes empatarían en el descuento.
Inmediatamente se fue ganando la titularidad con el conjunto de Sardegna, sumando en su primera campaña un total de 27 partidos, la mayoría de ellos como titular. En lo que no pudo estrenarse es en su faceta como goleador, algo en lo quesí había dejado constancia en sus anteriores equipos.
El entrenador no cotaría con él de cara al ejercicio 2019\20, razón por la que el jugador volvería a su país tras la solicitud de cesión por parte del Hajduk Split, donde jugaría media campaña antes de acabar aterrizando en España.
El Celta de Vigo se hallaba en búsqueda de un centrocampista defensivo tras la venta de Stanislav Lobotka al Nápoles. Es por ello que Filip acabaría firmando por el club olívico el 24 de enero de 2020. El equipo, que se hallaba en una situación muy delicada, reaccionaría en el mercado invernal cerrando las incorporaciones de jugadores como Jeison Murillo, Fiódor Smólov y el mediocampista de Split.

Óscar García -quien había suplido a Fran Escribá en el banquillo de Balaídos-, haría que el internacional croata debutase en La Liga el 9 de febrero de 2020. El Celta recibía la visita del Sevilla de Lopetegui y Bradaric aguardaría sus primeros minutos en la mejor liga del mundo.
En el minuto setenta de partido, el técnico celtiña le haría entrar en el terreno de juego para dar consistencia a la línea de medios. La entrada del croata sería útil para los de Óscar, consiguiendo una importante victoria por 2-1 que supondría un respiro para la afición viguesa.

Bradaric asumiría la titularidad en la próxima jornada frente al Real Madrid. En la capital española, el Celta dejaría muy buena imagen logrando un valioso empate a dos, aunque las cosas se irían complicando con el paso de las jornadas.

El centrocampista balcánico recibiría su primera expulsión en su tercera aparición frente al Leganés por una fea entrada. Pese a estar con uno desde el minuto veinte, el equipo gallego acabaría obteniendo una increíble victoria contra un Leganés que acabaría siendo el duro rival de cara a la permanencia hasta el último minuto de la competición doméstica.

El croata Filip Bradaric disputó catorce partidos de liga con la camiseta celeste.

- No fue fácil para la afición del Celta, que un año más acabarían pidiendo la hora en un final de liga no apta para cardíacos. En cuanto a Bradaric, supo dejar buenas sensaciones hasta el último partido, siendo uno de los jugadores más comprometidos en la búsqueda por la salvación.
El equipo se la jugó hasta el último momento con el Leganés, cerrando una pésima campaña 2019\20 en la que el pivote de Split sumaría un total de catorce partidos como céltico, una experiencia de 2.197 minutos en la Liga Española.

Pese a que gran parte del celtismo exigía la compra del jugador, la directiva del R.C. Celta de Vigo acabaría desestimando el fichaje de Filip Bradaric, un jugador que se sintió a gusto en tierras gallegas y del que se guardará un grato recuerdo.