Páginas

Órbita celeste

domingo, 6 de septiembre de 2020

Pione Sisto: Un curioso cóctel de fútbol y verduras.







- Pione Sisto Ifolo Emirmija
- Nacido en Kampala (Uganda), el 4 de febrero de 1995
- Extremo izquierdo
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ F.C. Midtjylland \ Tjørring IF.



 
- La suya es sin duda una de las historias más extrañas jamás contadas por Vigo, algo que dejará huella para la posteridad. Hoy hablamos de un chico peculiar, extravagante y demasiado polémico, un jugador cuya marcha del R.C. Celta fue exigida por casi toda la afición.
Así es Pione Sisto Ifolo Emirmija, un tipo capaz de lo mejor y lo peor. Tan pronto levantaba estadios con sus espectaculares jugadas como irritaba a sus seguidores por sus constantes actos indisciplinados lejos de los terrenos de juego.

Será siempre recordado por sus extraños sueños, sus fugas, sus fobias con la brujería y por seguir una extraña dieta a base de frutas y verduras. Cuatro temporadas de celeste se resumen de más a menos, que curiosamente coincide con la trayectoria de un club que le acogió en puestos europeos y acabó pidiendo la hora por no perder la categoría.

- Categoría es la que ha ido perdiendo Sisto en sus años compitiendo en la Liga Española, y eso que en ésta debutó dejando boquiabiertos a los más expertos balompédicos.
Nació en Kampala (Uganda) el 4 de febrero de 1995. Pione es hijo de sursudaneses que llegaron a Dinamarca cuando él solamente tenía dos meses de vida. Vivió en el municipio de Herning y obtuvo la ciudadanía danesa, que años después le valdría para jugar con la selección de Dinamarca, con la que ya ha jugado sus primeros partidos tras destacar en las secciones menores.
La línea de ataque fue su elección desde que fue niño. Pione Sisto comenzó a destacar como delantero y muchos vieron una calidad innata que le llevaría a triunfar rápidamente en el mundo del fútbol.
Juega como extremo izquierdo y también puede hacerlo por la derecha, además de actuar como volante. Tiene una zurda mágica, es un jugador desequilibrante y eléctrico que abusa de su físico durante los noventa minutos, ya que encima es todo pulmón. Disparos colocados, regates rompedores, asistencias, goles... Al joven africano no le faltan atributos de ganador. No obstante, este fibroso atacante de fino toque ha decidido reiniciar su carrera en aquel equipo en el que se dio a conocer: el Midtjylland.

Muchos se sorprendieron con su juego cuando empezó a competir para el modesto Tjørring IF. Por entonces solamente tenía siete años y el F.C. Midtjylland llegó a Herning para llevarse a la perla africana a su disciplina en 2010. Sisto ya contaba con muy buenos informes.

Primeramente jugó para las secciones menores del Midtjylland, aunque su calidad era demasiado para las categorías menores, así que con diecisiete años ya empezaría a entrenar con el primer equipo para estrenarse en la liga danesa durante el ejercicio 2012\13.
Debutó con gol contra el Århus y unas semanas después haría su primer doblete. Sisto se estabilizaría en el primer equipo, con el que jugó hasta 2016 siendo seguido de cerca por muchísimos ojeadores. Desde su segunda temporada ya era pretendido por el Celta de Vigo, que finalmente se llevaría al jugador tras hacer veinte goles en noventa partidos de la liga danesa.

- Sisto llegó a Vigo como una joven promesa altamente cotizada en el mercado europeo. Se convirtió en el fichaje más caro en la historia del club tras ser depositados cinco millones de euros en las arcas del Midtjylland, que nada podría hacer por evitar la marcha de su más preciado valor.
El 22 de agosto de 2016 debutaría en la Liga Española, en un partido ante el Leganés que acabó con 0-1 para los madrileños. Al joven danés se le vieron maneras, y sobre todo muchas ganas, y no tardaría en explotar sus mejores cualidades para gusto del aficionado vigués, sorprendiendo con un gol de potencia y calidad al recorrerse todo el campo para batir al meta del Espanyol Diego López. Aquel partido en Barcelona acabó con 0-2 para los gallegos, y muchos ya se frotaban las manos con el fichaje de Sisto.
Su primera temporada fue sorprendente. Frescura, talento y clase para un Celta que en aquel curso 2016\17 afrontó tres competiciones: Liga, Copa y Europa League. Pione rindió a la perfección en todas ellas, contando siempre con el apoyo de otros compañeros escandinavos como Guidetti, Daniel Wass y Hjulsager.
Aquel Celta de Eduardo Berizzo rozaría por dos veces la gloria al plantarse en las semifinales de la Copa del Rey y la Europa League, cayendo en las mismas ante Deportivo Alavés y Manchester United respectivamente. Concluida aquella temporada de frustrados sueños para el celtismo, pero con brillantes expectativas de futuro, Sisto y el Celta se preparaban para vivir el gran declive de los últimos tiempos.

El punta ugandés se perfilaría como titular a las órdenes de Juan Carlos Unzué, con el que batió sus mejores registros antes de que su figura se tornase un incordio para la afición de Balaídos. A partir de entonces, y con la llegada de nuevos entrenadores, Sisto pasaría a convertirse en un verdugo para aquellos que habían admirado su incuestionable talento.
Diversas historias nacerían en torno al jugador, cada cual más ridícula. En ocasiones dejó destellos de su calidad y muchos fueron los que confiaron en la recuperación de su gran versión, pero Pione Sisto pasaría más bien desapercibido por los campos de la liga más importante del mundo.

Después de una temporada 2018\19 de infarto, y con el Celta salvado, llegaría un año aún más complicado para la entidad olívica. Tras estar apartado varias jornadas por el técnico Óscar García Junyent, el atacante danés volvería a ser titular en la última jornada frente al Espanyol de Barcelona. El Celta se jugaba mucho y todos esperaban una réplica de aquel golazo que tanto le encumbró, sin embargo fue otro final de curso con sobresaltos y sin notar la magia de Sisto.

Pione Sisto fue claramente de menos a más en sus cuatro años como jugador del R.C. Celta de Vigo.

- Aquel 19 de julio de 2020 figuraría como el último día en el que Pione defendió los colores del R.C. Celta de Vigo. Tras la extraña temporada que quedó marcada por el brote mundial del Coronavirus, el equipo vigués seguiría contando como equipo de Primera División, aunque sin el ugandés en sus filas.

Nuevas polémicas se vivirían en cuanto al nombre de Pione Sisto. El club buscaba deshacerse de un futbolista que ya nada podía aportar en los terrenos de juego, mientras que Sisto iniciaba unas largas negociaciones con diferentes clubes que le llevaron a protagonizar uno de los culebrones más largos del corto mercado veraniego.
Finalmente hubo acuerdo y el de Kampala abandonaría Vigo para siempre. El internacional danés retorna al Midtjylland, club que le llevó a jugar en España. En el Celta deja unos números de 110 partidos y 12 tantos en competición, así como un lamentable recuerdo de su falta de compromiso en Vigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario