viernes, 6 de abril de 2018

Marcelino Morla: La era bélica del Celta.







- Marcelino Morla García
- Nacido en Leiro, Ribadumia (Pontevedra), el 16 de diciembre de 1914
- Extremo izquierdo
- Equipos: R.C. Celta de Vigo \ R.C.D. Espanyol \ Pontevedra C.F. \ Unión Sporting Vigo \ A.D. Ceuta \ C.J. Cambados \ Puente Arnelas.




- Formó parte del mejor Ceuta de la historia, aunque también fue celtista en la inolvidable Guerra Civil española. Ejerció como capitán en la legión española durante la contienda, momento en el que aprovecharía para seguir jugando al fútbol con el equipo ceutí.

Hay muchos futbolistas que han sido olvidados durante la larga historia del R.C. Celta de Vigo, especialmente aquellos que tuvieron que vivir los duros tiempos de aquellos años cercanos a la década de los cuarenta. Algunos sobrevivieron a la guerra, otros no. Otros siguieron jugando al fútbol y algunos lo dejaron.
Marcelino Morla García fue de los que continuaron en activo a pesar de que otrora no se ganaba ni una cuarta parte del sueldo que se cobra hoy en día. El fútbol era más amateur, menos profesionalizado, que duda cabe.

Marcelino Morla durante un saque de honor.
- Fue profesor de Educación Física durante muchos años en el Instituto Politécnico Español de Tánger, y vivió parte de su vida en la ciudad de Málaga junto a su mujer, su hija y su yerno.
Morla era un extremo izquierdo que jugó para equipos como el U.S. Vigo, Pontevedra, Espanyol y Ceuta, entre otros. Se dice que fue uno de los futbolistas gallegos que más destacaron en Galicia, especialmente jugando para clubes como el Puente Arnelas. Era vecino de esta localidad, de la parte de Leiro. Jugó en el S.D. Puente Arnelas junto a su hermano Felipe, de donde pasó a competir para otros equipos como el Pontevedra y Juventud de Cambados antes de fichar por el Unión Sporting Vigo a mediados de los años treinta. Allí demostró su talento durante sus años iniciativos como futbolista. Por entonces, el equipo de Lavadores era muy a tener en cuenta, pues competía en la Segunda División y poseía una buena plantilla con jugadores bastante conocidos. Cabe destacar al portero José Túnel Cabaleiro, más conocido como "Talladas". Éste triunfaría años después en Brasil después de librar auténticas batallas ante un poderoso Celta que estaba a punto de ascender a la máxima categoría española. Otros jugadores a tener en cuenta del Unión Sporting eran los ex-célticos, Vicente Cons, Pazó y Benito Rivas.

Durante aquellos años compitiendo en la categoría de plata, Morla sorprendió a la directiva del R.C. Celta, que al final del curso 1935\36 alcanzaría el esperado ascenso a Primera División. El de Leiro ingresaría en plantilla a partir de entonces.

La mala suerte del club olívico fue que justo en plena celebración del ascenso vio como su estreno en la élite se demoraría a causa del estallido de la Guerra Civil. Muchos jugadores fueron movilizados para combatir de forma inmediata, mientras que los que no cumplían con la mayoría de edad, y otros por convocar, seguirían jugando para el Celta.
Durante aquellos años en los que se congelaron las competiciones a nivel estatal, el equipo vigués seguiría jugando partidos de carácter amistoso y otros torneos a nivel regional. Para ello, el técnico Ricardo Comesaña echaría mano de futbolistas amateurs y otros jóvenes del fútbol gallego.

Morla jugó para el Celta entre 1936 y 1938, participando en tan solo tres partidos oficiales. Su primera aparición de celeste llegó el 3 de enero de 1937, en A Coruña frente al Deportivo. En aquel choque regional, el joven extremo marcaría un gol que serviría para obtener un empate en la ciudad vecina (2-2).

Además de aquel derbi, Marcelino tendría dos opciones más durante el siguiente curso. El 17 de julio volvería a afrontar otro clásico gallego ante el conjunto coruñés celebrado el 17 de julio de 1938. Los célticos se impusieron a sus vecino por una contundente goleada de 5-1 en el que nuestro protagonista volvería a dejar su sello goleador.
Aquel partido sería el último de Morla con la zamarra celeste, que en plena Guerra Civil sería citado para ejercer como capitán de la legión en Ceuta. En aquel mismo momento se acabaría su relación con el Celta de Vigo.

Se perdió muchos partidos de aquellos años finales de la guerra y, aún peor, se perdería el estreno liguero del Celta en Primera División, lo que también hubiera sido su debut en aquel campeonato de los poderosos Barcelona, Real Madrid y Athletic de Bilbao, entre otros.

El tope de Morla a nivel competitivo fue competir en Segunda División. Ya lo había hecho anteriormente con el Unión Sporting Vigo, y ya estaba a punto de hacerlo con Agrupación Deportiva Ceuta, en cuya ciudad permaneció varios años.
Vivió los mejores años de este club sin la opción de participar en ningún partido de liga. Tras la Guerra Civil continuaría formando parte del club ceutí, que tras el curso 1945\46 perdería la categoría. Dicen que Marcelino también ejerció como entrenador y preparador físico del Ceuta.

Marcelino Morla aparece en esta alineación del Unión Sporting Vigo, en la que también se hallan Cons y Herodes entre otros.

- También se sabe que el atacante gallego llegaría a fichar en 1944 por el R.C.D. Espanyol. se considera que la entidad catalana pagó 160.000 pesetas por el fichaje del jugador, algo que por entonces se consideraba como una cantidad exagerada.
Pero Morla ya tenía treinta años cuando se había incorporado al equipo perico, por lo que no llegaría a vestir de blanquiazul. Fue cuando decidió retornar al Ceuta para trabajar en el cuerpo técnico ya retirado como futbolista.

Vivió y falleció en Málaga, lugar donde residió con su familia. Parece que dejó huella en equipos como el Puente Arnelas y el Unión Sporting Vigo, en los que destacó en su día para poder defender los colores del Celta de Vigo en la década más dura de este país, cuando el equipo se preparaba para debutar en Primera.



Fuentes: (Celta Historia, sdparnelas.blogspot.com, Enciclopedia Emigración Galega, Yo jugué en el Celta, BD Fútbol, hisfutceuta.awardspace.com y La Voz de Galicia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario