viernes, 18 de noviembre de 2016

Anécdotas Celestes : Padre e hijo sobre el verde.



- Esta es una de mis anécdotas celestes favoritas. Raras veces se pueden ver situaciones como esta en el fútbol profesional, y un ex-jugador del Celta es protagonista de la misma. Hablamos de un ser único. Un tipo capaz de lanzarse en plancha desde la barrera para interceptar un tiro libre con la cabeza. Henrique Guedes da Silva, más conocido como "Catanha", es nuestro gran protagonista. Fue el gran goleador que puso de moda la celebración de la gaviota, aquella que tanto vimos revolotear sobre el césped de Balaídos en los tiempos dorados de la llamada "apisonadora celeste".

Pasó por muchísimos equipos extranjeros: Atlético Mineiro, Corinthians, Sao Cristovao, Krylia Sovietov, Sport Atalaia... También vistió muchísimas camisetas del fútbol español: R.C. Celta, Málaga, Salamanca, Leganés, Linares,...hasta retirarse en 2010 con el Estepona. Quien antaño también formó filas en la Selección Española, no quiso conformarse con cerrar su historial deportivo a los 37 años, y su hijo sirvió de estímulo.

Catanha como jugador del Real Club Celta.
- Pedro Henrique Catanha, así se le conoce al primogénito del ex-céltico, quien al igual que su padre posee las nacionalidades brasileña y española. Nacido en 1994, es un jugador muy rápido, que realiza mucha presión por todo el campo. Tiene velocidad, buen pase, buen dribbling y tiro potente con gol. Tiene muchísima técnica. Baja a buscar el balón, protege la pelota, la distribuye con calidad.
Jugador muy completo con un grandisimo sentido táctico: entiende en cada momento lo que el equipo necesita. Puede jugar tanto de delantero centro como de extremo por ambas bandas.
Tras salir del División de Honor Juvenil del Málaga, Pedro estuvo haciendo la pretemporada con el Atlético de Madrid C en su primer año senior, pero finalmente fichó por el Estepona (equipo donde se retiró su padre). En los años siguientes jugó en el CRB (Clube Regatas Brasil) y en el CEO (Centro Esportivo Olhodaguense) de Brasil. Tras una breve estancia en el Concordia Elblag polaco, Pedro fichó por el Dos Hermanas sevillano, equipo en el que se producirá un hito histórico.

Temporada 2016\17. Catanha - a sus 44 años- decide reaparecer para vestirse de corto y ficha por el Zenit de Torremolinos. Con este humilde equipo malacitano compite en la segunda autonómica y consigue competir contra su propio hijo (jugador del Dos Hermanas).
En medio de la competición, concretamente a primeros del mes de noviembre, Catanha ficha por el Dos Hermanas y los medios se hacen eco de la sorpresa: ¡Catanha jugará junto a su hijo!. Catanha padre no tarda en revelar sus primeras palabras: "La gente, después de tantos años, me anima. Para mí, eso y saber que estoy ayudando a mi hijo en su carrera son los argumentos que me han dado fuerza para fichar por el San Andrés" -comentó el experimentado delantero.

Todos aguardaban el ansiado debut de la gaviota, quien compartirá vestuario, césped, camiseta y pelota junto a su hijo. El 13 de noviembre de 2016 se produce el anhelado debut. El Dos Hermanas San Andrés tendrá el privilegio de contar con "los Catanha" para medirse al Motril granadino. Padre e hijo coincidieron en el mismo verde, esta vez unidos. Catanha, -quien actúa como segundo entrenador y jugador de los barrieros- hizo su debut oficial en Motril tras saltar al campo en el minuto 74 en sustitución del ariete Ito.

El brasileño y ex jugador del Celta no pudo ayudar a los suyos, quienes ya caían 4-1 cuando saltó al terreno de juego para unirse a su hijo en busca de goles. Los granadinos sentenciarían el encuentro y poco se pudo ver de la familia Guedes. No hay mucho que destacar del debut de Catanha, salvo la especial coincidencia con su "Pedrinho" sobre el verde. Esta vez no pegaron patadas al balón en la playa o en el patio de casa. Esta vez compitieron juntos en la Tercera División española: padre e hijo, con 44 y 22 años respectivamente.

Catanha y su hijo Pedro sostienen la camiseta del Dos Hermanas, equipo en el que jugarán juntos en la campaña 2016\17.
- Por desgracia, no todo saldría a pedir de boca. El Motril se impuso con claridad y venció 6-1. Aún así, el Estadio Escribano Castilla de Motril sería testigo del debut familiar. Todavía quedan jornadas para ver revolotear a las dos gaviotas hispano-brasileñas. Seguro que el celtismo estará muy pendiente de la sorprendente reaparición del que años atrás fue ídolo de Balaídos. Ojalá veamos una vez más la celebración de la gaviota, aunque ya no sea vestido de celeste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.