lunes, 8 de junio de 2015

Anécdotas Celestes : Ascenso y multa pagada por la afición .




- Ahora que estamos en época de promoción de ascenso a Primera División , cabe recordar lo que sucedió en el primer ascenso del Real Club Celta ( temporada 1935\36 ) .
Sólo el orgullo de los propios jugadores y el tesón de los aficionados de toda Galicia evitaron que el Celta no desapareciese en aquella histórica temporada . Acostumbrados a las constantes zancadillas que la Federación Española puso al Celta para entrar en la categoría máxima española , aún se tendría que vivir otro desagradable capítulo tras obtener el ascenso en los payoffs de ascenso de 1936 . Ésta vez nada se pudo hacer , y eso que por entonces la Federación estaba presidida por un gallego , García Durán , con quien el presidente céltico , Braña Merino , mantuvo un cruce de cartas bastante fuerte .

Todo ocurrió en el partido de la fase de promoción disputado en Balaídos contra el Real Zaragoza el 11 de Abril de 1936 . Un día laboral para , de alguna forma , tratar de romper el programa de trabajo del equipo vigués , que fue obligado a disputar nada menos que cinco partidos en sólo quince días , con sus consiguientes viajes que , desde luego , no eran los de ahora .

El Zaragoza fue vapuleado en Balaídos por 7-0 y , para justificar tan severa derrota ante sus seguidores , el periódico de Aragón escribió que " el Zaragoza sufrió en Vigo una encerrona y el partido se convirtió en una batalla campal " .
La noticia fue rápidamente desmentida por el colegiado del encuentro , Ramón Melcón , pero la Federación hizo caso omiso , no aceptando asimismo las alegaciones de la directiva del R.C. Celta . Lo cierto es que a los pocos días se recibía en la sede social del club una comunicación federativa en la que se obligaba a pagar una multa de 1.900 de las antiguas pesetas " por los incidentes registrados en dicho partido " .

De nada sirvieron las protestas de los directivos y de la mayoría de los medios informativos , no sólo gallegos , sino también de otros puntos de España , que consideraban la decisión como una gran injusticia . Los recursos no prosperaron y al final el Celta tuvo que pagar . Era una muestra más de la persecución que la Nacional estaba haciendo al Celta .

Ante tal atropello , la afición tuvo una respuesta sensacional . Pero no sólo la de Vigo . Fue la de toda Galicia , de Norte a Sur y de Este a Oeste . El semanario gallego " Sprint " hizo un llamamiento de solidaridad con el Celta , en esos momentos en grave situación económica . Tanto era la gravedad de la situación , que para afrontar los gastos de la liguilla de promoción de ascenso , y antes de iniciarse la misma , ya se había lanzado un SOS a través de los más diversos medios de comunicación solicitando donativos , llamamiento que , igualmente , tuvo una extraordinaria respuesta .
La multa se pagó , pero la Federación hubo de esperar a que el Celta reuniese las 1.900 pesetas , pues la colecta consistió en que cada aficionado de cualquier punto de la región aportara solamente una peseta . El Celta cerraba así otro de los duros enfrentamientos tenido con la Federación que estaba al servicio de los intereses de unos pocos .

Desfile Carlista en Balaídos poco antes de iniciarse la Guerra Civil que pospondría el debut del Celta en Primera .

- En el transcurso de las fechas previas a los partidos de la promoción de ascenso , hubo , asimismo , algunas notas curiosas . Como por ejemplo los anuncios que se publicaban en Faro de Vigo en las vísperas de los partidos pidiendo el apoyo de la afición . Tales como " Celtistas , ningún partido está ganado , ni perdido , mientras rueda el balón . El entusiasmo hasta el último minuto . Los comentarios después " , o este otro : " Celtistas , un fallo de cualquier céltico , si se da , como se da en todos los equipos , no debe acogerse con un ¡oh! decepcionante , sino con voces de ¡hala , muchacho! " .

Otro dato curioso de esta fase de ascenso se produjo en el mismo encuentro contra el Real Zaragoza , al abrirse las puertas a todo el público . La entrada era gratis , aunque a las puertas había voluntarios recogiendo donativos . Ningún dato recoge la cantidad recaudada , pero sí el número de espectadores , que se elevó a veinte mil . Ahí es nada . Y eso que era el año 1936 , cuando Vigo tenía una población aproximada de sesenta mil habitantes . Claro que a Balaídos acudían aficionados de los pueblos limítrofes y también de varios puntos de otras provincias de Galicia .

Logrado tan ansiado ascenso , los días posteriores fueron de homenajes  a la plantilla , una fiesta que se vería marcada meses después por el inicio de la Guerra Civil en España , lo que provocó una inactividad total de todas las competiciones deportivas . La afición celtiña colaboró con el Celta pagando aquella injusta multa que permitiría ver al club debutando en Primera División .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.