viernes, 16 de enero de 2015

Anécdotas Celestes : El asesinato de Quinocho .




- Joaquín Fernández Santomé , " Quinocho " , era un vigués que defendió la camiseta del R.C. Celta durante muchos años , antes de partir a Castellón para seguir jugando al fútbol y regresar a su Galicia natal para dedicar más años al club de su vida como gerente . Ya he hablado de su faceta como futbolista e hice un breve repaso de aquella trágica noticia que nos sorprendió el 20 de Octubre de 1988 , pero hoy quiero dedicar más tiempo a su cruel asesinato , algo que conmocionó al país entero .

Dos meses después del grave accidente de tráfico del futbolista Alvelo , quien quedó postrado en una silla de ruedas para toda la vida , llegó otra desgracia para el celtismo , el fallecimiento de Joaquín Fernández  " Quinocho " a manos de unos asesinos que quisieron robar en las oficinas del Real Club Celta .

Quinocho intentó evitar , enfrentándose a los atracadores , que estos se llevasen cerca de medio millón de pesetas , cantidad que había guardada en esos momentos en las oficinas de Balaídos , reservadas para las dietas del primer equipo en el viaje que había de hacer horas después a San Sebastián para jugar contra la Real Sociedad .

Quinocho como gerente del R.C. Celta .
- Los hechos ocurrieron a las seis y media de la tarde del referido día 20 de Octubre , cuando dos encapuchados ( otros dos aguardaban fuera ) entraron en las oficinas del club , exigiendo a las oficinistas allí presentes ( Ángeles Santos , Loli y Pili Cameselle ) se les entregase el dinero que tuviesen en caja . Quinocho , que se hallaba en su despacho contínuo al lugar donde se atiende al público , se encontraba hablando por teléfono con la gerente del Deportivo , Berta Vales .
Al sentir golpes en la puerta , salió a abrir , encontrándose de frente con los atracadores , encapuchados con un pasamontañas . Al comprobar lo que sucedía , trató de enfrentarse a ellos , intentando ponerlos fuera , lanzándoles un cenicero , que alcanzó en la cabeza a uno de ellos , el cual realizó un disparo de revólver que portaba , sin alcanzar a Quinocho ni a ninguna de las oficinistas . El otro individuo reaccionó de forma brutal , asestando una puñalada al cuerpo de Quinocho , alcanzándole el corazón ante el nerviosismo e impotencia de las tres empleadas . Quinocho moría casi en el acto , en tanto que los asesinos escapaban a toda velocidad llevándose una bolsa con el botín , junto con los que aguardaban fuera con una moto .

La secretaria del club , Ángeles Santos , y las dos oficinistas , Loli y Pili , que vieron el atraco y posterior asesinato de su jefe , sollozando decían en la sala de espera de Povisa , donde se hallaba el cadáver de Quinocho : " Fue terrible " , en tanto que Gelines agregaba : " El jefe me dijo , Gelines , agárrame que me acaban de acuchillar , pero ya era tarde , porque la herida había sido de muerte " . Estas fueron las últimas palabras del valiente gerente céltico , mientras sangraba abundantemente .

Por su parte , el presidente de la Liga de Fútbol Profesional , Antonio Baró , que se había trasladado a Vigo para asistir a las honras fúnebres , con palabras entrecortadas por la emoción al ver el cadáver de Quinocho , señaló : " El mundo del fútbol ha sido herido en la persona de Quinocho " .

Joaquín , que había regresado a Vigo en 1974 para hacerse cargo de la gerencia del Celta , a petición del entonces presidente Antonio Vázquez , dejó viuda y una hija .
La noticia del asesinato de Quinocho , minutos después de producirse , corrió como un reguero de pólvora por toda la ciudad , trasladándose inmediatamente a toda España , mientras que en Povisa , donde había ingresado ya cadáver , se registraron escenas de intensa emoción . El suceso conmovió a la ciudad y llenó de indignación a los vigueses , en tanto que la policía ponía en marcha una operación especial para atrapar a los asesinos y sus colaboradores .

El cuerpo de Quinocho sin vida en Povisa . 
- Se vivieron durísimas escenas de dolor en aquella sala de urgencias de Povisa . Allí se personaron rápidamente el presidente céltico José Luis Rivadulla , sus directivos , el alcalde Manoel Soto , el médico del club , Genaro Borrás , la esposa de Quinocho , Trini , los jugadores del Celta con el entrenador Novoa al frente e infinidad de amigos que tenía el bueno de Joaquín Fernández Santomé .
En Povisa lloraron por su muerte Rivadulla , Manoel Soto , Maté , Zambrano , Vicente... En fin , la tragedia había consternado a todo el mundo del fútbol , pues además , en sólo dos meses , el Celta había sufrido dos grandes desgracias . Estaba todavía reciente el accidente de Alvelo cuando los malvados sin escrúpulos acababan con la vida de un fiel a su club como Quinocho . Todos los clubes de España reconocieron al gerente céltico como " uno de los gerentes que más afecto generaba por su humanidad " .

La capilla ardiente con el cadáver de Joaquín era instalada a primeras horas de la mañana del día 21 en Balaídos , por donde desfilaron miles de personas para darle el último adiós al que había vivido por y para el Celta , quien a costa de su vida había intentado que los ladrones se llevasen las 484.283 pesetas que existían en la caja del club , de las que días más tarde , tras la detención de los criminales , solamente se recuperarían 63.000 pesetas .

Las causas de la muerte de Quinocho , según los resultados de la autopsia , se debieron a que la hoja del puñal rompió el músculo del diafragma produciéndose unas ascensión brusca de las asas intestinales , y a su vez la asfixia . Asímismo , la hoja del puñal seccionó la aorta , lo que fue determinante en su muerte .

El sábado 22 de Octubre , tras la celebración de una misa " corpore insepulto " bajo la grada de Río , lugar donde estaba instalada la capilla ardiente con los restos mortales de Quinocho ( no se pudo celebrar en el campo debido a la intensa lluvia ) , y después de que el director general de Deportes de la Xunta de Galicia , José Otero Garrido , colocase sobre el féretro la medalla de la Xunta al Mérito Deportivo , tuvo lugar el traslado del féretro al cementerio de Pereiró . Miles de personas acompañaron al cadáver de Quinocho hasta el cementerio pese a la intensa lluvia de aquel día . No faltaron los directivos , técnicos y jugadores del R.C. Celta , sus queridos compañeros .

Los balcones de los domicilios estaban engalanados con colores celestes y arrojaban flores al paso de la comitiva fúnebre . Nadie recuerda una manifestación de duelo de la magnitud que tuvo el de Joaquín Fernández Santomé , lo que demuestra lo querido que era por todos .

Personalidades del fútbol y la política dieron el último adiós al queridísimo Quinocho .

- Ciento veinticinco coronas se llegaron a depositar sobre la tumba donde fueron depositados los restos mortales del gerente del Celta . Para acudir al funeral , se habían congregado representaciones de muchos clubes de España , de la Liga de Fútbol Profesional , de la Federación Española de Fútbol , estamento arbitral , deportistas de otras disciplinas , así como de instituciones gallegas y españolas .

Un martes 25 de Octubre , inspectores del Grupo de Atracos , con la colaboración de otros compañeros , detenían a los cuatro presuntos culpables del asesinato de Quinocho , uno de los cuales , Luis Riveiro Gallego , había sido jugador del Celta , que fue el que llegó a informar del movimiento del dinero del club , y lugar donde se guardaba . Además del citado , también ingresaban en prisión los tres colaboradores del atraco con final dramático .

J. Bernárdez y A. Marcote fueron acusados de robo con homicidio , mientras que Luis Riveiro y Mariano G.R. como colaboradores de los hechos .
Las huellas dejadas por los asaltantes fueron claves a la hora de dar con los presuntos asesinos , y la moto utilizada por dos de ellos para fugarse , pruebas que determinarían la detención de los cuatro implicados en el atraco , y los que la policía les había sometido a una continua vigilancia durante cincuenta horas .

Causaba la gran sorpresa en la sede social del Celta cuando se comprobó la implicación de un ex-jugador . La policía se personó en las oficinas del club para contrastar su ficha como futbolista , comprobándose que el referido delincuente había sido jugador de las categorías inferiores hasta llegar al Celta B , en la temporada 1983\84 .

- Los cuatro atracadores fueron procesados en la Audiencia Provincial el 18 de Mayo de 1989 , solicitando el fiscal un total de 89 años de cárcel por hurto con homicidio y 12 más por tenencia ilícita de armas , además de 10 millones de pesetas de indemnización , una vez que los cuatro habían reconocido su culpabilidad de los hechos .
El 24 de Mayo se hacía pública la sentencia : 34 años de cárcel para los culpados por hurto y asesinato y 17 años para los colaboradores , fijando la indemnización de 12 millones de pesetas .
Por su parte , Quinocho tuvo un homenaje póstumo con un partido entre una selección de jugadores y el Celta , y también se colocó una placa que perpetúa su recuerdo , en las oficinas del club . Anualmente se celebra un torneo veraniego en su honor , al que conocemos como " Memorial Quinocho " y que se viene celebrando desde su fallecimiento .

El accidente de Alvelo ( del cual haré otro artículo especial ) y el asesinato de Quinocho , supusieron un fortísimo mazazo para el celtismo . Fueron dos terribles acontecimientos entre los que distaba exactamente dos meses . No fueron momentos fáciles para las familias de ambos ex-jugadores .

Cada partido , cada gol , cada suspiro por el Real Club Celta , son parte de uno de los históricos jugadores que defendieron con honor la elástica celeste . Así como Quinocho defendió el escudo del Celta sobre el terreno de juego , también supo defenderlo con valentía durante sus funciones como gerente . Quinocho es valentía y corazón .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.