martes, 3 de junio de 2014

Pérez Alleres : Un corazón vigués y valiente .




- David Pérez Alleres es un colegiado que escaló arbitrando desde el fútbol más modesto hasta llegar a la Segunda División B , momento en el que se frena su carrera cuando cumplía su tercera temporada en la categoría de bronce española , y todo a causa de un infarto de miocardio .

El 20 de Septiembre de 2004 la vida del árbitro gallego estuvo apunto de apagarse durante un encuentro celebrado en el Estadio del Toralín entre la Ponferradina y el Sestao River . El caso es que el colegiado ya venía con avisos anteriores . Se había desvanecido con anterioridad en otros dos partidos de categoría de base y siempre se había referido a ataques de ansiedad para explicar sus lipotimias . La primera vez que le ocurrió fue en el mes de Mayo del mismo año , cuando pitaba un encuentro entre juveniles locales . Entonces la Mutualidad de de Futbolistas lo apartó de los terrenos de juego durante dos meses , pero toda clase de pruebas afirmaron que David se hallaba en óptimo estado .

Momento en el que se llevan a Pérez Alleres .
 - Pero el susto se repitió poco tiempo después . Pérez Alleres volvió a desmayarse por dos veces en el partido de División de Honor Juvenil entre Celta y Valladolid . A los diez minutos cayó redondo pero decidió continuar , pero un nuevo desmayo le obliga a ser acompañado al hospital más cercano .
Y llega el 20 de Septiembre . Pérez Alleres , que de entonces contaba con tan sólo 31 años de edad , se encarga de dirigir el Ponferrada-Sestao sin saber que aquel sería su último partido como juez de una contienda profesional . Y el número 31 pareció marcar su destino , pues fue en ese minuto en el que el colegiado cae sobre el césped . Los jugadores de ambos equipos trataron de advertir del terrible suceso a los responsables médicos , quienes acabarían trasladando a Pérez Alleres tras tratar de reanimar al colegiado .
Fue retirado del terreno de juego en camilla y , camino de los vestuarios , sufrió una parada cardíaca en el mismo patio del túnel de vestuarios , donde finalmente lo lograron reanimar .

Finalmente fue trasladado al Hospital Comarcal del Bierzo , donde permaneció intubado debido a un edema pulmonar , aunque con las constantes vitales controladas , después de superar una crisis en la que se temió por su vida . Pero las consecuencias llegaron a empeorar , y el colegiado entró en un coma que tuvo en vilo a su familia y seres queridos por espacio de un mes .
Posteriormente comenzó a dar muestras de mejora , aunque si responder a estímulos y llegar a no reconocer ni a su propia esposa .

Los médicos apostaron por someter al árbitro a un estímulo extremo para hacerle reaccionar . Así que llevaron a su hijo al hospital y cuando David le vio consiguió acordarse de su nombre . Aquel fue el primer paso de su rápida recuperación .

Pero aquel infarto dejó sus consecuencias , como era de esperar :  " Me falla la memoria reciente y , aunque al principio tomaba notas para orientarme , la terapeuta me obligó a forzar la mente y así he ido mejorando " - contaba el ya ex-colegiado . " Se me olvidaba apagar el gas , las luces o cerrar los grifos " . - Explicó sobre las consecuencias originadas .

Pérez Alleres fue recuperándose poco a poco hasta llegar a hacer una vida normal , eso sí , echando siempre de menos los terrenos de juego . Su gran ilusión y apoyo fueron su mujer y los amigos , pero sobre todo su hijo , quien además resultó ser el inicio de su recuperación .
Pasó de ser árbitro a trabajar como representante de una empresa de mobiliario de cocina . Continúa casado y es padre de tres hijos . Su vida corrió peligro en aquel encuentro entre Ponferradina y Sestao , pero la valentía de su corazón acabó imponiéndose a la muerte en el tiempo de descuento .

David Pérez Alleres recibe un merecido homenaje en un amistoso entre Celta y Deportivo .

- Tras aquel susto el equipo de su ciudad y sus amores , el R.C. Celta , decidió hacerle un merecido homenaje en un acontecimiento único : el primer partido amistoso  promovido por una causa solidaria entre eternos rivales . Celta y Deportivo aparcarían sus odios para compensar al ex-colegiado vigués .

Fue también mérito de sus amigos , quienes crearon una comisión y comenzaron a llamar a diferentes puertas con el fin de hacer realidad su homenaje . Y a la vez se convirtió en un partido muy especial , pues aquel derby fue el cuadragésimo encuentro amistoso entre Celta y Deportivo . El encuentro , con bastante carácter amistoso , finalizó con 2-1 para los vigueses , y David pudo llevarse como obsequio una camiseta firmada por los componentes de la plantilla céltica . Un recuerdo que sin duda tuvo final feliz .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.