jueves, 1 de agosto de 2013

Anécdotas Celestes : El Celta balcánico .

EL CELTA BALCÁNICO



- Aunque parezca mentira ya han pasado más de veinte años del comienzo de uno de los más crueles conflictos bélicos del viejo continente europeo , " La guerra de los balcanes " : guerra , destrucción , violaciones , odio , hambre , tristeza...
En el Celta ya jugaron futbolistas de origen yugoslavo antes de que estallara la guerra , el primero de ellos fue Vladimir Culafic Dokic , un delantero nacido en Luge , localidad que a día de hoy pertenece al país balcánico conocido como Montenegro . El atacante llegó a coincidir en el club vigués con el siempre querido entrenador Milorad Pavic . El ya fallecido técnico había nacido en la ciudad Serbia de Valjevo y se encargó de dirigir al Celta desde comienzos de la década de los ochenta , abandonando la ciudad olívica en 1983 tras lograr la gran hazaña de ascender al equipo desde la Segunda División B a la Primera , algo por lo que siempre será recordado con afecto entre la afición celtiña .

El siguiente en llegar a Vigo fue otro gran querido por la afición : Zoran Maric , nacido en la localidad serbia de Boka y padre de otro ex-futbolista céltico que hasta no hace mucho abandono la disciplina viguesa , Goran Maric ( Novi Sad , Serbia ) . Con Zoran coincidió Antal Puhalak , un mediapunta de Subotica ( Serbia ) que no llegó a cuajar en Vigo y que permaneció en el club poco antes de que estallara la guerra de la Antigua Yugoslavia .


COMIENZA LA GUERRA DE LOS BALCANES .

- El 25 de Junio de 1991 se inicia el primero de los conflictos que dio paso a la hecatombe balcánica . La batalla comenzó con la secesión de las dos regiones norteñas de la Antigua Yugoslavia . Eslovenia y Croacia dieron paso a la batalla civil conocida como  " La guerra de los diez días " . Mucha gente creía que las varias religiones y etnias que conformaban el extinto país balcánico convivían en paz y en armonía , pero la realidad era bien distinta .
El conflicto obedeció a causas políticas , económicas y culturales , algo que ya se cocía en Yugoslavia por la tensión étnico-religiosa . Algunos ciudadanos de los diferentes pueblos yugoslavos si hacían buen uso de la paz y el respeto , pero el comienzo de la terrible guerra comenzó a generar el aborrecimiento entre los mismos .

Aspecto de la capital bosnia de Sarajevo , en 1992 .
- El ejército y autoridades eslovenas bloquearon cuarteles y carreteras dando paso a una corta batalla que daría comienzo al desastre balcánico y que finalizaría con la independencia del país menos perjudicado en esta lamentable contienda . Dicha contienda daría paso a la Guerra Croata de Independencia y la Liga Española comenzaría a acoger todo tipo de jugadores yugoslavos , el Celta fue uno de los equipos más  " solidarios " de nuestra liga , pues a lo largo de la década de los noventa muchos fueron los futbolistas llegados del asolado país balcánico .
En el verano de 1992 llega a tierras galaicas el delantero Milos Bursac , nacido en la capital serbia de Belgrado y apodado cariñosamente en Vigo como  " el jugador de barro " .

Al fichaje de Milos le siguieron el de numerosos jugadores balcánicos que huirían del desastre acontecido en sus respectivos países . Los bosnios Milorad Ratkovic y Vladimir Gudelj fueron los siguientes en fichar por el Celta de Vigo , el primero ( de Zenica ) se nacionalizó serbio . Ambos futbolistas conectaron a la perfección con club , ciudad y afición , incluso continuaron viviendo en Vigo desempeñando funciones importantes en el organigrama céltico .
Vladimir Gudelj , conocido afectuosamente como  " Vlado " , nació en el la ciudad bosnia de Mostar , donde vivió jugando al fútbol antes de sorprender a los dirigentes celtiñas en 1991 . Gudelj llegó cuando las cosas estaban muy calientes en su país y las diferencias religiosas entre ortodoxos , católicos y musulmanes no daban más tiempo de paz entre los habitantes de Sarajevo , la capital bosnia acabaría totalmente arrasada tras el término de una guerra en la que los ejércitos croatas , serbios y bosnios se enfrentaron apagando sus iras en las inocentes familias de la capital de Bosnia .

Vlado llegaría a un Celta muy modesto y nacería el amor entre el bosnio y un club en el que lleva toda su vida . El delantero es considerado uno de los mejores atacantes que pasaron por la entidad céltica en toda su historia , aparte de haberse ganado el cariño y respeto de la afición viguesa . Entonces llegaría Ratkovic , y a partir de ahi muchos otros jugadores ex-yugoslavos , la mayoría muy queridos y respetados en Vgo .

Srdjan Bajcetic , otro de los grandes queridos .
- De Nùstar ( Croacia ) llegaría Goran Juric , un gran lateral zurdo que demostró grandes maneras en Vigo pero que vio interrumpida su etapa de celeste a causa de una maldita diabetes que acabó con su carrera en el fútbol español . Fue el primer jugador de origen croata que militó en las filas célticas . Su localidad natal está ubicada al este de Vukovar , donde se libraron una de las peores batallas del conflicto yugoslavo , con más de 15.000 fallecidos .
Otros jugadores que llegaron al Celta en aquellas fechas fueron : el serbio Srdjan Bajcetic ( de Zrenjanin ) , el mediocampista croata ( nacido en Split ) , Stjepan Andrijasevic y el ariete serbio de Arandjelovac , Goran Milojevic Radivojevic , quien no tuvo mucha suerte en su etapa como jugador celeste .

Poco a poco fueron cesando las batallas entre bosnios , croatas y serbios , aunque fueron abriéndose otras brechas entre montenegrinos , macedonios , albanos y kosovares .
Según se acercaba el final de la década de los noventa , otros futbolistas de origen balcánico fueron enfundándose la elástica celeste coincidiendo con la etapa más dulce en la historia del R.C. Celta . En 1997 , y con el vasco Javier Irureta como entrenador celtiña , nace el apodado " Eurocelta " , con un equipo modesto que comenzaba a ganar aires de grandeza . Uno de los mejores fichajes de aquel año fue el de Goran Djorovic , quien llegó a Balaídos acompañado de su hermano gemelo Zoran Djorovic .
Los hermanos Djorovic nacieron en Pristina , capital de Kosovo . Este país padeció una larga contienda entre 1995 y 1999 que también conllevó una masacre histórica . Goran fue el mejor de los hermanos y ocupaba el puesto de central , mientras que su hermano no llegó a disputar ni un sólo partido oficial con la zamarra celeste .

Durante aquella época dorada del Celta aparecieron otros como el delantero serbio ( Belgrado ) Marko Pantelic , quien no encontró sitio en una poderosa plantilla dirigida por el entrenador aragonés Víctor Fernández . Al serbio le siguió un fichaje mediático como el del excelente centrocampista Zvonimir Boban , nacido en Imotski ( Croacia ) . Boban llegó a Vigo en el verano de 2001 , pero no pudo ofrecer sus grandes dotes futbolísticas en el estadio de Balaídos . Aquella clase que lució en la Liga Calcio con el Milan no se vio en Vigo salvo por momentos y su estancia en el club no duraría mucho .

Boban agrede a un agente en un partido de la liga yugoslava 
- Se podría decir que Zvonimir nos anunciaría la inminente llegada de  " La guerra de los balcanes " en un partido de la liga yugoslava celebrado en 1990 . Se enfrentaban los croatas del Dínamo de Zagreb y los serbios del Estrella Roja en un encuentro celebrado en el estadio de Maksimir , el cual finalizaría con cargas policiales y duros enfrentamientos . Boban formó parte de aquella  " batalla  " político-deportiva " entre croatas y serbios , propiciando varios golpes a agentes de la autoridad serbia en un partido de máxima tensión que acercaba la guerra a la Antigua Yugoslavia . Este fue el último jugador de origen balcánico en épocas sangrientas del largo conflicto balcánico que tras diez largos años finalizaría en 2001 con los conflictos del sur de Serbia y Macedonia . La cruel cruel guerra yugoslava dejaba tras de sí la friolera de más de 200.000 muertes y un índice aplastante de pobreza en todo el territorio ex-yugoslavo que aún está por recuperarse .

Aún no finalizaba la mejor época del Celta y llegó a Vigo el gran delantero Savo Milosevic , nacido en Bijeljina ( Bosnia ) pero nacionalizado como serbio , llegando a convertirse en un cotizado atacante del fútbol europeo con la selección serbia .
Con Savo coincidieron en el Celta el centrocampista internacional Sasa Illic , nacido en Pozarevac ( Serbia ) , y Radomir Antic , también nacido en Serbia , concretamente en la ciudad de Zitiste . Éste último ejerció como entrenador en el primer " Celta de Champions " , protagonizando una vergonzosa huída del conjunto vigués que acabaría con el equipo en Segunda División al término de la temporada 2003\04 . Entonces se dio por terminada la mejor época del Celta en toda su historia y ya no llegarían tantos jugadores balcánicos como estábamos acostumbrados a ver hasta entonces .

Imagen arruinada de la Antigua Yugoslavia .
- En la cantera céltica se formaba el hijo de uno de los primeros futbolistas yugoslavos del Celta , Goran Maric , heredero futbolístico de Zoran , también delantero . Goran sólo llegó a disputar un partido con el Real Club Celta , cuando el equipo se hallaba comenzando un duro ciclo en la Segunda División española . El joven delantero nacido en Novi Sad tuvo un mayor protagonismo con el Celta B , y llegaría a poner fin a su cariñosa relación con la entidad celtiña al término de la campaña 2007\08 . Maric se marcharía al F.C. Barcelona para jugar en el filial blaugrana y sin poder disfrutar del mismo éxito que gozó su progenitor en Balaídos .

El último balcánico en vestir la celeste hasta la fecha ha sido el croata Danijel Pranjic . El centrocampista nació en una localidad situada al este de Croacia llamada Nasice . Danijel vivió una dura infancia en su país cuando eclosionó la dura guerra de Yugoslavia en 1991 , siendo su país partícipe del triste capítulo bélico enfrentándose a Eslovenia . En el Celta , Pranjic no llegó a destacar en la pasada campaña y tan sólo disputó diez partidos de un año que se terminó con una milagrosa permanencia en Primera División .

En total han sido 19 futbolistas balcánicos que tuvieron el honor de defender los colores celestes : 11 serbios , 4 croatas , 3 bosnios y 1 montenegrino , a los que se suman dos entrenadores de origen serbio . Esperemos que no finalice aquí una bonita relación  " galaico-balcánica " y que en los siguientes años de la historia de nuestro club se sumen más hombres de la sufrida Europa del este , pues muchos han dejado un enorme cariño en Vigo e incluso algunos siguen haciendo vida en nuestra ciudad .

Así ha quedado compuesta la Antigua Yugoslavia tras la guerra
- Aún no vistieron la celeste jugadores eslovenos o macedonios , pero seguro que si algunos de ellos llegan al Celta , serán acogidos con mucho cariño como el resto de jugadores balcánicos sea cual sea su raza o religión , en el fútbol queda prohibida la guerra y la única batalla que se debe librar en los terrenos de juego es la del deporte . Dentro y fuera del campo , que reine la paz siempre .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.